Aguasdigital

aguasdigital.com

México

Martes 13 de Noviembre de 2018

Alerta

Aguascalientes
15°
C
Despejado
clima
15°C Despejado
Aguascalientes
15°
C
Despejado
clima
15°C Despejado
Martes 13 de Noviembre de 2018
MéXICO | 28/08/2018 17:02

Madre de cuatro desaparecidos denuncia narcogobierno

María Herrera, madre de cuatro desaparecidos a manos del crimen organizado
María Herrera, madre de cuatro desaparecidos a manos del crimen organizado (Foto:Agencias )

México.- María Herrera, madre de cuatro desaparecidos a manos del crimen organizado, denunció hoy que en México manda un "narcogobierno" que evita "solucionar el problema" de las desapariciones, aunque se mostró dispuesta a "perdonar" con la condición de que regresen los extraviados.
El día en que se cumplen 10 años de la desaparición de dos de sus hijos, una emocionada María Herrera manifestó que sigue "luchando para demostrar al Gobierno que sí se puede trabajar muchísimo cuando hay voluntad" para hallarlos.
"Seguimos muy lejos de que el Gobierno solucione este problema. Nos dimos cuenta poco a poco de que estamos gobernados por un narcogobierno", aseveró en rueda de prensa Herrera, quien se ha convertido en un emblema nacional en la búsqueda de desaparecidos.
El 28 de agosto de 2008, sus hijos Raúl y Salvador, de 19 y 24 años, respectivamente, desaparecieron en el violento estado de Guerrero junto con cinco compañeros de trabajo cuando regresaban de un viaje en el vecino estado de Oaxaca.
Días después fue encontrada calcinada su camioneta, aunque no se abrió ninguna investigación y la fiscalía local desestimó las pruebas presentadas por la familia.
El 22 de septiembre de 2010, sus hijos Gustavo y Luis Armando, de 28 y 25 años, respectivamente, desaparecieron junto con otros familiares tras ser retenidos por policías municipales en una carretera del estado de Veracruz.
Para doña María, como la conocen en los movimientos pro derechos humanos, esa segunda desaparición supuso "una destrucción como una bomba atómica".
"Esperaba encontrar a mis hijos (...) nunca pensé que en dos años desaparecerían otros dos", relató desconsolada.
En un día como hoy, María se siente "muy cansada de llorar", pero avisa que jamás se dará "por vencida".
"Buscamos con el corazón; es una necesidad que tenemos los familiares de encontrarles", sentenció en una rueda de prensa en la sede del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, en la capital mexicana.
En un momento en que el presidente electo de México, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, está impulsando foros por la paz para reconciliar el país, María Herrera se declaró dispuesta a "perdonar" a los anteriores Gobiernos "siempre que nos entreguen a todas las personas a nuestros hogares".
Añadió que "sería una satisfacción" que el nuevo Ejecutivo, que entrará en funciones el 1 de diciembre, evitara más desapariciones.
De acuerdo con registros oficiales, al menos 37.436 personas permanecen no localizadas en México.
María Herrera llegó a encararse en 2011 al presidente Felipe Calderón (2006-2012), del conservador Partido Acción Nacional (PAN), a quien exigió justicia para los desaparecidos.
Bajo el mandato de Enrique Peña Nieto (2012-2018), del Partido Revolucionario Institucional (PRI), el caso más mediático ha sido la desaparición en 2014 de los 43 estudiantes de la escuela para maestros de Ayotzinapa, en Guerrero.
Según Herrera, ese caso fue "la gota que colmó el vaso" y que dio "un impulso" y "fuerza" a las familias de desaparecidos para seguir buscando.
En estados azotados por el narcotráfico, como el norteño Tamaulipas, asociaciones de madres organizan expediciones con picos y palas para encontrar los cuerpos de sus hijos en fosas comunes ante la inactividad de las autoridades.
En la misma rueda de prensa, Santiago Corcuera, quien presidió el Comité contra Desaparición Forzada de Naciones Unidas, exigió que las fiscalías sean independientes del Poder Ejecutivo para poder investigar "los crímenes cometidos por agentes del Estado".
También señaló que para acabar con "la tragedia" de la violencia en México, hay que retirar "paulatinamente" las Fuerzas Armadas de las funciones de seguridad pública, dado que están entrenadas en "usar la fuerza como primer recurso".
Por su parte, el activista Pietro Ameglio lamentó que el nivel de movilizaciones ciudadanas en México "es insuficiente ante los niveles de violencia que tenemos" y aseguró que ya es hora de ejercer "desobediencia civil".
"Vamos a hacer nosotros lo que el Estado no hace y lo haremos sin pedir permiso", sentenció.

EFE
Facebook Twitter Google Plus YouTube