Aguasdigital

aguasdigital.com

Gente

Domingo 20 de Enero de 2019

Tendencias

Aguascalientes
C
Despejado
clima
5°C Despejado
Aguascalientes
C
Despejado
clima
5°C Despejado
Domingo 20 de Enero de 2019
GENTE | 20/12/2018 16:10

Homenajean a una víctima de la represión policial por la crisis argentina de 2001

Diversas organizaciones realizan en Buenos Aires (Argentina), un acto de homenaje a Carlos
Diversas organizaciones realizan en Buenos Aires (Argentina), un acto de homenaje a Carlos "Petete" Almirón, una de las 39 víctimas mortales de la represión policial durante las revueltas del 19 y 20 de diciembre de 2001, cuando el país estaba pasando por su peor crisis política, económica y social. EFE (Foto:EFE )
Buenos Aires, 20 dic (EFE).- Diversas organizaciones realizaron hoy en Buenos Aires un acto de homenaje a Carlos "Petete" Almirón, una de las 39 víctimas mortales de la represión policial durante las revueltas del 19 y 20 de diciembre de 2001, cuando Argentina estaba pasando por su peor crisis política, económica y social. Este jueves se cumplen 17 años desde que el joven, que tenía 23 años, fuera asesinado por la Policía de un disparo en el pecho durante las revueltas en la Plaza de Mayo de Buenos Aires. Como todos los años, un grupo de personas, entre las que se encontraba su madre, Marta Almirón, se reunieron esta tarde pese a las intensas lluvias en el monolito en memoria de "Petete" Almirón, situado entre las avenidas 9 de julio e Hipólito Yrigoyen, para honrar la memoria del joven militante del Movimiento 29 de Mayo. Su madre relató a Efe que fue "horrible" toda la situación que se produjo hace 17 años. "Yo el 20 de diciembre, como toda madre, sentía algo muy fuerte, algo que iba a pasar y no sabía qué. No entendía qué (iba a pasar) por los saqueos, por todas las cosas y yo pensaba mucho en él y no sabía nada de él", explicó Almirón. Aún con ese "presentimiento horrible" de que algo iba a pasar y sin noticias de su hijo Carlos, su hija, de entonces 12 años, atendió una llamada en la que les confirmaron que había muerto. Tras recibir un balazo en el pecho por parte de las fuerzas de seguridad, el joven sobrevivió a una primera operación y ya en el hospital Argerich, del barrio de la Boca, falleció en la segunda porque los perdigones del disparo se habían extendido mucho. "Nosotros siempre fuimos de familia pobre, seguimos siéndolo, pero él siempre me decía: 'Mami, hay gente que no sabe lo que es tomar un mate cocido', y a él le gustaba mucho andar, le gustaba mucho lo que estaba haciendo", recordó Marta Almirón. Desde ese momento, detalló que ha tenido muchos problemas de salud como hipertensión, glucemia y diversas operaciones de columna, ya que consideró que "el dolor ayuda mucho a que uno esté mal físicamente y anímicamente". Las jornadas negras del 19 y 20 de diciembre de 2001, que se saldaron con 39 manifestantes asesinados, fueron consecuencia de la profunda crisis que se había instalado en el país y la instauración por parte del Gobierno del llamado "corralito", que restringía las extracciones bancarias a los ciudadanos a 250 pesos/dólares por semana. Debido a la fuerte presión social que se vivió en la calle, el expresidente Fernando de la Rúa (1999-2001) optó por renunciar y abandonar en helicóptero la Casa Rosada, sede del Gobierno. "Para nosotros era algo que no había pasado antes, fue como el Cordobazo -insurrección popular de 1969 en la provincia de Córdoba-, pero esto fue acá en capital de Buenos Aires, que se estaba viviendo realmente muy mal", rememoró la madre de Carlos Almirón. En 2016 se conoció la sentencia que condenó a cuatro años y nueve meses de prisión al exsecretario de Seguridad argentino Enrique Mathov, cuatro años de prisión para el exjefe de la Policía Federal Rubén Santos y penas de hasta seis años para los otros siete agentes de Policía. De la Rúa fue excluido del juicio por una decisión judicial que consideró que actuó legítima y constitucionalmente al declarar el 19 de diciembre de 2001 el estado de sitio ante las protestas. Marta Almirón sigue considerando que esta sentencia no fue justa "para nada", porque a "sus muertos" no se los devuelven.
EFE
Facebook Twitter Google Plus YouTube