Aguasdigital

aguasdigital.com

Mundo

Sábado 21 de Septiembre de 2019

Actualidad

Aguascalientes
17°
C
Parcialmente Nublado
clima
17°C Parcialmente Nublado
Aguascalientes
17°
C
Parcialmente Nublado
clima
17°C Parcialmente Nublado
Sábado 21 de Septiembre de 2019
MUNDO | 17/08/2019 03:10

El "nuevo" Pakistán de Imran Khan se parece mucho al de siempre

El primer ministro de Pakistán, Imran Khan, pronuncia un discurso EFE/HOW HWEE YOUNG/Archivo
El primer ministro de Pakistán, Imran Khan, pronuncia un discurso EFE/HOW HWEE YOUNG/Archivo (Foto:EFE )
Islamabad, 17 ago (EFE).- El primer ministro paquistaní, Imran Khan, llegó al poder con la promesa de un "nuevo Pakistán", pero un año más tarde el país asiático se parece mucho al de las últimas décadas y el mandatario muestra tendencias autoritarias, con buena parte de la oposición entre rejas y la prensa silenciada. El político de 66 años tomó posesión del cargo el 18 de agosto de 2018, tras unas elecciones plagadas de acusaciones de fraude, con la lucha contra la corrupción y la mejora de la vida de los pobres como estandartes, en medio de una grave situación económica. Sin experiencia previa como gobernante, el exjugador de críquet que lideró a su selección en una improbable victoria en la Copa del Mundo de 1992 era entonces una incógnita al frente de esta potencia nuclear de 207 millones de personas y los analistas afirman que ahora depende del poderoso Ejército para gobernar. "No veo un nuevo Pakistán. Imran Khan se apoya en el Ejército ya que no es capaz de gobernar", explica a Efe el escritor y columnista del prestigioso diario Dawn Zahid Hussain. El Ejército paquistaní ha gobernado el país la mitad de su historia e incluso durante los periodos democráticos los analistas consideran que controla la política de seguridad y Exteriores. En opinión de Hussain, el Gobierno del Pakistán Tehreek-i-Insaf (PTI) de Khan es débil por su falta de mayoría en el Parlamento y porque ha "abierto demasiados frentes" con enfrentamientos con todos los partidos de la oposición. "El Gobierno está más centrado en eliminar a la oposición que en gobernar", afirma el analista, que cree que la corrupción es un problema, pero Khan "lo está llevando demasiado lejos". En los últimos meses, Maryam Nawaz, vicepresidenta de la Liga Musulmana de Pakistán (PML-N), el ex primer ministro Shahid Khaqan Abbasi o el expresidente Asif Ali Zardari han sido encarcelados por corrupción, entre muchos otros. Para Hussain, la debilidad del Gobierno y los enfrentamientos con el resto del espectro político han provocado que "Khan no tenga el control" y por ello el Ejército dispone de más "espacio". Así, en abril el primer ministro reestructuró el Gobierno con un nuevo consejero de Finanzas -equivalente a ministro de la cartera- cercano al Ejército y un exjefe de Inteligencia como ministro del Interior. La presión sobre la oposición se ha traducido en restricciones sobre los medios de comunicación, que denuncian unas presiones que Reporteros sin Fronteras considera "una obscenidad". "El Gobierno quiere forzar a los periodistas a seguir sus dictados. El señor Khan no está preparado para escuchar críticas", dice a Efe Hamid Mir, presentador del programa Capital Show, uno de los más vistos del país. En julio durante una conversación con Zardari la emisión pasó a publicidad de albóndigas de pollo al poco de comenzar y la entrevista no volvió a emitirse. A Mir no se le permite hacer sus programas en vivo, como solía hacer. Su cadena Geo TV ha sufrido cortes a lo largo del país, al igual que otras televisiones que han emitido ruedas de prensa de Maryam Sharif antes de ser encarcelada. El PTI en Twitter ha calificado a los periodistas críticos como "antipaquistaníes". A todo ello se suma una cierta impopularidad por la situación económica. En mayo el Gobierno firmó un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) de 6.000 millones de dólares a causa de una posible crisis de pagos por el déficit comercial y una deficiencia de divisas. Khan que afirmó antes de llegar al Gobierno que prefería morir a recurrir al FMI ha visto cómo se ha disparado la inflación, subiendo los precios de los alimentos y los combustibles. La rupia se ha desmoronado además. En el plano internacional, Khan ha tenido "comparativamente" una mejor actuación que en el plano nacional, según Hussain. En julio, logró mejorar las relaciones con EEUU tras una reunión con el presidente estadounidense, Donald Trump, en Washington, después de que éste recortase la asistencia a Pakistán acusándolo de dar cobijo a grupos terroristas que operan en Afganistán. En marzo, la liberación de un piloto indio tras combates aéreos entre Pakistán y la India valieron a Khan alabanzas como "hombre de Estado" por sus llamamientos a la paz. Unas alabanzas ahora en juego después de que la India derogase la semana pasada la autonomía de Cachemira, región en disputa entre ambas potencias nucleares. Con pocas opciones ante la decisión india, Khan ha comparado al primer ministro indio, Narendra Modi, con Adolf Hitler e insiste en que no quiere una guerra, poniendo esta opción sobre el tapete. Modi no ha respondido. En una reciente columna, Hussain resumió la carrera como gobernante de Khan: "El populismo está ahora convirtiéndose en autoritarismo". Jaime León
EFE
Facebook Twitter YouTube