Aguasdigital

aguasdigital.com

Toros

Lunes 16 de Julio de 2018

El Marcador

Aguascalientes
13°
C
Parcialmente nublado
clima
13°C Parcialmente nublado
Aguascalientes
13°
C
Parcialmente nublado
clima
13°C Parcialmente nublado
Lunes 16 de Julio de 2018
Mundial Rusia 2018
TOROS | 16/05/2018 12:09

Madrid: Ureña roza la puerta grande

El diestro Paco Ureña da un pase a su primer toro durante el octavo festejo de la Feria de San Isidro.
El diestro Paco Ureña da un pase a su primer toro durante el octavo festejo de la Feria de San Isidro. (Foto:EFE )

Día del patrón en Madrid, San Isidro concede lluvia que alimenta cosechas de agricultores y llena manantial para curar desarreglos de salud a devotos, que fielmente cumplen su cita anual con la esperanza, bebiendo el agua del Santo y acudiendo vestidos de Chulapos y Manolas por la Pradera donde románticos todavía bailan un chotis con los pies sin salir de una baldosa, haciendo paréntesis para almorzar gallinejas y entresijos regados con vinillo de la tierra.

Muchos fieles a la tradición completaron el día acudiendo a Las Ventas, hasta casi completar su aforo, para presenciar una corrida a la que el patrón negó lluvia de trofeos pero llenó de capacidad a Ureña y mitigó algún desarreglo en el momento de López Simón, aunque castigó a El Fandi con el peor lote de un interesante encierro de El Puerto de San Lorenzo, con el que el torero murciano habría salido en hombros si algún demonio no hubiese desviado su espada al duro esqueleto del buen segundo.

No tuvo calidad el quinto, pero sí la movilidad y transmisión ante la que hay que poner y exponer de cara la cara. Sobrado Ureña de atributos para imponerse, dando ventajas, sin esconder la mirada ni el esfuerzo, de fiera a fiera, aguantando la cara suelta y la revuelta medida buscando prender. Echándose encima del peligro y además transmitiendo la dificultad de cada tanda ligada que tanto conmueve al tendido para arropar al valiente entre los olés y las palmas. Volcándose en el morrillo enterró el estoque sufriendo voltereta y esperó rindiendo honores con aplauso a su rival mientras éste resistía su muerte, para después pasear una oreja incontestable, por los momentos cumbres de épica en la tarde y la feria hasta hoy.

Ureña se mostró dispuesto también en el primero desde las verónicas de recibo y quite lucido por gaoneras, con los vuelos limpios sin obligar. Toro bravo y con calidad, noble y humillando, de los que llevan en los pitones bandeja de plata con la ofrenda de triunfo, en sueño cumplido para cualquier actuante en esta plaza. Entregado Ureña, fundiendo su cuerpo de oro con el negro animal para formar compacta imagen bordada en el ruedo, donde brotaban naturales a borbotones, sin goteo exquisito. Toreando por bajo y volcando el pecho, ligaba series sin que el toro se cansara de repetir, por izquierdo y derecho, generoso en el esfuerzo dejaba su bravura impregnada en la muleta y se la contagiaba al diestro que competía en el esfuerzo. Ambos tuvieron el mismo premio, una ovación, porque Ureña no acertó con el acero traidor cuando ya el esportón hacía hueco al premio.

Fandi es uno de los toreros más inspirados con el capote según volvimos a ver en su primero. Al contrario de Ureña, que puso valor en el quite por chicuelinas, sin mimo en el trazo y sin cuidados para su compañero, haciendo rodar a un toro sin fuerzas sobradas, que agotaba la reserva en vistosas banderillas del granadino, para llegar a la muleta defendiéndose en huelga de movimientos, haciendo obligatoria la abreviatura de firma con la espada. El cuarto salió huyendo del caballo arrollando capotes hasta quedar uno como antifaz, en ceguera también de raza. Puso la luz Fandi en banderillas cuajando buen tercio, sin flores pero con fuerte tallo profesional, clavando de dentro a fuera con maestría, con méritos para desmonterar cualquier subalterno, o maestro, pero Madrid le mide con vara ciega. Último tercio sobrante, por el marmolillo parado confirmando el peor lote, liquidado de espadazo certero.

El tercero también encerraba cualidades pero no tuvo continuidad. Al principio mostraba un punto de clase y además López Simón le cogió el pulso, pero después se fue apagando en una incertidumbre a la que el madrileño no volvió la cara, mostrando su valor incluso en las bernardinas finales dejando que los pitones acariciaran su vestido sin corregir la figura.

También faltó calidad al sexto, pero sin perder la seriedad como denominador común de la corrida, ante la que todo lo que se hizo tuvo importancia. Aguantó Simón al principio para encajar después una tanda, que se quedó aislada porque sonó corneta a rebato para salir de la trinchera y tener enfrentamiento cuerpo a cuerpo, donde el diestro demuestra fría serenidad aunque sin opción de más que mostrar valor, justo donde se encuentra ahora su carrera, aunque con muestras de la recuperación para laureles deseados.


Madrid, Las Ventas. 8ª de la Feria de San Isidro. Casi lleno

Toros de Puerto de San Lorenzo, serios y diversos, destacando el segundo.

El Fandi, silencio y silencio

Paco Ureña, saludos tras aviso y oreja

López Simón, silencio y silencio tras aviso

Mariano Aliaga
Facebook Twitter Google Plus YouTube