Aguasdigital

aguasdigital.com

Mundo

Viernes 17 de Agosto de 2018

Alerta

Aguascalientes
17°
C
Soleado
clima
17°C Soleado
Aguascalientes
17°
C
Soleado
clima
17°C Soleado
Viernes 17 de Agosto de 2018
MUNDO | 25/05/2018 19:10

Martinelli recuerda que siempre estuvo del lado de los "intereses" de EE.UU.

En la imagen, el expresidente de Panamá Ricardo Martinelli (2009-2014). EFE/Archivo
En la imagen, el expresidente de Panamá Ricardo Martinelli (2009-2014). EFE/Archivo (Foto:EFE )
Miami, 25 may (EFE).- El expresidente panameño Ricardo Martinelli, detenido en una cárcel de Miami y que enfrenta un proceso de extradición a su país, señaló en una carta difundida hoy que durante su mandato (2009-2014) siempre apoyó los intereses de Estados Unidos y siguió instrucciones de la CIA. En una misiva de cuatro páginas, fechada el 14 de mayo pero difundida hoy por sus abogados, Martinelli reiteró que el pedido de extradición planteado por el Gobierno de Panamá es consecuencia de una "vendetta política" encabezada por su exvicepresidente y ahora mandatario panameño, Juan Carlos Varela. Martinelli expone en la carta, dirigida al Gobierno y al pueblo de Estados Unidos, y cuya autenticidad ha sido corroborada a Efe por su portavoz Luis Eduardo Camacho, algunos casos en los que se puso del lado de EE.UU., entre ellos la interceptación en 2013 del buque norcoreano Chong Chon Gang que abandonó Cuba con armamentos y fue detenido en el Canal de Panamá. "Yo personalmente inspeccione la nave y encontré armas, misiles, planos y radares que violaban el embargo de las Naciones Unidas", detalla en la misiva el expresidente, quien agrega haber recibido luego una llamada del entonces mandatario estadounidense, Barack Obama, para agradecerle la intervención. El ex jefe de Estado agrega en su carta que la interceptación de la embarcación motivó que el presidente cubano, en ese entonces Raúl Castro, le llamara por teléfono y le advirtiera que si el Chong Chon Gang era detenido "sufriría graves consecuencias", "amenazas" de las que luego dio cuenta al Gobierno de EE.UU. Martinelli manifiesta que posteriormente fueron enviados a Panamá el vicepresidente estadounidense y el secretario de Estado, en aquella época Joe Biden y John Kerry, respectivamente, para agradecer en persona la detención del buque y asegurarle que las amenazas "eran tomadas en serio" y que si necesitara ir a Estados Unidos "podía hacerlo sin temor". "Tenía la impresión que uno podía confiar en las promesas de tales funcionarios estadounidenses. Estaba equivocado", señala el expresidente, quien es pedido en extradición por Panamá para que responda por un caso de escuchas ilegales durante su mandato. Ejemplos también de su postura "100 % proestadounidense" fue la defensa de los intereses de ese país durante las negociaciones que iniciaron las FARC y el Gobierno colombiano en Cuba, en las que impidió que elementos de la guerrilla usaran el territorio panameño como "santuario" o "refugio"; además de reducir el narcotráfico hacia EE.UU. a través del país centroamericano. En la batalla contra el tráfico de drogas, el expresidente alude a los 19 radares que se establecieron en su mandato y que supuestamente estaban conectados con la base militar Southcom y que permitió la captura de líderes de carteles de Colombia En las Naciones Unidas, Panamá "votó el 100 % de las veces con Israel", un aliado estratégico de EE.UU. y que le valió a Martinelli ser declarado "persona no grata" en especial por el Hizbulah, según dijo. En otra ocasión señaló que la CIA lo llamó para pedirle el "rescate" de un agente de este organismo destacado en Milán (Italia) y que era reclamado por el país europeo por el asesinato de "varios terroristas islamistas" De igual manera, durante un almuerzo en Langley, sede de la CIA, se le informó que podía ir a Estados Unidos "si alguna vez necesitaba protección de Varela y de otros gobiernos". Martinelli, quien el jueves formalizó con un escrito en una corte de Atlanta (Georgia) el retiro de la apelación que presentó cuando se le denegó un "habeas corpus", señaló finalmente que su carrera política "está lejos de acabar" y que todo el proceso judicial en Estados Unidos lo ha convertido en un "mártir político". Si el Departamento de Estado, el que tiene la última palabra, elige extraditarlo solicitó que se haga de manera "expedita", conforme el tratado de extradición suscrito por ambas naciones en 1905 y con su cláusula de especialidad, es decir, que solo podría ser procesado en su país por el caso por el que es pedido, que es el de escuchas ilegales a más de un centenar de opositores.
EFE
Facebook Twitter Google Plus YouTube