Aguasdigital

aguasdigital.com

Mundo

Domingo 9 de Diciembre de 2018

Alerta

Aguascalientes
15°
C
Despejado
clima
15°C Despejado
Aguascalientes
15°
C
Despejado
clima
15°C Despejado
Domingo 9 de Diciembre de 2018
MUNDO | 23/09/2018 11:10

El Salvador se lanza a la búsqueda de desaparecidos por la dictadura militar

Fotografía del 18 de septiembre de 2018, de la integrante de la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas Adultas Desaparecidas en el Contexto del Conflicto Armado (Conabúsqueda), Leonor Arteaga, durante una entrevista con Efe, en San Salvador (El Salvador). EFE
Fotografía del 18 de septiembre de 2018, de la integrante de la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas Adultas Desaparecidas en el Contexto del Conflicto Armado (Conabúsqueda), Leonor Arteaga, durante una entrevista con Efe, en San Salvador (El Salvador). EFE (Foto:EFE )
San Salvador, 23 sep (EFE).- Encontrar a unos 30 universitarios desaparecidos por la dictadura militar en El Salvador en 1975 es la primera tarea que se ha impuesto una comisión gubernamental, pero antes tendrá que sortear el silencio cómplice del Ejército, señaló en una entrevista con Efe Leonor Arteaga, una de sus miembros. El Ejecutivo del excomandante guerrillero Salvador Sánchez Cerén dio vida en 2017 a la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas Adultas Desaparecidas en el Contexto del Conflicto Armado (Conabúsqueda), que comenzó a trabajar de manera oficial el pasado 14 de septiembre. "Hemos seleccionado un caso simbólico como el expediente uno, que es el de los asesinatos y desapariciones en contra de la comunidad de la Universidad de El Salvador (UES) ocurridos el 30 de julio de 1975", señaló Arteaga, una de las tres personas nombradas para encabezar la Conabúsqueda. Arteaga explicó que dicho caso fue escogido por las repercusiones que tuvo en la época y por el "impacto que tendría ahora encontrar algunos de los restos de las víctimas". Centenares de estudiantes de la sede central de la estatal UES y alumnos de secundaria protestaron en la referida fecha por las calles de San Salvador por la intervención militar en unas de las sedes del centro de estudios. El presidente de ese entonces, el general Arturo Armando Molina, ordenó al Ejército salvadoreño reprimir la protesta con ametralladoras y tanquetas, y se estima que la masacre dejó unos 25 estudiantes muertos y decenas de heridos, pero, según distintas fuentes, aquel día solo se pudieron rescatar dos cadáveres. Este fue uno de los episodios más cruentos de la década de 1970 en el país centroamericano, que se precipitaba a una guerra civil que oficialmente se extendió entre 1980 y 1992. Arteaga explicó que la Conabúsqueda ha recibido varias solicitudes para dar con personas desaparecidas durante esta década, en la que se registró la primera "generación" u "ola" de desapariciones forzadas. "Son principalmente desapariciones ocurridas en las zonas urbanas" y "se trataba de líderes políticos y sociales", apuntó la activista. Sostuvo que estos casos son "el inicio de una nueva etapa" en la historia salvadoreña y tiene como principal valladar "la negativa generalizada de la Fuerza Armada, incluso de autoridades civiles, de dar información". Arteaga denunció que, pese a que han pasado más de 30 años desde que el país entró en democracia, persisten las mismas "estrategias ocultamiento" de los datos sobre las desapariciones. "En algunos casos tiene que ver con que hay personas interesadas en que se entierre el pasado, pero en otros se debe lamentablemente a simple indiferencia" y "poca empatía con las víctimas", acotó. Espera que el trabajo de la comisión, que tiene "un enfoque humanitario" y no de persecución judicial, ayude a romper los pactos de silencio en el Ejército y entre sus miembros. "La Conabúsqueda debe ser un espacio de confianza donde haya la oportunidad para que aquellas personas que quieren romper el silencio y los pactos de complicidad que han mantenido durante tantos años los puedan quebrar", subrayó. Pero esta comisión no solo debe buscar a las víctimas de la desaparición forzada de la década de 1970, sino que también debe tratar de resolver las desapariciones de entre 8.000 y 10.000 personas que se dieron en la guerra civil. "Esta es una tarea de grandes dimensiones que va a requerir de muchos recursos para el área antropológica-forense, atender a los sobrevivientes y dejar un legado en términos de memoria histórica", añadió Arteaga. El Congreso de El Salvador otorgó un presupuesto de 110.000 dólares para la institución y Arteaga espera que para el 2019 este ascienda a los 300.000 dólares. A los obstáculos puestos por el Ejército y la dimensión de la tarea de búsqueda se suma el "tiempo político limitado", dado que el país realizará elecciones presidenciales en febrero de 2019 y la vida de la Conabúsqueda depende de la decisión del nuevo gobernante. "Vendrá un nuevo gobierno, que esperamos siga apoyando esta lucha, pero no sabemos a lo que nos vamos a enfrentar. Queremos generar algunos resultados importantes lo más rápido posible", enfatizó, porque "el tiempo de las víctimas se está agotando y las respuestas deben llegar hoy". Hugo Sánchez
EFE
Facebook Twitter Google Plus YouTube