Aguasdigital

aguasdigital.com

Cultura

Miércoles 19 de Junio de 2019

Tendencias

Aguascalientes
C
clima
0°C
Aguascalientes
C
clima
0°C
Miércoles 19 de Junio de 2019
CULTURA | 20/03/2019 15:40

Puerto Rico fue el territorio latinoamericano que más acogió españoles tras la Guerra Civil

La escritora puertorriqueña Luce López Baralt. EFE/Archivo
La escritora puertorriqueña Luce López Baralt. EFE/Archivo (Foto:EFE )
San Juan, 20 mar (EFE).- Puerto Rico fue el territorio de Latinoamérica que más exiliados españoles acogió por milla cuadrada tras la Guerra Civil en ese país europeo (1936-1939). Así lo afirmó este miércoles en declaraciones a Efe Luce López-Baralt, puertorriqueña, catedrática y profesora distinguida de literatura española y comparada en la Universidad de Puerto Rico (UPR), quien hoy, en San Juan, abre una jornada para celebrar el 80 aniversario del exilio español en la isla y resaltar a los españoles ilustres que residieron en el territorio caribeño. Según explicó López-Baralt a Efe "por milla cuadrada", Puerto Rico fue el territorio "de Latinoamérica que más exiliados españoles acogió. Muchos de ellos venían aquí huyendo de la contienda bélica de 1936 a través de otros países como México, República Dominicana o Haití, e iban tanteando dónde establecerse definitivamente, hasta que terminaban en la isla". Puerto Rico "les dio una generosa acogida por varias razones, entre ellas, porque atravesaba un momento histórico de relativa bonanza económica", añadió. En su exposición, la experta hará "una revisión panorámica" del legado que dejaron en Puerto Rico figuras de la talla del músico Pablo Casals y de los escritores y pensadores Juan Ramón Jiménez, Jorge Guillén, Pedro Salinas y María Zambrano, así como los artistas Ángel Botello Barros, Francisco Vázquez Díaz, mejor conocido como "Compostela" y Carlos Marichal en la isla. "La presencia de este grupo privilegiado de personas ilustres es difícil de repetir", admitió López-Baralt en entrevista con Efe. La presencia de estos transterrados españoles en Puerto Rico, en especial tras la Guerra Civil (1936-1939), aún está viva, como queda constatado por el Festival Casals que todavía se celebra gracias al maestro Pablo Casals, instalado en la isla definitivamente desde 1956. Igualmente, el gobernador de aquel entonces, Luis Muñoz Marín, le abrió las puertas a Casals, hijo de una puertorriqueña, "que al momento colaboraba en el Festival de Prades, y le convirtió en un embajador de la música clásica desde Puerto Rico". El legado de Casals en Puerto Rico incluye, a partir de 1956, el Festival clásico que lleva su nombre, la fundación del Conservatorio de Música puertorriqueño (1959) y la creación de la Orquesta Sinfónica (1958). "Le pido al Gobierno que proteja el Festival y la Sinfónica", enfatizó López-Baralt sobre dos de los proyectos más emblemáticos que instituyó Casals en la isla. "El legado del maestro Pablo Casals, orgullo patrio para todos nosotros, es un legado incalculable", destacó. Juan Ramón Jiménez, poeta y ganador del Premio Nobel de Literatura en 1956, enseñó durante años en la Universidad de Puerto Rico, fundada en 1903. Incluso, Benítez fue quien recogió el Premio Nobel de Juan Ramón en Estocolmo, pues el poeta estaba enfermo, y era en esos momentos un claustral puertorriqueño. Juan Ramón Jiménez, a su vez, dejó su biblioteca, libros y escritos en la Biblioteca José M. Lázaro de la UPR. Igualmente, Pedro Salinas, quien fuera miembro de la Generación del 27 también impartió clases en la UPR durante años. "Es la calidad de estos artistas y pensadores y lo que significaron para nosotros lo que importa destacar", destacó López-Baralt. "Imagínate el impacto que estudiar con el gran poeta Guillén tendría sobre esos muchachos. Aún estamos en proceso de explorar la tesitura de la huella que esos exiliados egregios tuvieron sobre las generaciones posteriores de puertorriqueños. Son legados que uno tarda en registrar a fondo", reflexionó la autora. También, el profesor y crítico literario español Federico De Onís fundó el Departamento de Estudios Hispánicos de la UPR e impulsó la poesía del puertorriqueño Luis Palés Matos, quien fuera poeta residente de la UPR. "Tenemos contraída una deuda inmensa con estos españoles transterrados", afirmó López-Baralt. "La UPR ha tenido un renombre internacional muy importante. Por eso es que hay que protegerla. No solo es el espacio por excelencia de la formación académica y vital de nuestros estudiantes, sino que también es el foro donde los puertorriqueños podemos dialogar a nivel internacional. Fue una emigración española particularmente ilustre y fue muy afortunado tenerla entre nosotros, pese a la tragedia bélica que la detonó", destacó López-Baralt. Tras la Guerra Civil, "España atravesaba un momento artístico y musical extraordinario y todas estas figuras se dispersan por el mundo al escapar de la contienda bélica", relató la autora. La jornada continuará mañana, jueves, con una serie de conferencias sobre intelectuales españoles en la isla. "Lorca muere en Puerto Rico: silencios, homenajes, elegías y otros llantos", "Recensión de los estudios sobre José Ortega y Gasset en la UPR y de los intelectuales que la promovieron" e "Isla destinada: experiencia y presencia de Juan Ramón Jiménez en Puerto Rico", son algunas de las mismas. Jorge J. Muñiz Ortiz
EFE
Facebook Twitter Google Plus YouTube