Aguasdigital

aguasdigital.com

Mundo

Martes 18 de Diciembre de 2018

Alerta

Aguascalientes
15°
C
Muy nublado
clima
15°C Muy nublado
Aguascalientes
15°
C
Muy nublado
clima
15°C Muy nublado
Martes 18 de Diciembre de 2018
MUNDO | 25/09/2018 17:40

Contradicciones en el testimonio del excuñado de una ex reina de belleza de Puerto Rico

Áurea Vázquez Rijos (i), acusada de encargar en 2005 a un sicario que asesinara a su marido, el empresario canadiense Anhang Uster. EFE/Archivo
Áurea Vázquez Rijos (i), acusada de encargar en 2005 a un sicario que asesinara a su marido, el empresario canadiense Anhang Uster. EFE/Archivo (Foto:EFE )
San Juan, 25 sep (EFE).- José Ferrer, excuñado de la antigua reina de belleza puertorriqueña Áurea Vázquez Rijos, acusada junto a este y su hermana, Marcia, de conspiración para asesinar al empresario canadiense Adam Anhang Uster, incurrió en contradicciones durante el juicio que se sigue sobre el caso en la isla caribeña. Ferrer, durante el interrogatorio al que fue sometido hoy en el juicio federal, dio muestras de contradicciones ante las preguntas de la Fiscalía del mediático juicio. Ferrer negó en su declaración haber tomado parte en la conspiración para quitarle la vida al empresario canadiense. El fiscal federal José Ruiz preguntó a Ferrer sobre sus contradicciones, en primer lugar sobre quién era el dueño del negocio Pink Skirt, en el que trabajaban los tres acusados. Ruiz le recordó al acusado que en declaraciones previas dijo que el dueño era el empresario canadiense, después dijo que era Áurea e, incluso, que pertenecía a la que fue su esposa y hermana de la principal acusada, Marcia. El fiscal también le recordó a Ferrer que en un interrogatorio tampoco fue capaz de aclarar qué hizo la noche del 21 de septiembre de 2005, cuando se entiende que los tres acusados mantuvieron un encuentro con Alex Pabón, asesino confeso del empresario, para fijar cómo se cometería el asesinato de Anhang Uster. Ruiz le hizo saber también a Ferrer cómo en un interrogatorio con la Policía poco después del crimen aseguró que su horario de trabajo en Pink Skirt era de noche, mientras que ahora dijo precisamente todo lo contrario, que era de mañana. El fiscal también cuestionó a Ferrer su falta de claridad sobre el origen de los 20.000 dólares que prestó a la familia de la principal acusada. Las hermanas Vázquez Rijos y Ferrer están acusados de conspiración para asesinar a Anhang Uster, un empresario que firmó en 2005 un acuerdo prematrimonial con Áurea que establecía que en caso de fallecer uno de los cónyuges el superviviente se quedaría con el 30 % del patrimonio del otro. Anhang Uster poseía un negocio inmobiliario que en el acuerdo prematrimonial fue valorado en 24 millones de dólares, lo que significa que Áurea, si fallecía su marido, se embolsaría 8 millones de dólares. El empresario, que quería divorciarse, fue asesinado en una calle del casco histórico de la capital puertorriqueña a manos de Alex Pabón, quien lo apuñaló y golpeó en la cabeza con una piedra, cerca de la medianoche del 22 de septiembre de 2005, tal y como confesó en este juicio, donde aclaró que fue contratado por los acusados.
EFE
Facebook Twitter Google Plus YouTube