Aguasdigital

aguasdigital.com

Gente

Lunes 23 de Octubre de 2017

Tendencias

Aguascalientes
26°
C
Despejado
clima
26°C Despejado
Aguascalientes
26°
C
Despejado
clima
26°C Despejado
Lunes 23 de Octubre de 2017
GENTE | 07/10/2017 21:40

"Un, dos tres: paz", el grito unánime con el que Kase. O enciende los Pilares

El artista Javier Ibarra (Kase. O), en las fiestas del Pilar de Zaragoza. EFE
El artista Javier Ibarra (Kase. O), en las fiestas del Pilar de Zaragoza. EFE (Foto:EFE )
Zaragoza, 7 oct (EFE).- "Un dos tres: paz" ha sido el grito unánime que el músico zaragozano Kase.O ha arrancado hoy a la multitud que se congregaba en la Plaza del Pilar y que ha servido para calmar un ambiente caldeado contra el alcalde de la ciudad, Pedro Santisteve, en el comienzo de las fiestas del Pilar 2017. No parecía que nada iba a templar el enfado de la multitud que abarrotaba la plaza una hora antes de la lectura del Pregón y que reprochaban al alcalde haber traído a Zaragoza a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, para recibir junto a la de Cambrils (Tarragona) la Medalla de Oro en reconocimiento al comportamiento ejemplar de ambas localidades en los atentados yihadistas del pasado mes de agosto. La presencia de Colau no había sido bien recibida y las redes sociales habían amenazado con boicotear el acto, e incluso los sindicatos policiales habían solicitado declararla persona non grata, pese a lo que el homenaje ha transcurrido en la Casa Consistorial sin interferencias externas. Mientras se celebraba el solemne acto de entrega de distinciones, la ciudadanía aguardaba con paciencia en un ambiente festivo y el desfile del Pregón del Cierzo, pero sin viento, pintaba de colores con "hojitas volanderas" las calles de Zaragoza, en su trayecto hasta la plaza del Pilar. En la plaza, ondeaban al viento banderas de Aragón, de España e incluso republicanas, que eran apenas unas decenas de entre las varias decenas de miles de personas y peñistas que aguardaban el pregón. Los abucheos no han dejado hablar al consejero de Cultura, Fernando Rivarés, pero "El canto a la libertad" de José Antonio Labordeta, que se ha escuchado a continuación, ha sido más fuerte y ha logrado arrancar a la multitud los primeros acordes de paz. El alcalde no se ha amedrentado pese a los gritos, ha felicitado a los zaragozanos y la logrado también ser coreado en los vivas a las fiestas. Ha sido el discurso de Kase. O el que finalmente ha conseguido acallar a los congregados, que con ganas de fiesta, han seguido las indicaciones del 'rapero', que entre frase y frase gritaba "un, dos, tres" y la gente le respondía "paz". Kase. O ha tenido palabras para todos: para su pueblo Azuara, para sus profesores y entrenadores del colegio, para su familia, para "los latinos y árabes que viven con nosotros" y para las víctimas del terrorismo. Pero sobre todo ha tenido palabras de homenaje para las mujeres, para las aragonesas "por su fuerza y su decisión", para todas, que ha calificado de "bellas e increíbles" y que, ha advertido, "pueden bailar y vestir como quieran". "No es no" ha recordado el músico en alusión a la campaña, en la que él también participa, contra las agresiones sexistas. Y a ritmo de 'rap' ha terminado una lectura del pregón con el que ha puesto a bailar a toda la plaza, que simultáneamente ha coreado "soy de Aragón". Una traca de fuegos artificiales que ha hecho temblar los cimientos de la plaza, ha marcado a continuación el inicio de nueve días festivos para los que hay programados más de 500 actos, el 90 por ciento de los cuales se sucederán en calles y plazas. Antes del pregón, el alcalde, Pedro Santisteve, ha resumido que con la Medalla de Oro se rinde homenaje "por encima de todo" a una sociedad civil que dio, durante esos días, "un ejemplo imperecedero frente al miedo y la barbarie" y ha aprovechado para poner en valor "hoy más que nunca" los lazos que unen a Zaragoza con Barcelona. De Cambrils ha destacado que es el lugar donde muchos vecinos de la ciudad han encontrado "su segunda casa" y donde Ana María Suárez, vecina del zaragozano barrio de Jesús, dejó allí su vida en los atentados. Con un cachirulo al cuello, símbolo de las fiestas de Zaragoza, Colau ha reconocido que recibir todo ese cariño que "nos llegó de tantas partes de España, de Europa y del Mundo" fue "esencial para afrontar esos momentos tan difíciles", un "sinsentido para el que nunca estás preparado".
EFE
Facebook Twitter Google Plus YouTube