Aguasdigital

aguasdigital.com

Polideportivo

Viernes 20 de Septiembre de 2019

El Marcador

Aguascalientes
24°
C
Posible Lluvia Ligera
clima
24°C Posible Lluvia Ligera
Aguascalientes
24°
C
Posible Lluvia Ligera
clima
24°C Posible Lluvia Ligera
Viernes 20 de Septiembre de 2019
POLIDEPORTIVO | 12/09/2019 12:40

Hong Nanli, la más grande de la cancha en China

La octogenaria fotoperiodista Hong Nanli, posa mostrando su cámara, durante una entrevista concedida a Efe este jueves, en Shanghái, en China, en la que comenta que lo único que le impide trabajar es la burocracia,
La octogenaria fotoperiodista Hong Nanli, posa mostrando su cámara, durante una entrevista concedida a Efe este jueves, en Shanghái, en China, en la que comenta que lo único que le impide trabajar es la burocracia, "algunos recintos no están preparados para mí, tienen muchas escaleras y me niegan el acceso porque dicen que no cumplen las condiciones para que yo pueda trabajar o que hay multitudes y sería peligroso. Ese es mi único problema". EFE/ Juan Carlos Hidalgo (Foto:EFE )
Shanghái (China), 12 sep (EFE).- Mide poco más de metro y medio pero Hong Nanli es la más grande de las canchas de básquet en China. A sus 81 años de vida intensa, continúa disparando su cámara de fotos bajo la canasta y piensa seguir haciéndolo hasta que las piernas le fallen. "Trabajaré hasta cuando no pueda a caminar. Continuaré mi trabajo si puedo caminar y me dan las acreditaciones", cuenta a Efe en una entrevista la histórica y única del fotoperiodismo deportivo en China. Única por veterana y también por mujer, en una profesión dominada por hombres, especialmente en China. Ni el peso de los objetivos ni los años de sus piernas, lo único que le impide trabajar es la burocracia. "Algunos recintos no están preparados para mí, tienen muchas escaleras y me niegan el acceso porque dicen que no cumplen las condiciones para que yo pueda trabajar o que hay multitudes y sería peligroso. Ese es mi único problema", comenta. Madre de dos hijos y abuela de dos nietos, Hong se defiende cuando se le cuestiona si no estaría más tranquila jubilada en casa, cuidando de sus nietos y disfrutando de su familia: "¿Quién dice que no pueda hacer las dos cosas? Tengo que cuidar a la familia y esto es mi trabajo, lo que me hace feliz. Las dos cosas no son contradictorias". Estos días está más feliz que de costumbre, pues ha podido cumplir otro de sus sueños, retratar un mundial de su deporte favorito, el baloncesto, organizado en su país, cuenta a Efe nada más acabar el partido de cuartos de final de España contra Polonia. Todo ello pese a que no ha podido estar acompañada por su marido de 87 años, quien siempre va con ella a los partidos. "Es una pena, pero como es una competición tan importante no le dieron la acreditación". Él, explica, también está muy bien de salud y siempre la ha apoyado en su carrera. "Era jugador de fútbol y árbitro, así que siempre ha entendido mis horarios complicados, que tuviera que trabajar en fin de semana". Desde el pasado domingo 1, cuando se disputó el primer partido en el Oriental Sports Center de Shanghái, la "maestra Hong", como la llaman sus colegas, llega sola cada día al estadio, cargando su maleta de ruedas. Las cámaras, los objetivos, un pesado equipaje que no la detiene, aunque reconoce que entre partido y partido trata de no moverse mucho. "No tengo tanta agilidad como los jóvenes y si me voy corro el riesgo de que me quiten el sitio", cuenta la fotógrafa, que actualmente trabaja para la revista de la aerolínea Shanghái Airlines. ¿Cuántos días trabaja a la semana? Todos. "Esta misma mañana, antes de venir al partido, he estado haciendo fotos de una competición de billar. En Shanghái hay mucho que hacer", asegura. Aunque no se lo confiesa a Efe, al buscar en internet su nombre aparece en una noticia otra de sus increíbles ocupaciones: directora y profesora de baile en una academia destinada principalmente a mujeres de más de 50 años, una tarea que la ocupa desde hace más de 25 años. Y es que la vida de Hong ha sido deporte. Comenzó siendo gimnasta para el equipo de Shanghái, pero tuvo que dejarlo por problemas físicos y decidió hacerse jueza de gimnasia, con solo 21 años. Después, entró a trabajar en el departamento de deportes de las oficinas del Gobierno de Shanghái y ahí fue cuando la destinaron a la tarea de fotógrafa. "Hacíamos lo que nos pedían, no tenía otra opción ya que perdía mi trabajo. La organización me pidió que hiciera este trabajo y yo lo hice", cuenta la fotógrafa, quien entonces no tenía ningún tipo de formación al respecto. Después de entrar este área, "cada vez me gustó más". Hoy, 41 años después de comenzar, se siente "honrada" de haber fotografiado "la historia del deporte chino". Por su lente han pasado los más grandes, pero de quien guarda más cariño es de Yao Ming, a quien retrató desde que era un niño que destacaba, luego una estrella en la NBA y después un mito, el más grande baloncestista chino de la historia. "Tengo muy buena relación con Yao Ming y su familia, he tomado muchas fotos en su casa. Siempre bromeo diciendo que he tomado la foto de la familia más alta del mundo", cuenta. Fue el propio Yao Ming quien hace un par de años le dio un premio por su contribución al baloncesto. "Él me animó a tomar fotos durante veinte años más, a seguir retratando el deporte chino. Por cosas así son por las que seguiré trabajando duro". Hong sentencia la entrevista en un mensaje de texto, unas horas después de la charla. ¿Es verdad que usted sigue manteniendo una academia de baile? "Lo es. Me lo paso muy bien y hay tanto por hacer cada día...". Paula Escalada Medrano
EFE
Facebook Twitter YouTube