Aguasdigital

aguasdigital.com

Gente

Viernes 20 de Julio de 2018

Tendencias

Aguascalientes
14°
C
Soleado
clima
14°C Soleado
Aguascalientes
14°
C
Soleado
clima
14°C Soleado
Viernes 20 de Julio de 2018
GENTE | 29/06/2018 14:40

Los indígenas de Cotacachi zapatean porque son los Hijos del Sol y los Andes

Comunidades indígenas celebran la fiesta del solsticio de verano y de las cosechas con un emocionante baile de zapateo, con el que dejan en claro que son los Hijos del Sol y de los Andes, el pasado domingo 24 de junio del 2018, en la ciudad de Cotacachi (Ecuador). EFE
Comunidades indígenas celebran la fiesta del solsticio de verano y de las cosechas con un emocionante baile de zapateo, con el que dejan en claro que son los Hijos del Sol y de los Andes, el pasado domingo 24 de junio del 2018, en la ciudad de Cotacachi (Ecuador). EFE (Foto:EFE )
Quito, 29 jun (EFE).- Las comunidades indígenas de la zona de Cotacachi, en el norte de Ecuador, celebran la fiesta del solsticio de verano y de las cosechas con un emocionante baile de zapateo, con el que dejan en claro que son los Hijos del Sol y de los Andes. Miles de indígenas se reúnen en grandes grupos para bailar por las calles de Cotacachi, una pujante región agrícola, que en esta época del solsticio, cuando el sol cae sobre la línea ecuatorial de forma perpendicular, celebra las cosechas y la valentía de sus hombres. Las comunidades bailan por varios días, en grupos, con un incesante y contagioso zapateo que a veces intimida, pues es fuerte y rítmico. Los hombres se protegen con grandes sombreros de cartón reforzado, con el que se escudan de eventuales golpes con los látigos que usan algunos para demostrar su bravura. "Yura palomo, warmi racito, soy del cerro Cotacachi", cantan los danzantes que zapatean con vigor el suelo para despertar a la Mama Pacha (Madre Tierra, en quichua) y agradecerle por las buenas cosechas. "Ahora sí, aquí estoy, soy blanco, soy palomo, soy del cerro, soy de aquí, soy de allá, soy de la quebrada, soy de las nieves, soy de las montañas", cantan los bailarines al son de un sanjuanito, una armónica melodía interpretada con tambor, pingullo (una especie de flauta), armónicas y rondadores. Y es que en la cosmovisión andina, esta es la época del Inti Raymi o la Fiesta del Sol, una celebración Inca que también evoca la masculinidad y la valentía del hombre, según refirió Carmen Haro, profesora e historiadora de Cotacachi. El Inti Raymi "en realidad es una fiesta Inca" que se extendió por todo su territorio, desde Chile hasta Colombia, y que se instituyó para afianzar este imperio suramericano precolonial, añadió Haro con base en los relatos del cronista de Indias Juan de Betanzos. Ese festejo, ya bajo la conquista española, se tradujo en una fiesta por la llegada de la cosecha en las grandes haciendas que exigían, por ley, a las comunidades el pago de tributos, lo que generó una rivalidad entre los grupos indígenas. Por ello, en Cotacachi, la fiesta de San Juan puede terminar en pelea, como rezago de la rivalidad heredada de la época colonial, comentó Haro. Pero la Fiesta del Sol en los Andes también evidencia la cosmovisión entre la tierra y el indígena, conocedor del "Jatun Puncha", el Gran Día para los valientes, explicó la especialista. Es una época "para que se presenten los jóvenes, aquellos que tienen que seguir el camino" y, por eso, esta fiesta se desarrolla en "el tiempo de la virilidad, de la masculinidad, de la fuerza, cuando hay un enfrentamiento ante lo impredecible", remarcó. Con la danza y el ritual, los jóvenes indígenas tratan de "demostrar ante los suyos y ante los demás que aquí están, que son valientes", abunda Haro, aunque lamenta que también por el licor, a veces se produce una "confrontación intraétnica". Pese a los roces, "luego todos vuelven a ser hermanos" y la costumbre de la pelea parece estar quedando atrás, también porque las autoridades llevan a cabo campañas para impedir que los grupos contrarios se enfrenten. Lo que se busca, es que permanezca la tradición y se elimine el peligro de la violencia, ajena a las comunidades andinas que, no obstante, son vigorosas y valientes, añadió Haro. Esta festividad de origen incaico, que se extiende durante una semana, también cuenta con un día de baile para las mujeres, que buscan "aplacar la energía masculina" derrochada durante el zapateo, de acuerdo a la catedrática. El ceremonial de Cotacachi, más allá de sus orígenes, se ha constituido en uno de los centros de atención durante la celebración del solsticio estival o "Inti Raymi", la época de las cosechas y cuando el astro rey muestra con todo su esplendor la valentía de los pueblos de los Andes. Fernando Arroyo León
EFE
Facebook Twitter Google Plus YouTube