Aguasdigital

aguasdigital.com

Gente

Sábado 23 de Junio de 2018

Tendencias

Aguascalientes
15°
C
Muy nublado
clima
15°C Muy nublado
Aguascalientes
15°
C
Muy nublado
clima
15°C Muy nublado
Sábado 23 de Junio de 2018
GENTE | 24/02/2018 10:40

Paraguay celebra su tradicional tereré, seña de identidad y estilo de vida

Guampas de madera para tereré son vendidas en puestos callejeros en una céntrica plaza de Asunción (Paraguay), este 20 de febrero de 2018. EFE
Guampas de madera para tereré son vendidas en puestos callejeros en una céntrica plaza de Asunción (Paraguay), este 20 de febrero de 2018. EFE (Foto:EFE )
Asunción, 24 feb (EFE).- Paraguay conmemora hoy con orgullo el Día Nacional del Tereré, la tradicional bebida de yerba mate con agua fría, toda una seña de identidad del país suramericano que acompaña en el día a día a sus ciudadanos y enriquece su estilo de vida como una reivindicación de su cultura. Agua fría con "remedios yuyos" (plantas medicinales), una guampa o recipiente para poner la yerba mate y un bombilla o pajita para sorber, eso es todo lo necesario para tomar tereré, y habitualmente en compañía. Porque el tereré, más allá de ser una bebida refrescante, es un acto social, una tradición para acompañar una charla o hacer un alto en el devenir diario con unos sorbos, habitualmente en grupo y compartiendo con todos lo que lo integren en "tereré jeré" (ronda de tereré, en idioma guaraní). No hay problema en chupar todos de la misma bombilla, la tradición lo marca así y nunca se le niega un trago a nadie, conocido o no. La bebida es algo básico en la vida de cualquier paraguayo, explicó a Efe la vendedora de termos y guampas Liria Gómez frente a su puesto en la céntrica plaza de los Artesanos en Asunción. "Es la tradición. Cuando estamos entre amigos decimos "vamos a tomar tereré o "ja'u tereré" (en guaraní)", es lo normal para estar entre amigos y charlar. Siempre tiene que haber un tereré de por medio", indicó Gómez. Gómez vende en su puesto las antiguas guampas de cuerno de vaca, también las que son talladas en madera o de latón y aluminio y forradas de cuero al gusto. Lo mismo pasa con las históricas bombillas hechas de lata metálica que ahora se vende de aluminio, hierro o alpaca, y que incluso, con la llegada de la tecnología, se hacen impresas con material plástico en 3D. Pero por muchos cambios, variaciones o innovaciones que existan en la actualidad, tomar tereré sigue siendo el momento placentero de cada día de para los paraguayos que se remonta a épocas inmemoriales. Un placer que comienza desde su preparación, todo un ritual que unos realizan en casa antes de salir por la mañana y otros lo dejan en manos de los profesionales yuyeros y yuyeras que copan cada esquina. Estas personas esperan cada mañana en su puesto callejero a que los clientes lleguen, escojan sus yerbas favoritas y entreguen su termo y su guampa para que les "armen el tereré". "Con este clima (verano), lo primero es que sea frío con hielo. Le agregamos unos yuyos refrescantes que se le ponen al agua", señaló a Efe Samuel Odesser, quien lleva más de veinte años vendiendo los útiles del tereré en la céntrica calle Palma de la capital. Y una vez listo es momento de sentarse y tomar, solo o habitualmente acompañado, en la oficina, en casa y, sobre todo, en la calle, ya que es un acto social compartido. Es prácticamente imposible caminar por cualquier ciudad o pueblo de Paraguay y no ver a alguien compartiendo, cebando (sirviendo) o preparando un tereré "bien frío", explicó Odesser. El ejercicio de tomar tereré también tienes unas costumbres o tradiciones que ningún paraguayo elude, como servir el primer chorro de agua en la guampa y esperar a que la propia yerba mate absorba todo el líquido. "Servimos el primer mate y dejamos ahí para que tome Santo Tomás, es así lo normal. Y después ya vamos tomando por ronda.", indicó Gómez. Una vez que se empieza a tomar, nunca se saca la bombilla de la guampa, algo considerado casi un sacrilegio, y se bebe un sorbo por persona y se pasa al siguiente del grupo. "Generalmente se sirve hacia la derecha, esa es la tradición. El que ceba generalmente es el más joven, se le da el privilegio de cebar el mate", acotó Odesser. Si bien es cierto que los tiempos han cambiado y los elementos también, la esencia de este acto social sigue siendo transversal en la vida de todo paraguayo. Así, servir el primer tereré al niño es un acto familiar de importancia y prepararlo y tomarlo por uno mismo y por vez primera es una especie de inicio de la madurez. E invitar a los turistas o extranjeros que visitan Paraguay a una ronda de tereré es algo intrínseco de la cultura de los paraguayos. "Es algo básico para mi vida. Los paraguayos tomamos tereré sí o sí", sentenció Gómez. Alberto Peña
EFE
Facebook Twitter Google Plus YouTube