Aguasdigital

aguasdigital.com

Espectáculos

Miércoles 14 de Noviembre de 2018

Tendencias

Aguascalientes
12°
C
Despejado
clima
12°C Despejado
Aguascalientes
12°
C
Despejado
clima
12°C Despejado
Miércoles 14 de Noviembre de 2018
ESPECTáCULOS | 16/10/2018 17:40

Jason Derulo libera la bestia a su paso por Madrid

 El artista estadounidense Jason Derulo debuta en los escenarios españoles con un concierto en el multitudinario WiZink Center madrileño, antes de poner rumbo a Barcelona para presentar también allí éxitos como
El artista estadounidense Jason Derulo debuta en los escenarios españoles con un concierto en el multitudinario WiZink Center madrileño, antes de poner rumbo a Barcelona para presentar también allí éxitos como "Want to want me". EFE/ (Foto:EFE )
Madrid, 16 oct (EFE).- Noche de feromonas y electrones libres esta en la que Jason Derulo ha irrumpido como un león en la capital española, en una caza impúdica en la que ha echado el colmillo a los mismos recursos que muchas divas pop para masticar un fulgurante espectáculo de baile, sudor y éxitos. El aforo completo previsto por la organización, unas 7.000 personas, ha seguido en el WiZink Center de Madrid el debut en los escenarios del país de este cantante, compositor y bailarín estadounidense tocado palmariamente por el influjo de Michael Jackson antes de que se supiese de la existencia de Bruno Mars, pero con una vena celebradamente más sexual. La cita, la primera de una breve gira española que mañana le llevará al Palau Sant Jordi de Barcelona, debería haberse celebrado en febrero, pero un comunicado notificó su retraso hasta estas fechas para que el músico pudiera acabar su nuevo álbum antes del verano. Llegó el final del estío y la fecha definitiva del concierto de esta joven estrella nacida como Jason Joel Desrouleaux (Mirama/Florida, 1989), pero no el trabajo prometido, el cual, a tenor del título de esta gira internacional, se llamará "2 Sides". Eso no ha impedido que en los 90 minutos de duración y dos decenas de canciones del concierto se hayan colado ya muchos cortes nuevos lanzados en los meses previos, incluida la reciente "Goodbye", facturada junto a David Guetta, Nicki Minaj y Willy William con base del "Time to say goodbye" de Andrea Bocelli. Felino, Derulo se ha movido durante la velada en los márgenes ya conocidos de r&b, hip hop, electrónica y pop de sus cuatro álbumes en el mercado, desde que en 2009 lanzara su primer sencillo, "Whatcha say", y en 2010 publicara el disco "Jason Derulo". En este breve tiempo, el estadounidense se ha ganado sobre todo el favor del público joven gracias a éxitos como la bailonga y limpia "Want to want me", por un lado, o "Wiggle", un tipo de composición más personal que llevó al artista a flirtear con los lúbricos páramos del "dirty rap". Pasadas las 21,30 horas, tras el breve interludio de un DJ que se ha encargado de poner en órbita el ambiente con "hits" de todo pelaje, el artista ha hecho acto de presencia apelando a su herencia africana, convertido en el avatar humano de un león de la sabana. Poco le ha durado el ropaje a este sansón que ha querido lucir torso cuando no había transcurrido ni tiempo para percatarse del acompañamiento: cuatro músicos, el susodicho Dj con sus abundantes pistas pregrabadas y una corista, tres pantallones, una plataforma de luces, varios chorros de humo y un poderoso cuerpo de baile. Porque es el suyo en efecto un espectáculo que celebra la flexión y el brío más que la voz, aunque su protagonista no va falto de giros ni agudos, y que se desliza a un ritmo endiablado con versiones reducidas y mutadas respecto de los originales, coreografiado al extremo, pero vivo a pesar de todo. Es, en definitiva, todo lo que por ejemplo no ofreció Justin Bieber en su última visita a la ciudad. En la cara negativa, cabría destacar precisamente la falta de espontaneidad en un show aparentemente guionizado hasta en las apelaciones al público de Madrid ("uno de mis lugares favoritos en el mundo"), así como una reverberación molesta en la ecualización vocal que emborronaba este apartado, enterrando su voz bajo el peso de la música. Ha brillado en su aproximación personal al "Thriller" de Jackson con el "tour de force" de "Cheyenne" y, como novedad respecto a sus últimos conciertos, aquí no han faltado ni "Swalla", otro de los recientes de su producción, ni el éxito latino de Sofía Reyes en el que colabora, "1, 2, 3". Aunque cuando el WiZink Center ha entrado en ebullición definitiva ha sido cuando en el último tramo ha soltado el pop electrónico de "To the other side", el contoneo provocador de "Talk dirty" y el contagioso toque retro y disco de "Want to want me", en medio de una lluvia de confeti. "¡Es un sueño hecho realidad venir aquí, creed en vuestros sueños!", ha gritado entre los aplausos del público, exultante y sujetando fuerte su presa entre los dientes (o los bíceps). Javier Herrero
EFE
Facebook Twitter Google Plus YouTube