Aguasdigital

aguasdigital.com

Toros

Miércoles 22 de Enero de 2020

El Marcador

Aguascalientes
C
Despejado
clima
8°C Despejado
Aguascalientes
C
Despejado
clima
8°C Despejado
Miércoles 22 de Enero de 2020
TOROS | 09/01/2020 23:10

Castella y Arcila triunfan en festival taurino de Manizales

El torero francés Sebastián Castella lidia a su segundo toro Barco de 544kg de la ganadería de Las Ventas, durante la tercera corrida de la feria de Manizales, (Colombia). EFE/ SANTIAGO OSORIO
El torero francés Sebastián Castella lidia a su segundo toro Barco de 544kg de la ganadería de Las Ventas, durante la tercera corrida de la feria de Manizales, (Colombia). EFE/ SANTIAGO OSORIO (Foto:EFE )
Manizales (Colombia), 9 ene (EFE).- El diestro francés Sebastián Castella junto al colombiano José Arcila se convirtieron en los grandes triunfadores del festival taurino de la 65 Feria de Manizales al cortar, cada uno de ellos, dos orejas. Los novillos toros de Ernesto Gutiérrez Arango fueron desiguales de comportamiento, con un notable quinto al que se premio con la vuelta al ruedo. FICHA DEL FESTIVAL DE NOVILLOS Toros de Ernesto Gutiérrez Arango. Se le dio la vuelta al ruedo al quinto. Enrique Ponce, pinchazo y desprendida, saludo tras aviso. El Juli, cuatro pinchazos y entera. Silencio tras aviso. El Cid, entera y tres intentos de descabello. Palmas tras aviso. Sebastián Castella, espadazo y dos orejas. José Arcila, espada perpendicular y dos orejas. David Martínez, siete pinchazos y entera. División de opiniones tras dos avisos. Pablo Aguado, espadazo y descabello. Palmas tras aviso. --------------------------- CASTELLA Y ARCILA SE MARCHAN CON HONORES EN FESTIVAL TAURINO DE MANIZALES El torero francés Sebastián Castella volvió a usar el camino que más le gusta en Manizales, aquel que lleva al éxito. Y el torero local José Arcila le siguió los pasos. Ambos se convirtieron así en triunfadores del festival taurino que contó con lleno en los tendidos. El festejo tuvo como apertura a un novillo que metió la cara y repitió en el templado capote de Enrique Ponce. En la muleta en cambio se quedó corto y fue mirón. Pero era Ponce y las cosas fueron a mejor, con mando y temple. Pinchazo y espada desprendida. El segundo para El Juli, que comenzó con lentitud y se hizo pronto al mando sin despeinarse. Pero el novillo se apagó pronto y todo debió correr por cuenta del diestro español. Pinchazos, entera y silencio tras aviso. El tercero, último de El Cid en Colombia, no mostró de aparición muchos arrestos. El torero andaluz se vio obligado entonces a tirar del animal en procura de lograr respuestas. De ahí salió una muestra de voluntad que si bien despertó el cariño de los tendidos no pudo contarse en términos de cantidad y calidad porque el de Gutiérrez no colaboró. Espada trasera y descabello. Palmas tras aviso. Lecciones con el capote de Sebastián Castella sirvieron para darle la bienvenida al cuarto de la noche, que empujó en el caballo. En la muleta, francés dio casi de inmediato con la veta y las tandas de naturales y derechazos se dejaron venir encadenados y rítmicos, ante un ejemplar con mejor comienzo que final. Espadazo y dos orejas. El torero local José Arcila dijo presente en el quinto con lances que tocaron el techo de la plaza por su variedad y torería. La suerte de la silla revivió viejos tiempos y a partir de ahí todo fue redondo en temple y eco de los tendidos. Había un torero en el ruedo dueño de sí y de su futuro, con las notas del pasodoble de la Feria. Espada perpendicular y dos orejas a ley, como la vuelta al ruedo al toro. David Martínez se estrenaba en este ruedo y los deseos de hacerse lugar en la afición de la Monumental asomaron desde el primer momento. Conectó con la gente en las banderillas puestas en lo alto. Con la muleta el novillo se paró y Martínez tuvo que echar mano de todos los recursos válidos en la lidia para sacar algún partido. Larga sesión de pinchazos y dos avisos entre palmas y protestas. Pablo Aguado tenía puestos encima los ojos de la expectativa. El novillo punteó en las primeras suertes. Y lo siguió haciendo, solo que Pablo Aguado capeó, hasta donde pudo, ese temporal con garbo y mucho sitio. Espadazo, descabello y palmas tras un aviso. Víctor Diusabá Rojas
EFE
Facebook Twitter YouTube