Aguasdigital

aguasdigital.com

Cultura

Domingo 16 de Diciembre de 2018

Tendencias

Aguascalientes
C
Despejado
clima
6°C Despejado
Aguascalientes
C
Despejado
clima
6°C Despejado
Domingo 16 de Diciembre de 2018
CULTURA | 14/11/2018 11:40

Kate Morton: "Los personajes que me interesan son los de mujeres resilientes"

La escritora australiana Kate Morton, durante una entrevista que mantiene con la Agencia Efe, hoy en Madrid. EFE
La escritora australiana Kate Morton, durante una entrevista que mantiene con la Agencia Efe, hoy en Madrid. EFE (Foto:EFE )
Madrid, 14 nov (EFE).- A la escritora Kate Morton le interesan las historias de mujeres que se rebelan contra el papel que les ha sido asignado, y la época victoriana, en la que ambienta parte de su última novela, "La hija del relojero", le ha dado mucha "cancha" para hablar de personajes femeninos resilientes. La escritora australiana afincada en Londres regresa a las librerías en español con "La hija del relojero", una novela narrada por varias voces a lo largo del tiempo en la que reflexiona sobre el arte, la verdad, el amor y la pérdida a través de una historia que va desde la Inglaterra bohemia del siglo XIX hasta la capital británica en la actualidad. Una autora que regresa a los paisajes ingleses y se confiesa, en una entrevista con Efe, obsesionada por el tiempo, el tejido que se crea entre el pasado y el presente y que ha abordado en sus anteriores novelas, que la han convertido en una de las escritoras más vendidas (11 millones de ejemplares, traducida a 34 idiomas y publicada en 42 países). La historia del pasado está protagonizada por los componentes de un grupo de artistas que llama la Hermandad Magenta, que no existió en realidad pero que está inspirada en los prerrafaelitas, una asociación de artistas de mediados del siglo XIX por la que siente adoración. En concreto, la novela transcurre en un paradisiaco paisaje inglés que inspiró a Kate Morton la antigua vivienda del artista, poeta y ensayista William Morris (1834-1896), que perteneció a una generación de arquitectos, diseñadores, artistas y artesanos compartían la preocupación por los dañinos efectos de la industrialización, tanto en las condiciones sociales y laborales como en la artesanía tradicional británica. También, recordó, quería recuperar de alguna forma el ambiente del verano que reunió en una casa a orillas del lago Lemán (Suiza) a Lord Byron, Mary Shelley y otros poetas y donde tras noches de tormenta, nació la leyenda de "Frankenstein". Son "migajas de historias" que la llamaban, indicó la escritora, que ha situado la trama en el verano de 1862, cuando un grupo de jóvenes artistas, guiados por el apasionado y brillante Edward Radcliffe, viaja a una casa de campo en Berkshire con la intención de dejarse llevar por la creatividad. Pero, cuando el verano toca a su fin, una mujer ha muerto de un disparo y otra ha desaparecido. Unos ciento cincuenta años más tarde, Elodie Winslow, una joven archivista de Londres, descubre una cartera que la llevará a esa casa de campo para descubrir los secretos del pasado. Si en todas sus novelas aparecen fantasmas, de una forma más o menos metafórica, en esta hay uno "de verdad", uno empeñado en que se sepa la verdad ocurrida hace 150 años, explica Morton, que considera que el tiempo es muchas veces lo que permite que los secretos salgan a la luz, "como en la vida". Luz tras la oscuridad que buscan las mujeres que aparecen en la novela, personajes con resiliencia capaces de superar y aguantar las dificultades a las que se enfrenta, recalca la escritora, que dice que lo que quiere es que la gente lea "historias que hablan de mujeres". Y asegura que, basándose en su experiencia, cada vez hay más hombres que leen sus libros aunque está claro que hay más mujeres lectoras que hombres: "pero lo que yo quiero es que cada vez haya más gente que esté interesada en leer libros que cuentan historias de mujeres". Kate Morton asegura que es nostálgica por naturaleza pero recuerda que, como dice uno de sus personajes en su novela, no hay que confundir la nostalgia con el sentimentalismo. Carmen Naranjo
EFE
Facebook Twitter Google Plus YouTube