Aguasdigital

aguasdigital.com

Espectáculos

Viernes 20 de Septiembre de 2019

Tendencias

Aguascalientes
20°
C
Posible Lluvia Ligera
clima
20°C Posible Lluvia Ligera
Aguascalientes
20°
C
Posible Lluvia Ligera
clima
20°C Posible Lluvia Ligera
Viernes 20 de Septiembre de 2019
ESPECTáCULOS | 22/06/2019 20:10

Eddie Vedder resucita en Madrid la magia del rock de guitarras

El músico estadounidense Eddie Vedder, durante el concierto ofrecido en el WiZink Center, en Madrid. EFE/WIZINK CENTER
El músico estadounidense Eddie Vedder, durante el concierto ofrecido en el WiZink Center, en Madrid. EFE/WIZINK CENTER (Foto:EFE )
Madrid, 22 jun (EFE).- Quien dijo que el rock de guitarras está muerto por su escasa repercusión actual en las listas de ventas probablemente no osaría repetir tal hipótesis tras asistir a un espectáculo mágico como el que este sábado ha celebrado una de las grandes voces del género y alma de Pearl Jam, Eddie Vedder. Frente a los escépticos, el efecto de su llamada no se ha visto mermado ni por modas, ni por la naturaleza desnuda del "show" ni por el hecho de que aterrizara en Madrid solo doce meses después de su anterior visita junto a toda la banda para actuar en el festival Mad Cool (entonces sí tras una larga ausencia de 11 años). Y así, agotando casi todo el aforo, en una jornada en la que la capital ha recibido en paralelo los guitarrazos de los españoles Marea en otro multitudinario concierto en La Caja Mágica, al Wizink Center de Madrid han acudido 10.000 personas para disfrutar de esta primera visita en solitario del músico que sacudió Seattle (EE.UU.), acompañado como telonero por otro grande, Glen Hansard. Colaboradores desde que ambos coincidieran en "Ukelele songs" (2011), segundo disco de la carrera personal de Vedder, el irlandés ha sido el encargado de abrir pasadas las 8 de la tarde un extenso programa de rock que se ha perpetuado hasta cerca de la medianoche. Porque, como acostumbra con Pearl Jam, el famoso intérprete de "Jeremy" no ha racaneado en la extensión de un repertorio con aproximadamente dos docenas de cortes que ha pasado bastante por encima de su trayectoria en solitario (integrada por dos álbumes) para abundar sobre todo en la discografía de Pearl Jam y ofrecer interesantes versiones de Tom Petty o R.E.M., entre otros. Como curiosidad, además de que la pista presentara butacas, cabe destacar el mensaje que minutos antes de la actuación ha advertido a los asistentes que, "debido a la naturaleza intimista de los conciertos en solitario" del artista, estaba prohibido el uso de móviles o dispositivos similares para tomar imágenes del mismo. E íntimo ha arrancado en efecto, a media luz, con una disposición escenográfica similar a la de una sala de estar y un cuarteto de cuerda (el Red Limo String Quartet) que hacía presagiar que esta iba a ser una noche de tañidos más exquisitos que sucios. "Far behind", de su disco "Into the wild" (nominado en su momento al Grammy como mejor disco folclórico), ha sido el tema elegido para dar arranque en formato acústico a un concierto en el que Vedder ha sido recibido en pie, con una ovación reservada solo para los tótems. La misma veneración ha resonado poco después, expresada esta vez como exhalación de placer, cuando el músico, aún a solas y prendido a su guitarra, ha acometido uno de los clásicos de Pearl Jam, "Elderly Woman Behind the Counter in a Small Town". "Buenas noches, lo siento pero mi español no es muy bueno. Aún así mi español es mejor que el inglés de Trump. Mi hija tiene 10 años y su inglés también es mejor que el de Trump. Quería deciros que si vives en Madrid estás acostumbrado a esta belleza, pero para mí despertar en España es algo increíble, un sueño hecho realidad", ha proclamado ganándose del todo a la concurrencia. Sin apenas más ropaje que su icónico timbre vocal y varias guitarras que ha ido alternando según la resonancia de la canción, se ha bastado para moldear un espectáculo que inevitablemente retrotraía a los más emblemáticos "Unplugged" de la cadena MTV, en una querencia por los viejos modos que se ha dejado sentir también en su homenaje a los artesanos del género como Tom Petty, del que ha versionado "Wildflowers". Su voz, esa voz capaz de penetrar en todos los resquicios del viejo Palacio de Deportes de Madrid, ha brillado en cortes como "Man of the hour", otra de Pearl Jam, o en combinación con el cuarteto de cuerda en "Guaranteed", de las escasas piezas de su repertorio en solitario que ha sonado. Hansard, de vuelta sobre el escenario, le ha apoyado en una versión de "It happened today" de R.E.M., toda una fiesta que ha implicado al público entero, entre ellos, el actor Javier Bardem, conocido amigo de Vedder, y el efecto ha sido tal que los miles de fieles anónimos se han arrancado por iniciativa propia con un bis coreado del tema. "Madrid, eres increíble", ha reconocido el músico ante el éxtasis general desatado cuando ha pulsado el acelerador, en plena catarsis con la imprescindible "Better man", engarzada con el final de "Save it for later" ("Don't run away, Don't run away") y con "Lukin" y "Porch", previos de unos bises largos en los que ha rendido la bella "Just breath" a su esposa y en los que aún ha habido tiempo para "Black" y "Unthought Known", entre muchos otros. El final, auténtica retrospectiva y reivindicación del rock sin costuras, con vistazos a The Everly Brothers ("Sleepless nights") o los mismísimos The Clash ("Should I stay or should I go"), ha llegado al igual que en su anterior concierto en Madrid con su reinterpretación del "Rockin' in the free world" de Neil Young, en una especie de ritual colectivo y vivificador de toda la magia que alguien consideró un día erróneamente perdida. Javier Herrero.
EFE
Facebook Twitter YouTube