Aguasdigital

aguasdigital.com

TV

Martes 19 de Noviembre de 2019

Tendencias

Aguascalientes
23°
C
Parcialmente Nublado
clima
23°C Parcialmente Nublado
Aguascalientes
23°
C
Parcialmente Nublado
clima
23°C Parcialmente Nublado
Martes 19 de Noviembre de 2019
TV | 25/09/2019 18:30

El Correo Nacional de Honduras sobrevive pese a los adelantos tecnológicos

Una mujer envía correspondencia en el Correo Nacional de Honduras, el 24 de septiembre de 2019 en Tegucigalpa (Honduras). Los chicos hondureños que no saben qué es escribir una carta
Una mujer envía correspondencia en el Correo Nacional de Honduras, el 24 de septiembre de 2019 en Tegucigalpa (Honduras). Los chicos hondureños que no saben qué es escribir una carta "de puño y letra", ni cómo funciona el Correo Nacional, porque su mundo de comunicación es el Whatsapp, deben llevar una de su autoría, con todas las de rigor, para enviarla a alguien y saber cómo es que todavía funciona el viejo sistema de correspondencia, que sobrevive por otros servicios. EFE/Germán Reyes (Foto:EFE )
Tegucigalpa, 25 sep (EFE).- Los chicos hondureños que no saben qué es escribir una carta "de puño y letra", ni cómo funciona el Correo Nacional, porque su mundo de comunicación es el Whatsapp, deben llevar una de su autoría, con todas las de rigor, para enviarla a alguien y saber cómo es que todavía funciona el viejo sistema de correspondencia, que sobrevive por otros servicios. "El único requisito para atender a los alumnos de escuelas, es que escriban una carta ellos, a cualquier familiar o amigo que vive en el exterior o el interior del país para que sepan y vean que el Correo Nacional funciona, dijo a Efe Ali Mencía, administradora del Despacho Público de la institución en el centenario y colonial edificio principal, en el centro histórico de Tegucigalpa. Agregó que el Whatsapp y otras tecnologías han hecho que se vaya perdiendo la tradición de escribir cartas y enviarlas por el Correo Nacional. Los alumnos de primaria de escuelas públicas y privadas de la asignatura de español que visitan el Correo Nacional, con fines de aprendizaje, conocen cómo opera la institución y su historia. Algunos de los alumnos se escriben entre ellos mismos para recibir las cartas que se enviaron y comprobar que, el sistema que utilizaron sus bisabuelos y abuelos, no solo funciona, sino que es efectivo, además de lo grato que resulta ver al cartero entregándola en su casa. Mencía recordó que en su niñez, cuando tenía entre ocho y diez años, escribía con alguna frecuencia a su madre, Rosa Guadalupe Cano, quien entonces vivía en Virginia, Estados Unidos, y después se trasladó a Utah, donde reside actualmente. "Mi madre se molestaba cuando no le escribíamos. Nos decía les voy a enviar papel y lápiz para que escriban", recordó su hija, a quien la tecnología también le fue cambiando la cultura de escribir cartas a su madre. Ahora, Mencía se comunica con su madre, otros familiares, amigos y compañeros de trabajo, por Whatsapp, consciente de que "no es lo mismo, ni es igual", porque las cartas en físico se pueden guardar, tocar y conservar, sin el riesgo de ser borradas, como ocurre con las nuevas tecnologías, que incluso han reducido en gran medida el uso del correo electrónico. Mencía también recuerda las cartas que enviaba y recibía en sus años de adolescencia de algún novio o enamorado, que dejó en la casa de su padre, quien vive en el municipio de Campamento, departamento de Olancho, en el oriente de Honduras. Sus cartas, añadió, "dependiendo del estado de ánimo", podían llevar dibujados algún "corazoncito, unas floresitas" o escritas en algún "papel especial, decorado". El Correo Nacional ya no moviliza tantas cartas como en sus mejores años, que se contaban por miles, principalmente para ocasiones especiales como las fiestas de Navidad y Año Nuevo o el "Día de la madre" y el de "Los enamorados", entre otras. También ha caído el número de clientes de apartados postales. Pero sí mantiene un creciente servicio de entrega de "paquetería" que constituye su mayor volumen de servicio, dentro y fuera del país, dijo a Efe la jefe de Planificación de Correos de Honduras, Edry Santizo, en la agencia del Aeropuerto Internacional de Toncontín, en el extremo sur de Tegucigalpa. Agregó que todavía se mantiene "el correo tradicional, pero en una menor escala", propio de personas que todavía tienen "la cultura de escribir", muchos de ellos "extranjeros que envían una carta o postal del país a amigos y familiares". Una ventaja del servicio de paquetería del Correo Nacional de Honduras es su bajo coste, comparado con el que ofrecen empresas extranjeras que operan en el país. "Nuestros compatriotas en el extranjero tienen un intercambio de paquetería con sus parientes hondureños y ese es nuestro mayor volumen de ventas, no el correo tradicional", enfatizó Santizo, quien además recuerda los tiempos en que "escribía cartas y me escribían", no solo a familiares, sino a admiradores o algún novio. "Las cartas de amor son el punto romántico del correo, yo creo que no existe nadie que no experimentó esos escalofríos o maripositas revoloteando al recibir una carta esperada, un detalle del novio, algún enamorado o su pretendiente", expresó sonriendo. Para Santizo, la correspondencia de antes "es una experiencia que nada la puede sustituir". Esa experiencia "la viví, es muy bonito", aunque "no tengo ninguna de esas cartas, me deshice de ellas porque cambié de intereses, luego me casé y ya no me interesaban", acotó. Santizo presentó el martes en Tegucigalpa, en alianza con el Instituto de Conservación Forestal, los cuatro nuevos sellos postales del Correo Nacional, que están dedicados a la protección y conservación de los grupos étnicos y la flora y fauna del país. Los sellos son cuatro fotografías de una niña garífuna (etnia negra), un jaguar, una rana verde de ojos rojos y la desembocadura del río Plátano en el Caribe hondureño, todos pertenecientes a la Biosfera del Río Plátano, Patrimonio de la Humanidad. Para Santizo, la tecnología en materia de comunicación ahora es más rápida, pero la experiencia del correo tradicional, de recibir una carta, no se compara con el Whatsapp por mucho que sea su versatilidad.
EFE
Facebook Twitter YouTube