Aguasdigital

aguasdigital.com

Mundo

Miércoles 12 de Agosto de 2020

Alerta

Aguascalientes
23°
C
Despejado
clima
23°C Despejado
Aguascalientes
23°
C
Despejado
clima
23°C Despejado
Miércoles 12 de Agosto de 2020
MUNDO | 03/07/2020 12:40

La Policía Boliviana reabre una comisaría atacada como símbolo de resiliencia

En la imagen, el ministro interino de Gobierno (Interior), Arturo Murillo. EFE/Martín Alipaz/Archivo
En la imagen, el ministro interino de Gobierno (Interior), Arturo Murillo. EFE/Martín Alipaz/Archivo (Foto:EFE )
La Paz, 3 jul (EFE).- La "reinauguración" de un edificio policial en la ciudad de El Alto, quemado y destruido en los disturbios de noviembre en el país, fue celebrada este viernes como un símbolo de "resiliencia" y de una nueva etapa para la Policía Boliviana, cuyos uniformados además ayudaron en su reconstrucción. "Este edificio no solo representa la entrega de un inmueble, este edificio es una muestra de la fortaleza de la Policía y su capacidad de resiliencia, hoy más que nunca la verde olivo está de pie y con la frente en alto", expresó el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) de la Policía Bolivia en El Alto, Walter Sosa. El edificio donde funcionaba esta dependencia policial en la ciudad alteña, colindante con La Paz, fue quemado y destrozado hace más de siete meses durante el conflicto político y social que vivió entre octubre y noviembre del año pasado, que dejó al menos 36 fallecidos y más de ochocientos heridos en actos violentos según datos de la Defensoría del Pueblo de Bolivia. La reapertura "sirve para cancelar una época e inaugurar otra" y fue posible gracias a la ayuda de los policías, destacó Sosa. "Nuestros camaradas han construido ladrillo a ladrillo la FELCC de El Alto, nuestro personal policial que ha cambiado el uniforme por el overol, el escritorio por la pala y el cincel para trabajar estos cimientos sin descuidar la atención de los casos", enfatizó el director. Por su parte, el ministro interino de Gobierno (Interior), Arturo Murillo, pidió respetar un minuto de silencio por los 48 oficiales policiales que fallecieron en estos tres meses por la COVID-19 en Bolivia. Murillo destacó el esfuerzo incluso económico que algunos policías realizaron para acondicionar esa infraestructura, que había quedado en cenizas. "Feliz de inaugurar esta casa de los alteños, yo espero que nunca más sucedan estas cosas", refirió, a la vez que pidió unidad entre bolivianos para salir de esta crisis por la COVID-19 y sostuvo que no es momento de confrontación que solo lleva "al duelo y a la muerte". Los disturbios en octubre y noviembre del año pasado dejaron varias unidades policiales dañadas, luego de que algunas se amotinaran contra el Gobierno de Evo Morales y posteriormente celebraran la salida del poder del entonces presidente, tras lo que grupos violentos destrozaron comisarías. La ciudad de El Alto, la segunda mayor de Bolivia con cerca de un millón de habitantes, sufrió algunos de estos ataques a puestos de Policía, cuyos agentes tuvieron que huir al ver amenazada su vida. Morales denunció que era forzado a dejar el poder por un golpe de Estado en medio de presiones de militares y policías, entre otras, para privarlo de una nueva victoria electoral en los comicios de octubre y obligarlo a renunciar tras casi catorce años al frente del país.
EFE
Facebook Twitter YouTube