Aguasdigital

aguasdigital.com

Toros

Lunes 22 de Octubre de 2018

El Marcador

Aguascalientes
20°
C
Nublado
clima
20°C Nublado
Aguascalientes
20°
C
Nublado
clima
20°C Nublado
Lunes 22 de Octubre de 2018
TOROS | 19/05/2018 16:45

Joselito Adame corta una oreja en Madrid

Joselito, escribió otra página dorada en el libro de la historia de familia y del toreo mexicano.
Joselito, escribió otra página dorada en el libro de la historia de familia y del toreo mexicano. (Foto:EFE )

Madrid.- Nadie sabe lo que mueve la fe hasta que no lo siente en sus propias carnes. Aquellos incrédulos agnósticos que solamente confían en lo palpable, físico y real, deben rechazar también los sueños e ilusiones, con la capacidad, el esfuerzo y el trabajo por conseguirlos. Quienes tienen fe tal vez no sean mejores, pero seguro son más felices por la satisfacción de fidelidad en sus creencias, y no hablamos de religión. Hoy no se movieron montañas, pero un tío mexicano con una fe mayor que la más alta cima, fue capaz de mover a los casi veintitrés mil agnósticos que desahuciaron toro y torero con anticipación, en adivinanza fracasada. La fe de uno solo para convertir a miles. Joselito, escribió otra página dorada en el libro de la historia de familia y del toreo mexicano.

Renglones escritos en el quinto desde que pegó un frenazo seco ante la capa del hidrocálido, sin pasar ni un lance y saliendo huido de las monturas en su manso caminar. Nadie hubiese apostado un centavo por el toro ni la faena, incluso algunos pitos de impaciencia se escucharon mientras D. José Guadalupe Adame Montoya pedía paciencia con el gesto. Solamente el hidrocálido tuvo fe en volver la tendencia con la doctrina que dicta la maestría de sus brazos y el oficio en la cabeza, con la verdad en el pecho y la firmeza en sus pies. Consintiendo al manso, cambiando los terrenos a la querencia y repitiendo toques durante cada pase. Dejando la pañosa en la cara para impedir la huida y entregando el alma. Con esos argumentos hilvanó lo impensado e imposible; extraer petróleo de pozo seco en series y remates de pecho, incluso redondo y trincherillas. Increíble lo que consiguió Adame con lo que tenía enfrente. La contundente estocada llenó de pañuelos el tendido para poder pasear un trofeo de gran peso. Si en la concesión de las orejas se tuviese en cuenta el comportamiento del oponente, juzgando cuando el de luces está por encima o por debajo de él, la trofeo que ha cortado hoy el mexicano es de las de más ley que se pudieran conceder. Cono lo de hoy son dos hermanos hidrocálidos, dos orejas en San Isidro, Madrid. Pura historia eterna del toreo.

En el segundo saludó la cuadrilla de Adame por la lidia y ejecución del tercio de banderillas, ante el falso despistado que despreció las primeras telas. Los estatuarios fueron traca inicial aguantando el retorno de cada encuentro cada vez más cerca de los muslos, con trago de tequila en cada uno, rematando con sabor dulce por abajo para levantar ovaciones convencidas. Primeras tandas diestras con poder y mando del general mexicano, con profundidad ante el noble con transmisión. Tono menor por el pitón izquierdo, para volver al bueno sin que ya lo fuese tanto, terminando con manoletinas como preludio de gran estocada con rápido efecto para hacer aparecer los pañuelos en minoría.

Complicado el primero sin dejarse encelar en capote y buscando pechos en banderillas, pasando por tonto el muy listo en la muleta hasta dejar pegarse muletazos con el desmayo propio de Curro Díaz, dejando el gusto de Linares en la mano corrida muy abajo hasta que por un tropezón se llevó durísima voltereta del toro que parecía en letargo. Entregado Curro aún volvió a la cara maltrecho para intentar con firmeza extraer algo más del sabio despistado y enterrar el estoque algo desprendido.

Adame puso la primera sal del cuarto quitando por caleserinas en las que luce capote como farol con luz de poca duración porque su matador Curro Díaz tuvo que lidiar una embestida descompuesta, soltando la cara y algún gañafón intermedio que anularon las opciones a pesar de los intentos con buena voluntad.

Fuerte carácter del tercero, empujando con el genio por delante en cada arreón tan difícil de llevar a pesar de la buena disposición de un Juan del Álamo que lo intentó ante el imposible.

Estuvo correcto el salmantino con el soso sexto, de más a menos como la faena marcada por la tendencia del animal.

Madrid, Las Ventas. 12ª de la Feria de San Isidro. Casi lleno

Toros de Alcurrucén y Lozano Hermanos (6º). Cinqueños de diversas hechuras, con complicaciones.

Curro Díaz, saludos y silencio

Joselito Adame, saludos tras petición y oreja

Juan del Álamo, silencio y silencio

Redacción
Facebook Twitter Google Plus YouTube