Aguasdigital

aguasdigital.com

Vida

Sábado 15 de Agosto de 2020

Actualidad

Aguascalientes
10°
C
Despejado
clima
10°C Despejado
Aguascalientes
10°
C
Despejado
clima
10°C Despejado
Sábado 15 de Agosto de 2020
VIDA | 08/07/2020 07:40

El rebrote del virus pone en alerta a los Balcanes

El presidente rumano, Klaus Iohannis (c) en un acto oficial el pasado 1 de julio. EFE/EPA/ROBERT GHEMENT/Archivo
El presidente rumano, Klaus Iohannis (c) en un acto oficial el pasado 1 de julio. EFE/EPA/ROBERT GHEMENT/Archivo (Foto:EFE )
Bucarest, 8 jul (EFE).- Después de superar la primera acometida de la pandemia con menos apuros de los previstos y mejor que muchos de sus vecinos en Europa occidental, los países de los Balcanes se enfrentan ahora a un rebrote de la COVID-19 que amenaza con aislar a la región y provocar una grave crisis social y sanitaria. El Gobierno austríaco anunció este miércoles un endurecimiento de los controles en las fronteras con sus vecinos del Este de Europa, como Eslovenia, Eslovaquia y Hungría, además de emitir una advertencia de viaje para Rumanía, Bulgaria y Moldavia. Cientos de miles de ciudadanos austríacos tienen sus orígenes en algún país balcánico y muchos suelen viajar en los meses de verano a visitar a sus parientes en la región. Con la advertencia emitida hoy, el Gobierno de Viena afirma querer impedir la llegada de nuevos focos de infección. Esta es la situación, país por país: SERBIA El repunte de casos más extremo se vive en Serbia, donde el Gobierno decidió anoche declarar un toque de queda general para este fin de semana, al menos en la zona metropolitana de Belgrado. El anuncio desencadenó esa misma noche una protesta de miles de personas, supuestamente simpatizantes de la oposición, que acusan al presidente, Aleksandar Vucic, de haber abierto en junio el país demasiado rápido, con el único objetivo de sacar provecho en las elecciones parlamentarias del pasado 21 de junio, que su partido ganó con dos tercios de los votos. La Policía serbia detuvo anoche a 23 personas y repelió con gas lacrimógeno a los manifestantes, pero no pudo evitar la irrupción de algunos de ellos en el edificio del Parlamento. Las algaradas, que duraron varias horas, dejaron un saldo oficial de 60 heridos, entre ellos 43 agentes antidisturbios de la policía. Serbia ha confirmado hasta ahora unos 16.000 casos y 330 muertos según un recuento oficial que ha sido puesto en duda por la prensa, que asegura que el número real de muertes supera con creces los 600. El intento de reactivar la economía y de no perder votos en los comicios parece haberle costado al país un rebrote de casos que ha tenido dos eventos deportivos entre sus causas más visibles. El derbi belgradense entre el Estrella Roja y el Partizán de Belgrado se jugó ante más de 20.000 espectadores, sin distanciamiento físico alguno de los hinchas. Mientras, el héroe nacional serbio Novak Djokovic, el número uno del tenis mundial, organizó un torneo de tenis en Belgrado, del que salieron varios jugadores contagiados, entre ellos él mismo. RUMANÍA Y BULGARIA En estos dos países vecinos las cifras de nuevos contagios diarios han vuelto a los niveles del pico de la pandemia en abril, tras un clima de excesiva relajación por parte de la población y los políticos en las últimas semanas. Rumanía, el país más poblado de la región con unos 20 millones de personas, salió el pasado 15 de mayo del estado de emergencia y suma hasta ahora más de 30.000 casos y alrededor de 1.800 muertos. Pero entre este martes y miércoles se diagnosticaron 555 nuevos casos, la subida diaria más alta registrada hasta ahora. Las autoridades atribuyen este repunte a la relajación de las prácticas de higiene y distanciamiento físico por parte de los ciudadanos. Ante los últimos rebrotes, el Gobierno conservador de Bucarest ya no descarta decretar de nuevo el estado de emergencia. La vecina Bulgaria, con unos 6.000 casos y 250 fallecidos, también experimenta un incremento considerable de contagios. Entre el 28 de junio y el 5 de julio, las infecciones superaron la barrera de los mil casos en una semana, por primera vez desde la primera infección registrada en marzo. El inicio de la subida de los contagios coincidió con la reapertura el 15 de junio de restaurantes, bares, teatros, cines, gimnasios, discotecas y estadios. Pese a todo, el Gobierno sigue por ahora en contra de reintroducir restricciones y volver a parar la economía. CROACIA y BOSNIA Esta exrepública yugoslava, un importante destino turístico por su larga costa adriática, pasó de registrar entre cero y un caso al día a principios de junio a identificar esta semana al menos 50 casos cada día. "Habría que imponer el uso de las mascarillas en todos los espacios públicos", ha declarado a la televisión pública croata HRT el científico Goran Lauc. "Aún no hemos pagado por nuestro comportamiento, el número de enfermos aún es bajo, pero nadie sabe qué va a pasar", agregó el experto sobre la actitud de la sociedad croata. La evolución de la pandemia tampoco es tranquilizadora en la vecina Bosnia Herzegovina, donde solo entre el domingo y el martes registró 659 nuevos casos, un 15 % del total detectado hasta ahora. Bosnia ha confirmado hasta el momento unos 5.600 casos y más de 200 muertos. El repunte de infecciones ha obligado a las autoridades locales a reintroducir nuevas restricciones. MONTENEGRO y KOSOVO Las cosas tampoco van en la buena dirección en Montenegro, una pequeña república de 620.000 habitantes situada a orillas del Mar Adriático, que el 14 de junio incluso llegó a declarar oficialmente el fin de la epidemia al no identificar nuevos casos en 28 días. Sin embargo, desde entonces se han vuelto a identificar nuevos casos, hasta el punto de que el número de contagios registrados desde entonces ya supera el de marzo y abril. Montenegro ha confirmado hasta el momento unos 850 casos, aunque con solo 14 muertos. Los rebrotes también están afectando duramente a Kosovo, exprovincia serbia donde solo esta semana se registraron más de 200 nuevos contagiados, una cifra récord desde que empezó la pandemia hace cuatro meses. Según medios locales, el porcentaje de resultados positivos en los tests realizados en los últimos días se sitúa entre el 40 y el 50 %, una cifra inusualmente alta que supone un motivo adicional de preocupación en esta joven nación de unos 2 millones de habitantes. El domingo pasado, cuando se registraron 9 fallecimientos, fue el día con más muertos por COVID-19 en el país. Kosovo ha confirmado hasta el momento unos 3.700 casos y cerca de 80 muertos.
EFE
Facebook Twitter YouTube