Aguasdigital

aguasdigital.com

Fútbol Internacional

Miércoles 19 de Junio de 2019

El Marcador

Aguascalientes
24°
C
Mayormente Nublado
clima
24°C Mayormente Nublado
Aguascalientes
24°
C
Mayormente Nublado
clima
24°C Mayormente Nublado
Miércoles 19 de Junio de 2019
FúTBOL INTERNACIONAL | 23/05/2019 05:10

Messi no se borra de la final menos deseada de la temporada

El delantero argentino del FC Barcelona Leo Messi celebra un gol durante un partido. EFE/Archivo
El delantero argentino del FC Barcelona Leo Messi celebra un gol durante un partido. EFE/Archivo (Foto:EFE )
Barcelona, 23 may (EFE).- El Barcelona tiene la oportunidad de ganar la Copa del Rey y sellar su segundo doblete consecutivo, pero la final contra el Valencia llega en un momento inoportuno, entre la debacle europea y la Copa América, prioridad para varios jugadores, entre ellos un Leo Messi que, pese a todo, no ha querido borrarse de la final. El astro rosarino, que en agosto pasado prometió luchar por "esa copa tan linda y deseada que es la 'Champions'", abandonó el estadio del Liverpool, Anfield, el pasado 7 de mayo, entre reproches de los aficionados tras la derrota de su equipo por un contundente 4-0. De nada sirvió su doblete en el partido de ida de las semifinales, porque el 3-0 cosechado en el Camp Nou quedó en agua de borrajas al cruzar el Canal de la Mancha. Con esa renta se diluyó también la ilusión de la afición culé, que ya saboreaba, una nueva final de la Liga de Campeones. Pero pronto dejó claro el seleccionador argentino, Lionel Scaloni, que el '10' no tenía tiempo para lamentarse. "Es un palo importante, pero tiene que reponerse para lo que viene", dijo Scaloni, que ya en marzo confirmó la presencia de Messi en la Copa América "con una predisposición máxima". El capitán del cuadro catalán hizo caso a su seleccionador y empezó a recuperar su ánimo a golpe de goles ligueros. Ante el Eibar, en la última jornada de LaLiga Santander, ya volvió a gritar las dos dianas que encadenó en poco más de un minuto. El referente del Barcelona, con su comparecencia ante madrileños y vascos, cuando el Barça ya tenía el título de Liga bajo el brazo, dejó patente su compromiso, incluso en lo más hondo de la depresión azulgrana. Y también lo hará el próximo sábado en el Benito Villamarín, al liderar a sus compañeros en el envite que podría dar a los catalanes su quinta Copa del Rey consecutiva y la trigésimo primera de su historia. No todos los jugadores del Barcelona tomaron el mismo camino que Messi tras la calamitosa eliminación de Anfield. Luis Suárez decidió no comparecer en la final de la Copa y operarse la rodilla antes del final de la temporada, con la esperanza de llegar a tiempo para disputar la Copa América con Uruguay. Tampoco saltará al césped del Villamarín otro de los atacantes protegido por el argentino durante todo el curso, el francés Ousmane Dembélé, que no se ha recuperado de una rotura en el bíceps femoral. El galo se lesionó al esprintar en la primera jugada de una intrascendente visita del Barcelona a Balaídos, el fin de semana antes de viajar a Liverpool. La presencia del brasileño Philippe Coutinho, que arrastra problemas musculares, tampoco está asegurada ante el Valencia, por lo que Messi podría verse rodeado en el ataque de jugadores poco habituales, como Malcom, o incluso de algún canterano. En cualquier caso, el astro ha aceptado el reto de hacer buena cualquier fórmula que dibuje Ernesto Valverde para firmar este sábado el noveno doblete doméstico de la historia del Barça. Miquel Muñoz
EFE
Facebook Twitter Google Plus YouTube