Aguasdigital

aguasdigital.com

Toros

Sábado 23 de Junio de 2018

El Marcador

Aguascalientes
15°
C
Muy nublado
clima
15°C Muy nublado
Aguascalientes
15°
C
Muy nublado
clima
15°C Muy nublado
Sábado 23 de Junio de 2018
Mundial Rusia 2018
TOROS | 17/02/2018 19:40

Enrique Ponce y Juan de Castilla triunfan en Medellín

El torero español Enrique Ponce en acción durante la cuarta corrida de la 27 Feria Taurina La Macarena, en Medellín (Colombia). EFE
El torero español Enrique Ponce en acción durante la cuarta corrida de la 27 Feria Taurina La Macarena, en Medellín (Colombia). EFE (Foto:EFE )
Medellín (Colombia), 17 feb (EFE).- El diestro español Enrique Ponce y el colombiano Juan de Castilla cortaron una oreja cada uno y se convirtieron hoy en triunfadores de la corrida de cierre de La Feria de La Macarena. El Juli, tercer alternante, no pudo cobrar en trofeos una buena tarde, marrada con la espada. El encierro de Ernesto Gutiérrez Arango no lució ante una plaza casi llena. Ficha de la corrida: Seis toros de Ernesto Gutiérrez Arango, desiguales de presentación. Bravo y con calidad el tercero. Los demás, con escaso fondo y fuerza. Enrique Ponce (perla y oro) palmas tras aviso y oreja. Pinchazo, tres cuartos y dos golpes de descabello. Espada trasera y golpe de descabello. El Juli (azul marino y plata) palmas y palmas. Pinchazo y entera. Espada trasera. Juan de Castilla (azul celeste y oro) ovación tras tres avisos y oreja. Espada contraria y seis golpes de descabello. Espadazo. PONCE Y DE CASTILLA SE FAJAN Y TRIUNFAN EN MEDELLÍN La última del abono de la Feria de La Macarena tuvo como grandes protagonistas a los de a pie. Enrique Ponce, El Juli y Juan de Castilla apostaron todo por echar arriba la tarde y al final lo consiguieron frente a un encierro de Ernesto Gutiérrez Arango, que no terminó por romper y del que apenas el tercer ejemplar supo salir de la monotonía. La tarde se desgranó a partir de las diversas expresiones, que pasaron por el arte y el poder en la exhibición de apertura de Enrique Ponce. Hubo capote de colección y muleta hecha de temple y mando, ante las embestidas del noble primero. Al toro le faltó una pizca de fondo para sacar una mejor nota. El valenciano siempre fue superior a su enemigo, pero el acero dijo no a los trofeos. El Juli, por su parte, debió dedicar tiempo y esfuerzos para intentar tapar la manifiesta debilidad de fuerzas de las extremidades anteriores del segundo de la corrida. Con técnica depurada puso a funcionar al ejemplar en series donde si algo faltó fue la emoción del animal en suerte. Con la espada no acertó en el primer intento y todo quedó en palmas. La tarde se fue arriba en el franco y noble tercero, con el que Juan de Castilla demostró una vez más, como si hiciese falta, que está para trepar en el escalafón. Hubo series de mano baja sobre ambos pitones para poner la plaza a jalear sentidos olés. Pero, una vez más como en lo visto hasta ese momento, la tizona no entró y menos el descabello, hasta escuchar los tres avisos y pasar el torero local a la enfermería por una lesión en su mano derecha. El cuarto turno tuvo indudablemente la firma de Ponce. Con poco como materia prima, un ejemplar distraído y escaso de alegría, el nacido en Chiva no ahorró esfuerzos para sacar lo mejor de los tibios viajes del ejemplar. Oreja cara que el respetable acompañó con gritos de "¡Torero!". Enseguida, El Juli topó con el más complejo del festejo, un astado al que, aparte de faltarle fuerza y fondo, se defendió en cada cite, sin entregarse jamás. El de Velilla de San Antonio se puso firme y logró arrancar algunos muletazos que la gente supo agradecer. El sexto migró de áspero o desentendido pero hubo cabeza y manos, las de Juan Castilla, que supieron someterlo para dar a luz tandas impensadas y en terrenos más que comprometidos. Faena de factura y remate con espada trasera que trajo consigo un trofeo justo y merecido.
EFE
Facebook Twitter Google Plus YouTube