Aguasdigital

aguasdigital.com

Espectáculos

Viernes 25 de Mayo de 2018

Tendencias

Aguascalientes
26°
C
Despejado
clima
26°C Despejado
Aguascalientes
26°
C
Despejado
clima
26°C Despejado
Viernes 25 de Mayo de 2018
ESPECTáCULOS | 16/05/2018 23:10

El grito de la brutal "Die soldaten" tritura al Real

Fotografía de la fachada del Teatro Real de Madrid, donde hoy se estrena la ópera
Fotografía de la fachada del Teatro Real de Madrid, donde hoy se estrena la ópera "Die soldaten" de autor alemán de Bernd Zimmermann. (Foto:EFE )
Madrid, 16 may (EFE).- Una joven se convierte en una prostituta indigente tras ser violada por unos soldados. Esa es la trama de la única ópera de Bernd Zimmermann, "Die soldaten", que el Real ha estrenado esta noche en un montaje brutal que ha entusiasmado al público que lo ha resistido, tan triturado como los protagonistas. El espectáculo, dirigido en lo musical Pablo Heras-Casado y en la escena por Calixto Bieito, ha vivido tras la primera parte sensibles deserciones en el patio de butacas, pero los "resistentes" han aclamado la producción, una radical propuesta que afronta la "infinita" capacidad destructiva del hombre. Los más aplaudidos han sido, además de los intérpretes de los principales papeles, especialmente Susanne Elmark y Pavel Daniluk, y Heras-Casado y su asistente, Michael Zablinger, los 120 componentes de la orquesta, auténtica protagonista de la obra. Los músicos, vestidos todos, incluidos Heras-Casado y Zablinger, de soldados, están instalados todos en escena, encima de un complicado mecano metálico del que dependen plataformas que suben y bajan y permiten salir y entrar a los personajes. Los instrumentos son las armas de fuego y la percusión, los cañones y la orquesta va arrastrando a los cantantes hasta la extenuación. Por eso es la verdadera protagonista, porque es de quien emana la maldad que arranca la piel a tiras de los cantantes, a los que machaca sin piedad para llevarles a un estado de angustia extrema. La idea de situar la orquesta en escena y no en el foso subraya lo "mayúsculo" del drama que provocaron las guerras mundiales, "el mayor cúmulo de aberración y maldad de la historia", en palabras de Bieito. A los componentes de la orquesta titular del Real se le suman una banda de jazz y una quincena de percusionistas, los que se ocupan de "los sonidos de guerra" que trituran a personajes y público, envueltos al final del segundo acto por una música que subraya la ferocidad estructural de un sistema que no entiende que se pueda vivir "sin hacer desgraciadas a las mujeres". Según explicaba el intendente del Real, Joan Matabosch, lo que cuenta el alemán, que se suicidó, es un pozo de degradación y miseria moral fácilmente asimilable a lo que ocurrió en Europa tras la II Guerra Mundial. El director del montaje, que estrenó esta producción en la Ópera de Zurich en 2013, cree que es precisamente la violación de Marie lo que simboliza la destrucción de la humanidad, y que es el grito de horror de todo el siglo XX, encarnado en la simple Marie, que representa en ella la degradación de toda una sociedad. Se trata de la adaptación que hizo el propio Zimmermann (1918-1970) de la obra teatral de Jakob Michael Reinhold Lenz (1751-1782), en la que están los ecos de otra obra que fue la última que Bieito hizo para el Real, "Wozzeck" (2008). Es una "obra extrema" no solo por la historia que cuenta sino por su complejidad musical, porque pone en escena "todos los posibles e imposibles", según explicaba en la presentación de la obra Heras- Casado. Con sillas y mesas como percusión, banda magnética o proyecciones, se representa una ópera considerada históricamente "irrepresentable" por su complejidad, exigencia y monumentalidad aunque los responsables del Real están seguros de que es su apuesta de la temporada y que la pieza formará parte de los repertorios de las grandes compañías operísticas del mundo en el futuro. En el elenco coral de "Die Soldaten" destaca el cuarteto protagonista, formado por la soprano Susanne Elmark (Marie), el barítono Leigh Melrose (Stolzius), el bajo Pavel Daniluk (Wesener) y los tenores Uwe Stickert y Martin Koch, que se turnan en la interpretación de Desportes. Concha Barrigós.
EFE
Facebook Twitter Google Plus YouTube