Aguasdigital

aguasdigital.com

Gente

Domingo 16 de Diciembre de 2018

Tendencias

Aguascalientes
16°
C
Muy nublado
clima
16°C Muy nublado
Aguascalientes
16°
C
Muy nublado
clima
16°C Muy nublado
Domingo 16 de Diciembre de 2018
GENTE | 26/05/2018 15:40

La Paz muestra su poderío como Capital Iberoamericana de las Culturas

Fotografía del desfile del Gran Poder en La Paz (Bolivia). EFE
Fotografía del desfile del Gran Poder en La Paz (Bolivia). EFE (Foto:EFE )
La Paz, 26 may (EFE).- Más de 40.000 bailarines y 7.000 músicos, con un colorido espectacular en su sinfín de trajes tradicionales, mostraron hoy el poderío del desfile más vistoso de La Paz, el Gran Poder, convertido este año en el acto estrella de la Capital Iberoamericana de las Culturas que ostenta la ciudad andina. "Es en honor al Señor Jesús del Gran Poder, pero también para que todos bailemos y estemos felices", dijo a Efe Cristina Monroy, que desde hace nada menos que cuarenta años participa en la también catalogada como Fiesta Grande de los Andes, con participantes vecinos de países como Chile y Perú. El desfile discurre durante casi todo el día, con un recorrido de unos cinco kilómetros por calles de la capital administrativa de Bolivia. Una mezcla de exhibición folclórica, con 40.365 danzantes y 7.247 músicos, según datos de la Alcaldía paceña, y devoción católica. "Que me dé salud, que siga joven para poder bailar", comentó Cristina sobre el pedido que hizo al Jesús del Gran Poder antes de desfilar en su honor. Después de meses de preparativos, muchos desde noviembre, los participantes repartidos en 74 agrupaciones lucen por fin los vistosos trajes de la morenada, diablada, caporal, kullawada, waca tokori, tinku, pujllay, tobas y otras danzas folclóricas bolivianas. "Es una fiesta, pero también una devoción, con mucha fe", comentó a Efe Esperanza Chacón, una joven que exhibe un colorido vestido mientras baila caporal tras hacer su promesa al Gran Poder. Una legión de artesanos se encarga durante todo el año de que no falte detalle en estas indumentarias, acompañadas de adornos de oro, plata y piedras preciosas como la bolivianita y el topacio, en un derroche de filigranas en las telas y el joyas con que deslumbran al público. Estando en La Paz, una de las protagonistas del desfile, porque gran parte de los participantes son mujeres, es la cholita paceña, la típica mujer aimara con sombrero borsalino y pollera, una amplia falta, convertida en uno de los iconos de la ciudad. Además del espectáculo, que durante cerca de veinte horas congrega también a miles de espectadores, el Gran Poder tiene un impacto económico estimado en más de 115 millones de dólares, durante ocho meses entre preparativos y algunos actos posteriores hasta junio. Aparte del gasto en la rica vestimenta y en la contratación de los miles de músicos, prácticamente la mitad de ese monto se va en alcohol, especialmente cerveza, que un enjambre de vendedores callejeros se encarga de que no falte a toda hora en el recorrido. Una pintura del siglo XVII, con el rostro del Padre, Hijo y Espíritu Santo, la Santísima Trinidad, que una monja dejó en la ciudad, dio origen a esta devoción a comienzos del siglo pasado. La Alcaldía de La Paz promocionó esta fiesta como uno de los principales atractivos de la capitalidad cultural iberoamericana que acoge este año. Declarada Patrimonio Cultural de Bolivia, aspira también a serlo de la Humanidad, con un pedido en trámite ante la Unesco. Luis Ángel Reglero
EFE
Facebook Twitter Google Plus YouTube