Aguasdigital

aguasdigital.com

Nacional

Sábado 21 de Julio de 2018

Actualidad

Aguascalientes
19°
C
Soleado
clima
19°C Soleado
Aguascalientes
19°
C
Soleado
clima
19°C Soleado
Sábado 21 de Julio de 2018
NACIONAL | 29/03/2018 19:50

Católicos muestran devoción en "Visita de las siete casas"

Miles de personas acudieron hoy a la visita de los siete templos
Miles de personas acudieron hoy a la visita de los siete templos (Foto:Agencias )

Guadalajara .- Miles de personas acudieron hoy a la visita de los siete templos, una tradición de más de 400 años en la ciudad de Guadalajara, en el occidente de México, en la que fieles católicos recuerdan los lugares en los que estuvo Jesús desde la última cena hasta la crucifixión.
Durante todo el jueves santo los feligreses recorren algunas de las 18 iglesias concentradas en el centro histórico de la ciudad en lo que también es conocido como la "Visita de las siete casas" para orar y conmemorar las últimas horas de Jesucristo, un ejercicio que
también sirve para ganar una indulgencia plenaria, explica a Efe el sacerdote Tomás Hijar, cronista de la Arquidiócesis católica de Guadalajara.
Añade que la costumbre data de mediados del siglo XVI cuando esta ciudad era capital de la Nueva Galicia, y revive una tradición que se originó en Tierra Santa en la que el jueves santo el obispo de Jerusalén hacía un recorrido por los principales templos "para recordar la vida, pasión, muerte y resurrección de Jesús".
En 1540 la tradición llegó a Hispanoamérica y fue adaptada para recordar "los últimos pasos" de Jesús plasmados en ciertos pasajes bíblicos, como la oración en el huerto de Getsemaní, su traslado alpalacio de Herodes, los azotes y la coronación de espinas en la casa de Pilato y la marcha hacia el Monte Calvario para su crucifixión, entre otros.
A más de cuatro siglos, esta tradición sigue vigente entre los fieles católicos. Desde temprano las calles del centro parecen ríosde personas que acuden a los templos para hacer el recorrido acompañadas de los pequeños folletos de guía que son ofrecidos por vendedores ambulantes.
Familias completas abarrotan los santuarios a media luz. Hincados o de pie en los pasillos y puertas, los fieles repiten con fervor las letanías y meditaciones. El murmullo de las oraciones prevalece durante todo el día, a veces acompañado por música de órgano.
El ritual marca la pauta para el recogimiento que significan los días santos, y para otros es también un momento de vivir un tiempo en familia.
Bonifacio Rico, habitante de Guadalajara, cuenta a Efe que sigue la tradición desde niño y ahora la mantiene invitando a sus amigos o acompañado de sus sobrinos. Para él, visitar los siete templos es una forma de reflexionar acerca de su espiritualidad, de estar cerca de Dios y de conciliar su relación con los demás.
"En Semana Santa es bueno divertirse y descansar, pero también es importante tener algo espiritual porque eso nos va a ayudar a tranquilizar tanto coraje e ira que la gente tiene, y perdonar", expresa.
Ana Rosa Ramírez acude cada año al centro para recorrer las siete iglesias acompañada de sus padres y su hija, a quien quiere inculcar esta tradición. "Son días de recogimiento, de estar bien con Dios y ser mejores", afirma.
 Su hija Marisol Castillo, de 15 años, dice que pese a ser joven le gusta mantener vivas las costumbres que sigue su familia desde antes de que ella naciera.
"Para mí es una manera de mantenerlo vivo. Yo voy a hacer todo lo posible para mantener esta tradición viva, (y) si llego a tener
hijos también pasársela, como mi mamá me la está pasando a mí", explica a Efe.
Luego de unas horas la devoción da paso al placer. Concluir el recorrido tiene una recompensa con las empanadas de Cuaresma que son ofrecidas afuera de los templos. Este pan de forma triangular, azucarado y relleno de mermelada de sabores es elaborado de manera especial para la temporada.
 El panadero y vendedor Jorge Rodríguez, quien heredó el oficio de su abuelo, explica que la empanada es una forma de emular el pan que compartió Jesús con sus discípulos en la última cena. El postre es uno de los favoritos de los fieles, quienes lo comparten con amigos y familia.
Aunque no se sabe exactamente cómo se convirtió en el pan representativo la Cuaresma, las panaderías producen miles de piezas que son vendidas en decenas de puestos ambulantes alrededor de las iglesias, aportando un pequeño placer en medio de la fe y el recogimiento. 

EFE
Facebook Twitter Google Plus YouTube