Aguasdigital

aguasdigital.com

Toros

Martes 17 de Julio de 2018

El Marcador

Aguascalientes
15°
C
Nublado
clima
15°C Nublado
Aguascalientes
15°
C
Nublado
clima
15°C Nublado
Martes 17 de Julio de 2018
Mundial Rusia 2018
TOROS | 08/04/2018 23:10

Oreja para Moral y cornada grave a Román en una tarde sevillana nada abrileña

El torero español Román lucha con su primer toro durante la feria taurina de abril celebrada en la plaza de toros La Maestranza. EFE
El torero español Román lucha con su primer toro durante la feria taurina de abril celebrada en la plaza de toros La Maestranza. EFE (Foto:EFE )
Paco Aguado Sevilla, 8 abr (EFE).- Con una oreja para Pepe Moral, por cuajar varios naturales de hondo temple, y una extensa cornada al valenciano Román se saldó la corrida de hoy de la feria de Sevilla, celebrada durante una tarde ventosa, fría y absolutamente atípica del mes abril en la Maestranza. FICHA DEL FESTEJO: Seis toros de Las Ramblas, de buena presencia, bien armados y, en general, de buenas hechuras. De juego dispar, destacaron por su clase, aun medidos de fuerzas, el cuarto y el quinto; en contraste con el genio defensivo del sexto, que fue el peor. El primero, bravo pero a menos, y el resto, bajos de raza o de escaso fuelle. Curro Díaz, de turquesa y oro: estocada honda desprendida (vuelta al ruedo); estocada corta y tres descabellos (silencio en el que mató por Román); y bajonazo (vuelta al ruedo tras petición de oreja). Pepe Moral, de tabaco y oro: pinchazo, estocada perpendicular atravesada y descabello (silencio); estocada atravesada y descabello (oreja); y estocada tendida y cuatro descabellos (silencio). Román, de plomo y oro: herido por su primero. Fue intervenido en de una cornada grave "en cara antero-externa del miembro inferior izquierdo, región pretibial, en una extensión de 15 cms., con dos trayectorias, una ascendente y otra posterior que lesiona musculatura alcanzando espacio posterior, donde lesiona estructura vascular venosa". Entre las cuadrillas, Raúl Martí y El Sirio saludaron tras banderillear al tercero, al que bregó con temple Raúl Martí. Al finalizar el paseíllo se guardó un minuto de silencio en memoria del rejoneador Ángel Peralta, fallecido el sábado. Segundo festejo de abono de la Feria de Abril, con algo menos de media entrada (unas 12.000 personas), en tarde ventosa y fría. ------------- SIN TÓPICOS Ni sol, ni color, ni vencejos ni aroma de azahar. Ninguno de los típicos tópicos de las corridas abrileñas de Sevilla se dieron en esta corrida que ha abierto un ciclo taurino en la Maestranza que, hasta el momento, parece más otoñal que primaveral. En cambio, en el ruedo si que se volvió a vivir la eterna dualidad de la fiesta, la del dolor y la gloria, la de la sangre y el triunfo, representados en la cornada sufrida por Román y la oreja cortada por el sevillano Pepe Moral. El percance llegó primero, una vez que el tercer toro, rajadito y sin apenas celo, se paró bajo el cuerpo de Román en mitad de un pase en el que el valenciano le retiró demasiado pronto el engaño de la cara. Le bastó así al animal, que hasta entonces no había desarrollado mayores complicaciones, con soltar un derrote para hacer trastabillar al torero y, de seguido, prenderle y calarle en la pantorrilla izquierda. Sangrando visiblemente, Román, que ayer sábado reapareció tras otro grave percance sufrido en Fallas, fue trasladado rápidamente a la enfermería. Sus compañeros tuvieron así que matar tres toros cada uno, por lo que se corrió turno y en cuarto lugar salió el enlotado en principio como quinto para Pepe Moral: un castaño de Las Ramblas, algo alto de agujas y que empujó de verdad en el caballo, donde se dejó parte de sus energías. Aun así, el toro, como mostró bajo el peto, embistió siempre con la cara abajo y con entrega a la muleta del sevillano que, cuando por fin se echó la muleta a la mano izquierda le cuajó, sin posibilidad de ligazón, varios naturales excelentes, más sutiles y templados en el trazo que en el cite, pero tan hondos que incluso hicieron sonar la música. Especialmente buenos y redondos fueron los pases de la última tanda, los que terminaron de calentar el tendido y hacer que se pidiera, tras una estocada algo defectuosa, esa primera y única oreja de la corrida. Porque ni antes, con el desfondado segundo, ni después, con el áspero y "orientado" sexto, pudo Moral sacar mayor partido estadístico. Como tampoco se atendió la mayoritaria petición de otro trofeo para Curro Díaz en el quinto, probablemente porque la presidenta tuvo en cuenta el feo bajonazo con que remató la faena. Por eso el torero de Linares, que ya había dado una vuelta al ruedo tras salpicar algunos detalles de buen gusto ante el bravo, pero rebrincado, primero de la tarde, acabó también paseando el anillo después de que el quinto le ofreciera una veintena larga de nobles y largas embestidas. Se gustó por momentos Díaz con ellas, e incluso hizo que también arrancara la banda de música, pero en el global de la faena se echó en falta un mando mayor de su muleta, con la que sobre todo acompañó las arrancadas desde la pala del pitón, más allá del pellizco y de la compostura con que envolvió el asunto. EFE pa/eaf (foto)
EFE
Facebook Twitter Google Plus YouTube