Aguasdigital

aguasdigital.com

Mundo

Lunes 10 de Agosto de 2020

Actualidad

Aguascalientes
21°
C
Nublado
clima
21°C Nublado
Aguascalientes
21°
C
Nublado
clima
21°C Nublado
Lunes 10 de Agosto de 2020
MUNDO | 12/07/2020 06:10

Un juez recuerda que "todo comenzó con unos pocos supervivientes"

El juez Carmel Agius, presidente del Mecanismo para los Tribunales Penales Internacionales (MTPI), recordó en una entrevista con Efe que la recolección de evidencias para la investigación de la masacre de <b>Srebrenica</b> empezó con el testimonio \
El juez Carmel Agius, presidente del Mecanismo para los Tribunales Penales Internacionales (MTPI), recordó en una entrevista con Efe que la recolección de evidencias para la investigación de la masacre de Srebrenica empezó con el testimonio \"de unos pocos supervivientes\". EFE/ Leslie Hondebrink-hermer (Foto:EFE )
La Haya, 12 jul (EFE).- El juez Carmel Agius, presidente del Mecanismo para los Tribunales Penales Internacionales (MTPI), recordó en una entrevista con Efe que la recolección de evidencias para la investigación de la masacre de Srebrenica empezó con el testimonio "de unos pocos supervivientes". Uno de ellos, el de un niño de unos diez años durante el caso contra el teniente coronel Vujadin Popovic, "fue de los que te marcan para toda la vida", dijo el magistrado, que ejerció como presidente del extinto Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia (TPIY). El chico "tenía unos diez años y fue ametrallado junto a otras decenas de hombres y niños. Cayeron unos encima de otros y todos murieron excepto él, que se levantó lleno de sangre. No estaba herido, pero quedó traumatizado de por vida", rememora el magistrado. A pesar de sobrevivir a la ejecución, no fue disparado de nuevo. "Afortunadamente, no todos los soldados serbobosnios estaban dispuesto a cometer crímenes". Posteriormente, el chico "fue rescatado y vivió lo suficiente para presentar su testimonio ante mí", explica Agius. Srebrenica era un enclave supuestamente protegido por cascos azules de la ONU que en julio de 1995 fue asaltado por las tropas serbobosnias comandadas por el exgeneral Ratko Mladic. Lo sucedido allí marcó un antes y un después en el campo de la justicia internacional. El asesinato de unos 8.000 hombres y niños serbobosnios musulmanes fue definido por el TPIY como un genocidio, el primero y único hasta ahora en territorio europeo desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Más allá de los testimonios de las víctimas, el juez Agius señala otras pruebas presentadas por la Fiscalía, como las identificaciones de ADN. "Fue de vital importancia probar dónde habían sido enterrados los miles de cuerpos. Algunos habían sido exhumados y vueltos a enterrar en fosas comunes secundarias", explica. El magistrado se congratula "del fantástico trabajo hecho por la Fiscalía" porque "se logró desenterrar un tesoro de información que los perpetradores habían tratado de ocultar", y añade que "sin este tipo de información, la comunidad internacional nunca habría podido establecer la verdad". Agius preside el MTPI, el órgano judicial que lleva los últimos casos del TPIY, y uno de sus temores es que se relativice la masacre de Srebrenica. Agius califica las acciones de los llamados negacionistas de los crímenes de guerra como "despreciables, lamentables y trágicas". "Negar la verdad no solo no los llevará a ninguna parte, sino que continuará empeorando la situación en la que se encuentran y seguirá siendo un gran obstáculo para seguir adelante con la reconciliación", asegura. Ese negacionismo se basa, además de en el odio étnico, en la propaganda promovida por "políticos, académicos y clérigos" durante la guerra. Asimismo, se mantiene en parte gracias a individuos de "la República Srpska, no tengo miedo de decirlo", señala el juez en referencia a una Cámara autónoma en Bosnia y Herzegovina que representa a los serbios. Este órgano representativo ha creado la llamada "Comisión internacional independiente para investigar los sufrimientos de todos los pueblos de la región de Srebrenica en el período de 1992 a 1995" que, según sus críticos, busca reescribir la historia de la masacre. Más allá de estos contratiempos, Agnius se muestra optimista. Está seguro de que "el tiempo está del lado de la justicia y de la verdad" y confía en que "las nuevas generaciones se harten de la manera en la que se lleva el país y de cómo se manejan estos acontecimientos", en referencia a las sentencias dictadas desde La Haya. El magistrado tiene esperanza en "las decenas de miles de jóvenes bosnios de todos los grupos étnicos que, en lugar de seguir viviendo en estas circunstancias de bloqueo de la reconciliación, han optado por ir a vivir y trabajar en el extranjero". "Eso cambiará. Volverán y serán los que reescribirán la historia tal y como sucedió", concluye el juez. David Morales Urbaneja
EFE
Facebook Twitter YouTube