Aguasdigital

aguasdigital.com

Toros

Miércoles 17 de Enero de 2018

El Marcador

Aguascalientes
C
Despejado
clima
9°C Despejado
Aguascalientes
C
Despejado
clima
9°C Despejado
Miércoles 17 de Enero de 2018
TOROS | 02/12/2017 01:10

El Fandi, Castella y Colombo, dos orejas simbólicas cada uno

El torero español David Fandila, El Fandi, habla durante una entrevista concedida a Efe, ayer en Quito. EFE
El torero español David Fandila, El Fandi, habla durante una entrevista concedida a Efe, ayer en Quito. EFE (Foto:EFE )
Quito, 1 dic (EFE).- Con una plaza hasta la bandera se celebró la noche del viernes en Quito el décimo tercer festival Virgen Esperanza de Triana donde el español David Fandila, el francés Sebastián Castella y el venezolano Jesús Enrique Colombo dieron una cátedra de toreo obteniendo dos orejas simbólicas cada uno. La corrida comenzó con el toque de clarines y el paseo de la Virgen de Triana, cargada por los tres matadores de la noche, según marca la tradición taurina local. El primero de la tarde fue para "El Fandi" que recibió al toro con verónicas ceñidas y de temple. En banderillas invitó a Colombo para que lo acompañase en el tercio. La muleta tuvo una faena de muchos matices con gran torería y temple que lo hicieron acreedor de una oreja simbólica, representada por una rosa de algodón de azúcar, debido a que en Quito no hay tercio de espadas. En el cuarto de la tarde Fandila dio un saludo capotero por larga cambiada y verónicas de temple. Cumplió con el tercio de banderillas de forma espectacular y con su tradicional sello de fábrica, el par al violín. En este tercio sufrió un percance que le afectó en la rodilla pero entregado al máximo, y con mucho esfuerzo, realizó la faena de muleta de la mejor forma posible, haciéndose acreedor de otra oreja simbólica. La corrida tuvo lugar en la Plaza Belmonte, con un aforo de apenas 3.000 personas y la única en la capital ecuatoriana que alberga este tipo de espectáculos desde que hace unos cinco años se suspendió por referendo el tercio de espadas. El festejo acabó con la famosa feria del Jesús del Gran Poder que tenía lugar en la Monumental de Quito, con capacidad para 15.000 espectadores. El número dos de la tarde fue para el torero francés Sebastián Castella, que se enfrentó a un toro de pocas cualidades y bastante débil que limitó mucho el trabajo del diestro y causó malestar entre el público, que llego a exigir a la presidencia un toro de regalo. Palmas Más suerte tuvo Castella con el quinto de la tarde, un toro que mostró la calidad del matador; lo mejor con el capote: verónicas a pies juntos y el quite por chicuelinas. Ya en la muleta el francés dio muestras de su buen oficio dejando bien ligadas tandas de muleta y su sello personal: el pase cambiando por la espalda. Dos orejas simbólicas. El tercero y el sexto fueron para Jesús Enrique Colombo, torero venezolano que tomó recientemente la alternativa en Lima pero que demostró por qué es uno de los toreros revelación. Lastimosamente, el sexto toro no supo ayudarlo y dejó el premio de Colombo en las dos orejas simbólicas que le habían sido otorgadas en el tercero de la noche. La feria de Quito, con motivo de la fundación de la ciudad por los conquistadores españoles en 1534, continúa hoy sábado en la misma Plaza Belmonte con los españoles Antonio Ferrera y Ginés Marín, y el peruano Andrés Roca Rey.
EFE
Facebook Twitter Google Plus YouTube