Aguasdigital

aguasdigital.com

Gente

Viernes 17 de Noviembre de 2017

Tendencias

Aguascalientes
21°
C
Soleado
clima
21°C Soleado
Aguascalientes
21°
C
Soleado
clima
21°C Soleado
Viernes 17 de Noviembre de 2017
GENTE | 17/10/2017 17:40

Les Luthiers crearon a Mastropiero como un mafioso llamado Freddie

El grupo argentino de humor, Les Luthiers, Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades 2017, saludan al público asistente esta noche en el Teatro Jovellanos de Gijón. EFE
El grupo argentino de humor, Les Luthiers, Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades 2017, saludan al público asistente esta noche en el Teatro Jovellanos de Gijón. EFE (Foto:EFE )
Gijón, 17 oct (EFE).- El grupo musical y humorístico Les Luthiers, Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades 2017, crearon al personaje de Mastropiero, hilo conductor de la mayor parte de sus obras, como un mafioso llamado Freddie. El apellido Mastropiero fue escogido por su ascendencia italiana y como "tenía reminiscencias mafiosas" le llamaron Freddie, aunque luego se le cambió el nombre por el de Johann Sebastian, ha revelado hoy Marcos Mundstock, uno de los fundadores del conjunto argentino. Los seis integrantes de Les Luthiers , Carlos López, Carlos Núñez, Jorge Maronna, Marcos Mundstock, Horacio "Tato" Turano y Martín O'Connor, han participado esta noche en un encuentro con el público en el Teatro Jovellanos de Gijón que los recibió con el aforo completo. En una charla con el periodista Alex Grijelmo, quien propuso la candidatura al galardón, Les Luthiers han narrado algunos aspectos poco conocidos de sus trayectorias en un acto que han finalizado con una actuación que ha sido ovacionada por el millar de espectadores que han colmado la sala. Mundstock ha recordado que el cambio del nombre de pila de Mastropiero, de Freddie a Johan Sebastian, se hizo como un homenaje a Gerardo Masana, otro de los fundadores, ya que ese era el seudónimo que utilizaba. La figura de Masana ha sido desgranada en gran parte del acto de esta noche, como una pieza fundamental en los inicios del grupo, al que le aportó inteligencia, humor y la creación de los primeros instrumentos informales junto a Carlos Iraldi. El primer instrumento creado fue la viola de lata, un violín con una lata de galletas como caja de resonancia, diseñado por Iraldi, un integrante del coro universitario del que nació Les Luthiers, que según Mundstock era "un bajo profundo con un vozarrón desafinado". El primer éxito del grupo, la actual "Cantata Laxatón", basada en el prospecto de un laxante, se tituló primero "Cantata Modatón" porque era la marca del medicamento que aún se vende en Argentina. Con el tiempo nos dimos cuenta de que no teníamos motivos para hacerle publicidad a un laxante y le cambiamos el título por el de Laxatón, "un genérico", ha dicho Mundstock. Carlos López Puccio ha desvelado que su ingreso en el grupo le costó perder sus ahorros en su manutención durante la primera gira en la ciudad balnearia de Mar del Plata que resultó un fracaso. López Puccio ha dicho que en aquella época el grupo era "una empresa muy rara, con seis socios, uno de ellos gerente, y un solo empleado, que era yo, que cobraba únicamente si se ganaba dinero". "Como no podían pagarme decidieron hacerme socio, socio de las deudas", ha añadido. Otro fracaso económico, aunque un éxito artístico, fue la primera gira en España, donde obtuvieron muy buenas críticas, pero al productor "no le cerraron los números". Fue en el año 1970, cuando los integrantes adoptaron la vestimenta tradicional con esmoquin negro, camisa blanca y pajarita, que se ha convertido en un signo de identidad. A la pregunta de si la gente los conoce por la calle cuando van sin esmoquin, Mundstock ha respondido: "sí, cuando nos ven, dicen ahí va ese desnudo". Horacio Turano y Martín O'Connor, las dos ultimas incorporaciones, han confesado que nunca soñaron formar parte de Les Luthiers porque "era algo insoñable", "eran como Los Beatles". "Tato" Turano ha recordado que la prueba por la que tuvo que pasar "fue durísima" en el Teatro Coliseo, donde se habían presentado unos 300 aspirantes. Cuando lo contrataron tuvo que aprender a tocar el acordeón en una semana. Juan González.
EFE
Facebook Twitter Google Plus YouTube