Aguasdigital

aguasdigital.com

Tendencias

Miércoles 23 de Enero de 2019

Tendencias

Aguascalientes
10°
C
Despejado
clima
10°C Despejado
Aguascalientes
10°
C
Despejado
clima
10°C Despejado
Miércoles 23 de Enero de 2019
TENDENCIAS | 27/12/2018 11:12

Los malos profes te marcan para siempre

Los alumnos que tuvieron pésimas experiencias con sus profes pueden padecer baja autoestima e inseguridad.
Los alumnos que tuvieron pésimas experiencias con sus profes pueden padecer baja autoestima e inseguridad. (Foto:Aguasdigital )

Aguascalientes.- Los malos maestros generan en sus alumnos sentimientos de incapacidad que pueden acompañarlos durante mucho tiempo y marcar su estilo personal de enfrentar sus estudios.
Debido a malas experiencias, muchos estudiantes sienten terror, no levantan la mano, no opinan, no participan, porque detrás tienen una historia de descalificación, de manera que sin duda ese tipo de mentores deja una huella negativa y “produce daños terribles a largo plazo”.
En vez de disfrutar, alegrarse y emocionarse positivamente al acudir a las aulas, experimentan ansiedad, aburrimiento y falta de orgullo por los logros alcanzados.
Especialistas en Psicología de la UNAM señalaron que quienes han pasado por un aula tienen ejemplos de profesores difíciles, desde los que ejercían todo tipo de castigos físicos como golpes con el borrador o jalones de patillas, hasta los que descalifican a sus alumnos.
Un mal maestro que no gestiona sus emociones pone un mal ejemplo y hace que sus educandos tengan sentimientos de poco valor en sí mismos y así difícilmente pueden enfrentar una tarea y desarrollarla con éxito.
Los especialistas expusieron que el aula es un espacio emocional; los profesores muestran emociones positivas en diferentes momentos, como alegría y entusiasmo, cuando quieren enfatizar un punto importante y negativas como enojo, frustración o descontento, cuando los alumnos rompen las reglas.
Por lo tanto si se pretende que las expresiones afectivas estén guiadas por la llamada ética del cuidado, se debe procurar que los estudiantes estén en un clima emocional propicio para el aprendizaje y disminuir las expresiones negativas.
La meta es que los alumnos y el docente se sientan cómodos para estar en las mejores condiciones de atención, concentración, interés, entusiasmo y disfrute, que les permita apasionarse por la materia.
Las emociones conducidas correctamente hacen posible que cuando el profesor muestre entusiasmo, llame la atención del alumno; las expresiones faciales, posturas y tonos de voz provocan que se sienta atraído.
Incluso, “se ha visto que si se usa el humor adecuadamente, los jóvenes se motivan, participan y perseveran”, concluyeron.

 

Redacción
Facebook Twitter Google Plus YouTube