Aguasdigital

aguasdigital.com

México

Jueves 19 de Julio de 2018

Alerta

Aguascalientes
16°
C
Despejado
clima
16°C Despejado
Aguascalientes
16°
C
Despejado
clima
16°C Despejado
Jueves 19 de Julio de 2018
MéXICO | 18/06/2018 16:10

Fallo por violación de mujer indígena sienta precedente para DD.HH. en México

Valentina Rosendo Cantú, mujer indígena de la etnia Me'phaa, llora con su hija hoy, lunes 18 de junio de 2018, en Ciudad de México (México). EFE
Valentina Rosendo Cantú, mujer indígena de la etnia Me'phaa, llora con su hija hoy, lunes 18 de junio de 2018, en Ciudad de México (México). EFE (Foto:EFE )
México, 18 jun (EFE).- Un fallo judicial divulgado hoy, que condena a dos miembros del Ejército por la violación y tortura de una mujer indígena, marca la primera vez que México sanciona a militares por violación de derechos humanos a raíz de una sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH). En conferencia de prensa, la directora ejecutiva de la sección mexicana de Amnistía Internacional, Tania Reneaum, calificó de histórico el resultado de la sentencia -que condena a 19 años y cinco meses de prisión a los abusadores- por reconocer el testimonio de la víctima, la indígena Valentina Rosendo, como elemento probatorio fundamental por encima de la voz militar. "La sentencia de este caso marca 16 años de injusticia y de impunidad. Se abre el momento de la reparación en que el Estado tiene que hacer visibles sus obligaciones", aseveró. Asimismo, indicó se trata de una sentencia importante "por aspectos simbólicos para las feministas", pero también para las personas defensoras de los derechos humanos. De esta forma y después de 16 años de lucha, Rosendo, quien estuvo presente en la conferencia de prensa, celebró la sentencia en su favor por la violación y tortura que sufrió a manos de miembros del Ejército mexicano. Esta es la primera vez que México sanciona a militares responsables de violar los derechos humanos a raíz de una sentencia emitida por la Corte IDH contra el Estado mexicano, habiendo ignorado hasta la fecha numerosos casos similares. Según Reneaum, en México existe una tasa de impunidad de 98 %, por lo que la resolución del caso de Rosendo resulta una hermosa excepción que, con el paso del tiempo, debe convertirse en norma. La historia de esta mujer se remonta al 16 de febrero de 2002, en las inmediaciones de la comunidad indígena Me'phaa, en el estado de Guerrero. La vida de la víctima se cruzó aquel día con la de los militares Nemesio Sierra y Armando Pérez, quienes realizaban acciones de seguridad en la zona. Rosendo, entonces de 17 años, fue torturada y violada. Según relató el abogado del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, Vidulfo Rosales, desde entonces comenzó un proceso para reivindicar la verdad de la víctima que duró 16 años y comenzó con una primera negación como adelanto de las injusticias posteriores: la negación al acceso a servicios médicos. El caso fue en primera instancia llevado al fuero militar, donde la denuncia interpuesta no prosperó y por ello se llevó al sistema de justicia interamericano hasta que, ocho años después, en 2010, la CorteIDH emitió una sentencia ordenando al Estado mexicano 16 medidas de reparación, entre ellas sancionar a los responsables. Gracias a esta recomendación, en 2014 el Gobierno modificó parcialmente el Código de Justicia Militar, estableciendo que las violaciones a derechos humanos cometidas por militares contra civiles serían investigadas por tribunales civiles. De esta modificación y de la persistencia de Rosendo, quien durante estos años aprendió a hablar español para poder defenderse, surge esta sentencia de primera instancia por parte del Juzgado Séptimo de Distrito en el estado de Guerrero. La sentencia se dictó el 1 de junio y fue comunicada a Rosendo y a las organizaciones defensoras a finales de la semana pasada. El abogado extrae de la sentencia la constatación de que "hay un contexto de fuerte presencia militar en el estado de Guerrero y una tendencia de violencia institucional castrense contra las mujeres indígenas". Según indicó por su parte Reneaum, es sabido que uno de los militares ya ha presentado un recurso, por lo que la batalla todavía no está ganada pero se atisba el inicio de una nueva mirada judicial sobre las víctimas de violencia de género y también sobre la supremacía militar mexicana. "Hoy me siento emocionada, con muchos ánimos para seguir y también acompañar a otras mujeres que han sufrido de violaciones por parte del Gobierno", dijo hoy, visiblemente afectada pero feliz, Valentina Rosendo tras el martirio vivido durante todos estos años. Durante este tiempo, la víctima sorteó muchas trabas impuestas por parte del Gobierno, entre ellas la ausencia de investigación, la burla de los funcionarios públicos y las amenazas de los militares. "Después de que pusiera mi denuncia vinieron (los militares) a mi pueblo a ofrecerme dinero para que dejara de señalar que fueron ellos los que me agredieron. Pero yo nunca quise dinero, siempre quise que castigaran a los responsables", relató la mujer. Con esta sentencia, que refiere que la violación sexual es una forma paradigmática de violencia contra las mujeres y que reivindica el testimonio de la víctima, México avanza un paso en la lucha contra el arraigado problema de la impunidad.
EFE
Facebook Twitter Google Plus YouTube