Aguasdigital

aguasdigital.com

Toros

Lunes 22 de Octubre de 2018

El Marcador

Aguascalientes
13°
C
Nublado
clima
13°C Nublado
Aguascalientes
13°
C
Nublado
clima
13°C Nublado
Lunes 22 de Octubre de 2018
TOROS | 01/06/2018 17:09

La clásica de Cayetano salva la última tarde en Las Ventas

El diestro Cayetano Rivera Ordóñez saluda al respetable tras la faena al segundo de su lote durante el vigésimo quinto festejo taurino de la Feria de San Isidro, esta tarde en la Monumental de Las Ventas, en Madrid.
El diestro Cayetano Rivera Ordóñez saluda al respetable tras la faena al segundo de su lote durante el vigésimo quinto festejo taurino de la Feria de San Isidro, esta tarde en la Monumental de Las Ventas, en Madrid. (Foto:EFE )

Madrid.- Los detalles de clásica y gallarda torería que Cayetano repartió en dos faenas que no pudieron ser redondas -la primera premiada con una oreja protestada- salvaron hoy por sí solos el último festejo de relumbrón y con presencia de figuras de la feria de San Isidro de Madrid.

 Y es que por encima del trofeo, que a pesar de las protestas estuvo incluso más justificado que otros muchos concedidos en este abono de público generoso y presidencias espléndidas, lo que quedó sobre la arena fue la huella del sabor y el buen gusto de Cayetano para ejecutar el toreo por la vía del más auténtico clasicismo.

No logró dejar faenas rematadas ni completas, pues se lo impidieron dos toros que se rajaron a las primeras de cambio y se negaron a embestir, pero en la actuación del torero dinástico se vivieron varios de los momentos más brillantes de lo que va de feria.

El primero llegó en el inicio de su faena de muleta al tercero de la tarde, que Cayetano ejecutó sentado en el estribo de la barrera, primero, para después recrearse en ayudados por alto, trincherillas, desdenes y un pase de pecho de color añejo que pusieron en pie los tendidos.

Apenas un par de acompasadas tandas de pases con la derecha le aguantó después el de Victoriano del Río antes de rajarse buscando las tablas, pero aun así insistió Cayetano, en el mismo aire, hasta matarlo de una estocada de excelente ejecución, aunque desprendida de colocación.

La oreja que le pidieron y paseó por todo eso generó una fuerte división de opiniones, lo que no por ello debe restar importancia a lo que de muy bueno tuvo el trasteo.

Aun así no se conformó el hijo de Paquirri, sino que se fue decididamente a la puerta de chiqueros para saludar al sexto con una

limpia larga cambiada de rodillas, otro de esos momentos destacados que se prolongó en la rítmica y despaciosa forma con que llevó al astado al caballo por chicuelinas al paso, otra vez con un clamor en los tendidos.

Intentó después Cayetano el familiar "quite de Ronda", que no lució lo suficiente porque ya para entonces el toro marcó su

tendencia a la huida, que el torero logró frenar en los primeros compases de su faena, pero no lo suficiente como para poder rematar su obra antes, eso sí, de otro gran espadazo.

El resto de la corrida apenas tuvo historia, tanto por el descastado y negado juego de varios de los de Victoriano del Río -la lidia de los dos primeros se resume en una hora de casi nada- como por la actitud de José María Manzanares.

Y es que el torero alicantino, también de dinastía, desperdició, con una actitud displicente, despegada y mecánica, la buena condición del quinto, el único toro con calidad y duración en sus embestidas, aunque a falta de un punto más de motor.

Por su parte, Sebastián Castella volvía a Las Ventas solo cuarenta y ocho horas después de su triunfo y su aparatoso percance

del miércoles. Y lo cierto es que, hasta que el toro duró con pujanza, le instrumentó al quinto muletazos mucho más templados y largos que los de la faena que le valió las dos orejas. Paradojas del toreo, y de los públicos.

   

   -----------------

   

FICHA DEL FESTEJO:

Seis toros de Victoriano del Río, de fina lámina y seriedad en las cabezas sin exageraciones. En conjunto dieron juego, descastados y a menos, con varios toros rajados y huyendo de la pelea. Destacó, por su calidad, con poco gas, el quinto.

Sebastián Castella, de grana y oro: dos pinchazos y estocada honda (silencio tras aviso); pinchazo y media estocada trasera (ovación tras dos avisos).

José María Manzanares, de corinto y oro: media estocada desprendida (silencio); estocada atravesada (silencio).

Cayetano, de tabaco negro y oro: estocada desprendida (oreja con protestas); estocada desprendida (ovación).

Entre las cuadrillas, destacó la inteligente y eficaz brega de Iván García con el sexto. Rafael Viotti saludó tras banderillear al cuarto.

Vigésimo quinto festejo de abono de la feria de San Isidro, con lleno de "no hay billetes" (23.624 espectadores), en tarde primaveral.

EFE
Facebook Twitter Google Plus YouTube