Aguasdigital

aguasdigital.com

Espectáculos

Lunes 18 de Marzo de 2019

Tendencias

Aguascalientes
17°
C
Parcialmente Nublado
clima
17°C Parcialmente Nublado
Aguascalientes
17°
C
Parcialmente Nublado
clima
17°C Parcialmente Nublado
Lunes 18 de Marzo de 2019
ESPECTáCULOS | 18/12/2018 04:10

"La casa de Bernarda Alba", una historia que conecta con la sociedad iraní

Fotografía facilitada por la Compañía teatral del director Ali Raffi de la representación en Teherán de
Fotografía facilitada por la Compañía teatral del director Ali Raffi de la representación en Teherán de "La casa de Bernarda Alba", la obra de Federico García Lorca con cuyo argumento la sociedad iraní siente una fuerte conexión, por lo que el público abarrota el prestigioso teatro que la acoge. EFE (Foto:EFE )
Teherán, 18 dic (EFE).- Desde su estreno en Teherán, el público ha abarrotado el prestigioso teatro en el que se representa "La casa de Bernarda Alba", una obra española con cuyo argumento la sociedad iraní siente una fuerte conexión. Este drama, basado en una sociedad patriarcal y tradicional, llega a la capital iraní con la misma carga de tragedia, pasión, opresión de la mujer y ansia de libertad que alumbró el poeta y dramaturgo español Federico García Lorca. "La respiración y el pulso de la sociedad iraní se siente en esta obra", explicó en una entrevista con Efe su director, Ali Raffi, un aclamado y veterano realizador que ya ha llevado a escena otros textos de Lorca. Tras adaptar "Yerma" y "Bodas de Sangre" con éxito, Raffi se lanzó a dirigir la tercera obra de la llamada "trilogía lorquiana", de la que podrá disfrutar el público en la sala Vahdat de Teherán al menos hasta el próximo 20 de enero. "Quería traer la trilogía de modo completo a escena porque las tres obras tienen una continuidad y mucha cercanía con nuestra sociedad", afirmó el director, quien destacó que la temática propuesta por Lorca es "inmortal" y válida en cualquier época. "La casa de Bernarda Alba", escrita en 1936, representa la "España profunda" de principios del siglo XX a través de la vida de Bernarda Alba y sus cinco hijas, obligadas a guardar luto durante ocho años tras enviudar la madre. Un ambiente rural que, sin embargo, conecta a la perfección con la sociedad urbana de Irán, incluso con el Teherán más moderno. Según Raffi, "la sociedad urbana, que en su mayoría tiene un origen rural, establece una buena comunicación tanto con esta obra como con las otras dos de la trilogía de Lorca". Desde la personalidad de Bernarda Alba, a la que el director iraní define como "una dictadora fanática y dogmática", al "deseo de volar" de las cinco hijas, encuentran correlación con el Irán actual. Recurriendo a la simbología de Lorca, en el teatro iraní cinco ventanas representan ese deseo de libertad y de escapar de un ambiente claustrofóbico marcado por las apariencias para evitar habladurías. "Esas ventanas son símbolos de una sociedad cerrada y las ganas de abrirlas y salir al exterior es en la sociedad actual de Irán una parte inseparable de nuestra vida diaria", subrayó el veterano director. En Irán, una República Islámica desde 1979, la religión es parte intrínseca de la vida política y social y las mujeres están obligadas cubrirse el pelo con un velo, entre otras restriccones, lo que podía hacer pensar que la obra no gustaría a las autoridades. "No ha habido censura en la obra", aseguró Raffi, quien, sin embargo, optó por cambiar el final. La hija menor, Adela, en vez de suicidarse es asesinada por su hermana Martirio, enamorada del mismo hombre. En opinión del director, "el suicidio es una muerte fea" y el asesinato era viable debido a que en el texto de Lorca el suicidio tiene lugar en otra habitación, no visible para el público, y es Martirio la que con su engaño empuja a Adela a tomar este camino. El final de la adaptación iraní es menos sutil que en la obra original, pero el resto del simbolismo de Lorca se mantiene: las ventanas, las estrellas y los colores, entre otros. Frente al luto riguroso de Bernarda Alba, las hijas aparecen durante la mayor parte de la obra vestidas de blanco, símbolo de inocencia y pureza. Solo Adela, cuando va a encontrarse con su amante, se engalana con un vestido rojo pasión. "Los espectadores agradecen que la obra emplea un lenguaje actual, cercano a su corazón y su pensamiento", dijo Raffi, quien prevé una extensión del tiempo en cartel del espectáculo debido al pleno logrado en cada sesión desde su estreno hace dos semanas. Esto se debe en parte a que "hay una fuerte cercanía sentimental entre la naturaleza española y la iraní", según el veterano realizador, quien lamentó la escasez de obras españolas traducidas al farsi pese a haber "en España muchos temas que coinciden con la situación social actual de Irán".
EFE
Facebook Twitter Google Plus YouTube