Aguasdigital

aguasdigital.com

Gente

Domingo 23 de Septiembre de 2018

Tendencias

Aguascalientes
15°
C
Muy nublado
clima
15°C Muy nublado
Aguascalientes
15°
C
Muy nublado
clima
15°C Muy nublado
Domingo 23 de Septiembre de 2018
GENTE | 01/07/2018 19:10

Azzaro Couture explora el lado más urbano de la Alta Costura

Las modelos presentan la colección otoño/invierno  2018/19 del diseñador francés Maxime Simoens para la  firma Azzaro Couture durante la Paris Fashion Week. EFE
Las modelos presentan la colección otoño/invierno 2018/19 del diseñador francés Maxime Simoens para la firma Azzaro Couture durante la Paris Fashion Week. EFE (Foto:EFE )
París, 1 jul (EFE).- La Alta Costura intenta adaptarse a los códigos urbanos que impone la moda y en su primera jornada de presentaciones tuvo hoy su mejor ejemplo en la firma Azzaro Couture, que recuperó el espíritu cóctel de sus orígenes en clave sensual y deportiva sin dejar de defender el saber hacer de la "maison". "Creo que es una forma contemporánea de ver la Costura en un momento en el que el prêt-à-porter es cada vez más casual. Es importante adaptarse también y mezclar el saber hacer con un estilo más contemporáneo", contó a Efe el diseñador, Maxime Simoëns, tras su desfile. En su tercera colección para la casa, el francés, de 33 años, subió a la pasarela estampados tropicales en prendas cargadas de pedrería, lentejuelas y brillos, donde destacaron minivestidos palabra de honor y modelos largos en plisados de colores reflectantes. Los trajes tuvieron un aire setentero, con pantalones anchos y chaquetas largas, que se alternaron con "looks" más deportivos, como cazadoras "bomber" que llevaron grabado el logo de la 'maison'. "A través de los archivos que exploré ya en la anterior temporada, porque en la primera no tuve tiempo, me he apropiado de las líneas de Azzaro y me pareció interesante mantener el lado caliente", dijo entre bambalinas defendiendo la sensualidad de su propuesta. A juego con este espíritu, las modelos lucieron pronunciados escotes en V, faldas con rajas que subían hasta la ingle y altos tacones de aguja. "Hay prendas de prêt-à-porter que podríamos considerar sastrería, y detalles como los botones de cristales, marca de la casa, que hemos mantenido. La idea es preservar la Costura incluso en las piezas urbanas, porque hay que guardar el ADN de la firma", añadió Simoëns. Un maquillaje natural y accesorios aptos para el día a día, como planas sandalias estilo playero, ayudaron a romper el lado sofisticado de vestidos cargados de brillos, pedrería y estampados animales. La firma quiere así consolidar la herencia de trajes de noche y cóctel de su creador Loris Azzaro, pero llegar a un público más actual combinando faldas y tacones con sudaderas, en búsqueda de un "glamour" de apariencia más natural. En el primer día de pasarela de Alta Costura, el exclusivo sello que la Federación de Moda y Alta Costura otorga a una quincena de casas aunque invita a desfilar otra veintena cuya técnica se acerca a los duros requisitos que les exigen, fue también el turno del francés Christophe Josse, que regresó a la moda el pasado enero. Para el otoño-invierno 2018/2019, Josse continuó la estética étnica inspirada en las comunidades campesinas de Sudamérica, por un lado, y el norte de Marruecos, por otro, con un toque tribal. En apenas una quincena de estilismos, reinaron el blanco y los tonos crudos en vestidos bordados con siluetas de faldas largas, ligeramente abombadas en la falda y cuellos cerrados en la parte de arriba. En zapatos, las sandalias planas conquistaron igualmente al creador, que ya en su anterior línea apostó por calzado cómodo y urbano. Tan solo un vestido en un llamativo dorado, con fajín en la cintura y mangas abultadas, destacó entre el puritanismo de su segunda colección, con la que Josse intenta recuperar su hueco en la Semana de la Moda tras cuatro años de ausencia. En paralelo, participó en esta jornada la firma Aganovich, creada en 2010 por la danesa Nana Aganovich, diplomada por la escuela Central Saint Martins de Londres, y el irlandés Brooke Taylor. Como miembro invitado por la Federación, Aganovich presentó una colección teatral con voluminosas prendas cargadas de volantes en negro, blanco y algunos detalles dorados. Las creaciones llevaron gorgueras, exageradas máscaras con las que las modelos parecían Malévola, el malvado personaje de Disney, y chaquetas y abrigos en bordados brocados, estilo barroco. La Alta Costura continuará en París este lunes con las propuestas de Schiaparelli y Christian Dior y finalizará el jueves con las habituales presentaciones de la Alta Joyería, tras cuatro días en los que se sucederán un treintena de desfiles de moda. María D. Valderrama
EFE
Facebook Twitter Google Plus YouTube