Aguasdigital

aguasdigital.com

Mundo

Viernes 22 de Marzo de 2019

Alerta

Aguascalientes
16°
C
Parcialmente Nublado
clima
16°C Parcialmente Nublado
Aguascalientes
16°
C
Parcialmente Nublado
clima
16°C Parcialmente Nublado
Viernes 22 de Marzo de 2019
MUNDO | 21/02/2019 19:40

Un hombre revela que fue violado por un sacerdote hace 36 años en Costa Rica

Arnoldo Villalta aseguró este jueves en conferencia de prensa, que cuando era menor de edad, en 1983, fue abusado y violado por el sacerdote Hernán Castillo Huertas, e hizo un llamado a otras víctimas a denunciar hechos similares en Costa Rica. EFE
Arnoldo Villalta aseguró este jueves en conferencia de prensa, que cuando era menor de edad, en 1983, fue abusado y violado por el sacerdote Hernán Castillo Huertas, e hizo un llamado a otras víctimas a denunciar hechos similares en Costa Rica. EFE (Foto:EFE )
San José, 21 feb (EFE).- Arnoldo Villalta aseguró este jueves que cuando era menor de edad en 1983 fue abusado y violado por el sacerdote Hernán Castillo Huertas, e hizo un llamado a otras víctimas a denunciar hechos similares en Costa Rica. Villalta ofreció una conferencia de prensa para informar que hace dos años presentó una denuncia canónica contra el sacerdote y que no fue hasta hoy que la Iglesia Católica le llamó a una audiencia por su caso. En la conferencia de prensa iba a estar presente otro de los denunciantes del cura, pero finalmente no compareció debido a que no le ha contado a su familia sobre el caso. "A inicios del año 1983 mis padres tenían un negocio de floristería y el padre Castillo solicitaba flores para la iglesia. Yo hacía los arreglos florales, empezó una amistad, invitaciones a comer, luego abrazos, a mostrarme el pene, a masturbarse, después empezó a tocarme y llegó a penetrarme, llegó a violarme", relató Villalta. El hombre aseguró que esto se extendió durante unos seis meses y que él era un niño de 16 años víctima del sacerdote Castillo, quien estaba a cargo de la Iglesia de La Soledad, una de las más importantes de la capital. En 2017, Villalta presentó una denuncia canónica y este jueves ha hecho público su caso en un contexto mundial de denuncias contra curas por delitos sexuales y cuando en el Vaticano se lleva a cabo una cumbre para combatir los abusos a menores. "Espero que se abran los ojos y la mente a todas las personas que han pasado por esta situación, que estas personas pierdan el temor y salgan a denunciar", declaró Villalta. Por su parte, el abogado y activista de derechos humanos, Marco Castillo, quien acompaña en el proceso a Villalta y otros denunciantes, aseguró que aunque los casos ya están prescritos en la vía judicial es importante que "se sancione a los curas". "En esa época era conocido que eso estaba pasando, era un secreto a voces. Así que hay muchísimas víctimas y el llamado es para que otras víctimas se envalentonen y hagan la denuncia", afirmó el abogado a Acan-Efe. El abogado también aseguró que el arzobispo de San José, José Rafael Quirós, ha jugado "un papel encubridor" de casos como estos, que eso "duele". Quirós tiene una denuncia canónica ante el Vaticano por supuestamente encubrir delitos sexuales contra menores cometidos por otro sacerdote, Mauricio Víquez, pues conoció de los casos en 2003 y aparentemente no hizo nada al respecto, según informó la semana pasada el Semanario Universidad en un reportaje. Un juzgado penal de Costa Rica giró el pasado martes una orden de captura internacional contra el sacerdote Mauricio Víquez, denunciado por una supuesta violación a un menor de edad, y quien salió del país el 7 de enero pasado con destino desconocido. El cura fue denunciado en octubre de 2018 por una supuesta violación sexual contra un menor de edad que habría ocurrido en el año 2003 cuando se desempeñaba como sacerdote en la parroquia de San Juan Bautista de Patarrá de Desamparados, San José. Víquez también enfrenta otras nueve denuncias canónicas interpuestas por hombres que fueron en su mayoría monaguillos en iglesias de Tres Ríos, provincia de Cartago (centro) y Patarrá, provincia de San José. Estas denuncias no se tramitan en el ámbito penal porque prescribió el plazo de 10 años posteriores al cumplimiento de la mayoría de edad de las víctimas establecido por la legislación costarricense para formular una acusación. El Congreso estudia un proyecto de ley que pretende subir a 25 años ese plazo.
EFE
Facebook Twitter Google Plus YouTube