Aguasdigital

aguasdigital.com

Gente

Miércoles 21 de Noviembre de 2018

Tendencias

Aguascalientes
24°
C
Soleado
clima
24°C Soleado
Aguascalientes
24°
C
Soleado
clima
24°C Soleado
Miércoles 21 de Noviembre de 2018
GENTE | 31/10/2018 19:10

Bolivia acoge Halloween con un estilo propio y anclado a sus tradiciones

Jóvenes y niños bolivianos participan en la fiesta de Halloween hoy, miércoles 31 de octubre de 2018, en La Paz (Bolivia). EFE
Jóvenes y niños bolivianos participan en la fiesta de Halloween hoy, miércoles 31 de octubre de 2018, en La Paz (Bolivia). EFE (Foto:EFE )
La Paz, 31 oct (EFE).- Bolivia vive hoy un modo particular de celebrar Halloween, una manifestación extranjera que en los últimos años ha ganado espacio en su sociedad y que coexiste con los rituales andinos vinculados a la creencia de la visita de los espíritus al mundo de los vivos. Un ejemplo es la zona sur de La Paz, que aglutina un conjunto de barrios de población mayoritariamente mestiza de clase media o alta, que se ha convertido en el epicentro de una manifestación masiva que ha involucrado a familias enteras en esta celebración importada. En declaraciones a Efe, el subalcalde del macrodistrito sur, Óscar Sogliano, indicó que Halloween y las creencias del Día de Todos los Santos ahora son producto de una "simbiosis cultural" en la que se articulan elementos de la globalización y de la tradición local. Es altamente probable que muchos de los que celebran hoy Halloween mañana "armen una mesa y recen a sus difuntos", manifestó el funcionario. Dentro de las creencias andinas locales rige la idea de que al mediodía del 1 de noviembre los espíritus de los difuntos visitan a los vivos por unas horas y para ello es preciso armar mesas, una especie de altares repletos de alimentos y piezas de pan como símbolos que representan esa llegada. A propósito, Sogliano señaló que Halloween "no ha llegado para desplazar" a las costumbres locales, sino que ambas ahora son parte de las tradiciones "que se van fusionando". Asimismo, recordó que hace algunos años lo más común era ver unos grupos reducidos de jóvenes y niños disfrazados pidiendo dulces en una "significancia del Halloween todavía menor", que sin embargo ha aumentado rápidamente. La rutina general es que al atardecer del 31 de octubre los niños y jóvenes paseen por las calles de la zona sur de La Paz con disfraces de personajes de terror, en la mayoría de los casos relacionados a películas famosas. Ya caída la noche el número de asistentes es mayor, pues está vinculado a la salida de los padres de sus trabajos y la prisa por sacar a los niños a dar un paseo por las calles de esa zona de la capital administrativa de Bolivia. "No hay una tradición muy fuerte en pedir el dulce o truco (...), los niños no salen tanto a pedir dulces, lo quieren mostrar a los demás son sus trajes", apuntó el subalcalde. Toda una procesión de monstruos, seres sobrenaturales, momias, vampiros, hombres lobo, zombis, entre los que más impactan. Sogliano señaló que el año pasado se sobrepasaron los niveles de participación, ya que se tuvieron que cerrar varias calles y avenidas, lo que significó un movimiento aproximado de 20.000 participantes. "Hay un imaginario colectivo de que la fiesta de Halloween es muy fuerte en la zona sur", complementó Sogliano, y por ello la tendencia a concentrarse en ese sector de la ciudad. Como complemento, se ha expandido la oferta de casas del terror que funcionan como circuitos escénicos en los que por unos cuantos dólares se ofrece a los visitantes una experiencia de susto y terror, destinado para quienes buscan emociones más extremas. Este mismo proceso ha sido advertido en otras ciudades importantes del país como Santa Cruz y Cochabamba.
EFE
Facebook Twitter Google Plus YouTube