Aguasdigital

aguasdigital.com

Mundo

Sábado 16 de Diciembre de 2017

Alerta

Aguascalientes
11°
C
Parcialmente nublado
clima
11°C Parcialmente nublado
Aguascalientes
11°
C
Parcialmente nublado
clima
11°C Parcialmente nublado
Sábado 16 de Diciembre de 2017
MUNDO | 11/10/2017 10:40

El Salvador se juega el futuro de su justicia en el proceso El Mozote, dice abogado

Fotografía del 9 de octubre de 2017, de Wilfredo Medrano, abogado de las víctimas de la masacre en El Mozote, quien habla durante una entrevista con Efe, en San Salvador (El Salvador). EFE
Fotografía del 9 de octubre de 2017, de Wilfredo Medrano, abogado de las víctimas de la masacre en El Mozote, quien habla durante una entrevista con Efe, en San Salvador (El Salvador). EFE (Foto:EFE )
San Salvador, 11 oct (EFE).- Del resultado del proceso penal contra la cúpula del Ejército salvadoreño de 1981 por la masacre de unos 1.000 campesinos en El Mozote, depende si el país se libera del "miedo" y lega un sistema de justicia con "valor" a sus nuevas generaciones, dijo en una entrevista con Efe Wilfredo Medrano, abogado de las víctimas. "Lo que se está jugando es qué tipo de justicia se va a heredar al país", y "sería excelente tener jueces que no tengan miedo, porque aquí hay jueces que no tienen valor", señaló Medrano, miembro de la organización de derechos humanos Tutela Legal "María Julia Hernández". El letrado, quien forma parte de la querella en el proceso contra los altos mandos del Ejercito de 1981 y del Batallón Atlácatl, sostuvo que al juzgar "las graves violaciones a derechos humanos" perpetradas en la guerra civil (1980-1992), "el país ya no va a ser el mismo". El proceso por el caso El Mozote inició a finales de marzo pasado con la notificación de la acusación a los militares y la presentación de testimonios comenzó en junio. Medrano apuntó que la querella espera que el juez eleve el proceso a plenario o juicio antes de julio de 2018, cuando concluyan su período los magistrados de la Sala de lo Constitucional del Supremo, que anularon una ley de amnistía en 2016 y cuya sentencia permitió la reapertura del caso. "Le apostaría a que deberían ser juzgados antes de que salga esta Sala de lo Constitucional, porque es la que está dando seguimiento a la sentencia y es una garantía de que se podrían juzgar", añadió el abogado. Medrano detalló que en las últimas semanas declararon en el proceso 4 sobrevivientes de la masacre de los 10 ofrecidos al Juzgado Segundo de Primera Instancia de San Francisco Gotera y que testificaron ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) en 2012. "Han declarado testigos de vistas y oídas, principalmente mujeres, de cómo los soldados, en cumplimiento de las ordenes del alto mando de la Fuerza Armada, ejecutaron a familias enteras y degollaron niños menores de 5 años con corvos", acotó el abogado. Apuntó que, a su juicio y pese a que falta la declaración de otros 6 testigos, el juez de la causa "tiene probada la existencia de la masacre", de la "brutalidad con la que actuaron los efectivos militares" y de la participación delincuencial" de la cúpula. "El alto mando de 1981 no se ensució las manos" y "es bien difícil establecer la autoría material, pero no quiere decir que pueden ser excluidos de la responsabilidad", porque "era un grupo reducido de 40 oficiales que andaban en la zona y bastaba reunirlos y decirles que pararan ya estas masacres", acotó. Expuso que, además de los asesinatos, la destrucción de viviendas, quema cultivos y muerte de animales domésticos, los militares violaron sexualmente a las mujeres. Adelantó que, en uno de los testimonios que faltan por presentar ante el juez, una sobreviviente confirmó la participación directa en los operativos de tierra rasada del teniente coronel Domingo Monterrosa, asesinado en 1984 por la guerrilla y considerado por sectores de la derecha como héroe de guerra. Apuntó que el militar, al que el Gobierno de la exguerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) rinde tributo al mantener su nombre en la brigada que comandó, llegó a la localidad de Arambala y escogió a 7 hombres para ser fusilados, entre los que se encontraba el esposo de la testigo. Medrano lamentó que la defensa de los militares trate de "desacreditar a los testigos, de confundirlos y de dilatar el proceso", lo que, consideró, "no es responsable". Según el Informe de la Comisión de la Verdad de las Naciones Unidas en El Salvador de 1993, entre el 10 y el 13 de diciembre de 1981, unidades del batallón de elite Atlacatl torturaron y ejecutaron "deliberada y sistemáticamente" a niños, hombres y mujeres del cantón El Mozote y otros sitios aledaños. Esta masacre es uno de los mayores ataques contra civiles perpetrados por un ejército latinoamericano, y diferentes sectores la compararon con las matanzas nazis o de Vietnam.
EFE
Facebook Twitter Google Plus YouTube