Aguasdigital

aguasdigital.com

Gente

Martes 21 de Noviembre de 2017

Tendencias

Aguascalientes
15°
C
Despejado
clima
15°C Despejado
Aguascalientes
15°
C
Despejado
clima
15°C Despejado
Martes 21 de Noviembre de 2017
GENTE | 11/11/2017 04:40

La capa española, poder con mayúsculas

Fotografía facilitada por la firma española Oteyza, especializada en capa española. A principios del siglo XX, pocos, como Ramón del Valle-Inclán, se atrevían a vestir prácticamente a diario la capa española, prenda de abrigo y de mucho prestigio que han lucido emperadores, reyes, papas, toreros, artistas o políticos, también mujeres, pero hoy solo los
Fotografía facilitada por la firma española Oteyza, especializada en capa española. A principios del siglo XX, pocos, como Ramón del Valle-Inclán, se atrevían a vestir prácticamente a diario la capa española, prenda de abrigo y de mucho prestigio que han lucido emperadores, reyes, papas, toreros, artistas o políticos, también mujeres, pero hoy solo los "esnob" se atreven con ella. EFE (Foto:EFE )
Madrid, 11 nov (EFE).- A principios del siglo XX, pocos, como Ramón del Valle-Inclán, se atrevían a vestir prácticamente a diario la capa española, prenda de abrigo y de mucho prestigio que han lucido emperadores, reyes, papas, toreros, artistas o políticos, también mujeres, pero hoy solo los "esnob" se atreven con ella. Manto cobertor e indicador de jerarquías, "la capa se remonta a la prehistoria", explica a EFE la jefa de Colecciones del Museo del Traje (CIPE) de Madrid, Concha Herranz, quien asegura que esta pieza es la indumentaria "más antigua" que se puede encontrar en todas las culturas. En España siempre ha existido tradición por la capa, se dice que su temporada va del 11 de noviembre, día de San Martín, al 19 de marzo, San José, una prenda que, además de identificarse con la indumentaria de los alcaldes, forma parte de los trajes regionales. La capa española es un trozo de tela que cae desde los hombros hasta los tobillos, "una circunferencia de paño de 360 grados a la que se le añade un cuello de pie", explica Herranz. A lo largo de la historia, esta prenda ha evolucionado y ha ido sumando detalles, de tal manera que en su día se le añadió una "capelina más pequeña que abrigaba los hombros", dice Herranz, quien detalla que el cierre de esta prenda consiste en "dos piezas unidas con una cadena". El interior de la capa se resuelve con el forro y las vistas, "dos tejidos que se incorporan a su paño", cuenta Herranz, quien hace hincapié en la importancia de las vistas, pieza que se confecciona con terciopelo en colores contrastados o bien con estampados florales, y que se apoya sobre el hombro izquierdo. Su largo ha ido variado en función de la modas y de la estatura de los hombres, dado que es una prenda que se hereda generación tras generación, "y no todos tienen la misma altura". Antiguamente, quien lucía una capa tenía poder adquisitivo, era una pieza de elite y de prestigio social en la Edad Media. En la época barroca también se vestía y fue Goya quien, por primera vez, retrató a una mujer con capa, "aparece en el cuadro el Quitasol, una prenda suntuosa, muy lujosa", dice Herranz. Durante el Romanticismo y el Modernismo fueron muchos los que lucieron capa española, entre ellos, el escritor Mariano José de Larra o la poeta Rosalía de Castro. Épocas en las que "era impensable lucir una capa sin sombrero, bastón, pajarita o corbata, así lo dictaba la etiqueta", explica el experto en Protocolo, Miguel del Amo. Ha pasado mucho tiempo desde que la capa fuera habitual en el Madrid de Mesonero Romanos o en el más tardío, de Fortunata y Jacinta de Galdós, una ciudad por la que también pasearon con capa Pío Baroja, Manuel Machado o Antonio Buero Vallejo. Desde 1901, la familia Seseña ha confeccionado capas de manera artesanal, prenda que ha tenido seguidores en todo el mundo desde Bruce Springsteen hasta Lady Di, pasando por Winston Churchill, Hillary Clinton, Rodolfo Valentino, Marcelo Mastroianni, Gary Cooper, Catherine Deneuve o Federico Fellini. Ilustres españoles la han lucido y la lucen, "la considerada un icono de elegancia y modernidad", dice Del Amo, quien recuerda que "Picasso está enterrado con una capa española". Más que capa, los reyes han utilizado mantos reales y mantillones, pero Alfonso XIII prefirió ser fiel a la capa española, al igual que los reyes Juan Carlos y Sofía o el rey Felipe VI y doña Letizia, que han hecho gala de esta prenda en muchas ocasiones. Una pieza que también ha formado parte de la indumentaria militar, en un principio eran largas hasta el suelo, que protegían del frío y de la lluvia a los soldados, "confeccionadas con paños gruesos como el de Alisten que repelen el agua", dice Herranz, que recuerda la belleza de la actual capa de los legionarios. La capa española también ha dado origen al traje taurino. En la Edad Media, los lanceros del toro llevaban capa y, precisamente con esta prenda toreaban, "lo que dio lugar al capote de brega bicolor y al capote de paseo, más ornamentado, de gran belleza", precisa Herranz. En los años 60 y 70, la capa se pone de moda, vuelve a la calle, se impone en los escaparates de la mano de André Courrèges y Paco Rabanne, diseñadores que propusieron un modelo "galáctico, sin apenas vuelo", y que hoy vuelve a estar de moda, clásica o versionada, por su poder con mayúsculas. Carmen Martín
EFE
Facebook Twitter Google Plus YouTube