Aguasdigital

aguasdigital.com

Catón

Jueves 22 de Agosto de 2019

Las Plumas

Aguascalientes
26°
C
Nublado
clima
26°C Nublado
Aguascalientes
26°
C
Nublado
clima
26°C Nublado
Jueves 22 de Agosto de 2019
CATóN | 20/07/2019 11:04

De política y cosas peores

De política y cosas peores

Pepito le preguntó a su tía, que llevaba tres años de casada: "¿Por qué no has tenido hijos?". Respondió ella: "Porque no me han llegado de París, ni me los ha traído la cigüeña, ni los he hallado en una col". Pepito bajó la voz: "Si me das 100 pesos te diré otro método más efectivo para tenerlos". Doña Macalota se puso un vestido de ésos que por arriba se ve hasta abajo y por abajo se ve hasta arriba. Le preguntó a don Chinguetas, su marido: "¿Se me ve el fondo?". "Sí -contestó él-. De todo". Ya conocemos a Capronio. Es un sujeto ruin y desconsiderado. Cierto día hizo acto de presencia en su domicilio en horas de la madrugada después de haberse pasado toda la noche en una ramería, burdel o lupanar. Llevaba marcas de lápiz labial no sólo en el cuello de la camisa sino también en los cachetes y hasta en los dientes incisivos. Con la mayor desfachatez el tal Capronio le ordenó a su esposa: "Hazme unos chilaquiles bien picosos". El cinismo de su consorte sacó de quicio a la señora. Le contestó, furiosa: "¡Que te los hagan esas viejas con las que estuviste anoche!". "Calla, mujer -le impuso silencio Capronio con mayestático ademán-. Ésas a las que sin respeto llamas 'viejas' no son cocineras: son artistas". Permítanme mis cuatro lectores evocar un recuerdo de mi vida. Tres meses de nacido tenía mi primer hijo cuando una noche lo saqué de la cuna donde dormía y con él en los brazos me puse frente al televisor. En ese momento la pantalla mostraba el mágico momento en que Neil Armstrong ponía pie en la Luna, y quise que mi hijo estuviera presente de ese modo en el histórico acontecimiento. Hoy se cumplen 50 años de eso. El fin de la llamada Guerra Fría clausuró aquella épica época, la de la carrera del espacio. Permanece aún en el hombre, sin embargo, el ansia de conocer el universo, del cual nuestro planeta es sólo una parte infinitesimal. Las naves espaciales rompieron la delgadísima capa de la atmósfera, escafandra que nos permite respirar; salvador filtro que nos protege del enemigo-amigo Sol; precaria vestidura contra la cual atentamos cada día sin pensar que sólo gracias a ella podemos vivir en la infinita soledad del cosmos. Los astronautas sintieron una emoción reverencial al ver a la Tierra desde lo alto como una esfera azul que mostraba sus mares, sus desiertos y sus selvas, sus casquetes polares y sus ríos, pero en la cual no se veían fronteras, ni un color diferente para cada país. En el medio siglo transcurrido desde la hazaña lunar no hemos aprendido a amar y proteger a nuestra común morada. Consideramos eterna su existencia, siendo que nuestro planeta es tan pequeño como un grano de polvo y tan frágil como la más débil criatura que lo habita. Somos pésimos inquilinos de esta casa. La estamos destruyendo tanto por ignorancia como por ambición. Rememoremos hoy el prodigio sucedido el 20 de julio de 1969, y al ver lo mismo una brizna de hierba que una estrella aprendamos a respetar y a amar la Tierra, esta maravilla en que vivimos en esta infinitud donde -hasta donde sabemos- no vive nadie más. Astatrasio Garrajarra y Empédocles Etílez, briagos de profesión, se corrían su enésima parranda. Declaró Garrajarra, preocupado: "Ahora que llegue a la casa, mi mujer me va a mostrar el reloj". "Eres afortunado -suspiró Empédocles-. A mí me va a mostrar el calendario". Noche de bodas. El recién casado dejó caer la bata de popelina verde que su mamá le había confeccionado para la ocasión y se mostró por primera vez al natural ante su mujercita. Ella lo vio y exclamó alegremente: "¡Mira! ¡Ahora ya no sentiré vergüenza por tener las bubis tan pequeñas!". FIN

MIRADOR

Por Armando FUENTES AGUIRRE

Este hombre morirá mañana.
Su ejecución -será decapitado- está fijada para el instante en que brille la primera luz del sol.
El hombre es un soldado griego perteneciente al ejército de Atenas. En batalla contra los siracusanos cayó prisionero. Llevado al campamento enemigo fue confinado en la celda de los que van a morir.
¿Qué hace el ateniense mientras pasan las horas de la noche? Se pone a recitar en alta voz versos de Eurípides. Con emoción los dice, pues su armonía le trae recuerdos de felices tiempos, los que pasó en su patria al lado de la mujer amada y sus pequeños hijos.
En eso llega Metelo, el tirano de Siracusa. Escucha al soldado que recita, y los armoniosos versos hacen que se renueve en él un sentimiento de humanidad que había perdido. Le perdona la vida al condenado y lo provee de lo necesario para que vuelva a Atenas.
Los antiguos historiadores helénicos narraban esa historia. La usaban para mostrar que la belleza puede vencer al odio entre los hombres y poner luz en las sombras de la muerte.
¡Hasta mañana!…

MANGANITAS

Por AFA

"Las telenovelas mexicanas hicieron llorar al mundo."
Y no es caso singular
el éxito que revelas,
pues esas telenovelas
estaban para llorar.

Armando Fuentes/Aguirre
Facebook Twitter YouTube