Aguasdigital

aguasdigital.com

Vida

Lunes 18 de Marzo de 2019

Actualidad

Aguascalientes
17°
C
Parcialmente Nublado
clima
17°C Parcialmente Nublado
Aguascalientes
17°
C
Parcialmente Nublado
clima
17°C Parcialmente Nublado
Lunes 18 de Marzo de 2019
VIDA | 11/12/2018 13:40

Sangre viaja en valija diplomática para hallar a los desaparecidos paraguayos

Fotógrafos hacen imágenes de una valla con los retratos de algunos desaparecidos durante la inauguración de un monumento en honor a los desaparecidos de la dictadura en una plaza de Asunción (Paraguay). EFE/Archivo
Fotógrafos hacen imágenes de una valla con los retratos de algunos desaparecidos durante la inauguración de un monumento en honor a los desaparecidos de la dictadura en una plaza de Asunción (Paraguay). EFE/Archivo (Foto:EFE )
Asunción, 11 dic (EFE).- Paraguay recaba desde agosto de 2015 muestras de sangre de los familiares de los desaparecidos durante la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989), que se analizan en un laboratorio de Argentina, hasta donde viajan custodiadas en valija diplomática. En estos casi tres años, los investigadores paraguayos han entregado 226 muestras sanguíneas en la embajada de Argentina en Paraguay, para que esta tramite el envío hasta el laboratorio en el que se extraen los datos y se elaboran los perfiles que permitan realizar la comparación genética entre los familiares y los restos óseos encontrados hasta la fecha. Paraguay solo ha recuperado 37 cuerpos de los desaparecidos en esa dictadura, de los que ha conseguido identificar a cuatro, gracias a este cruce de datos entre la información sanguínea y la ósea. De ahí que la Dirección de Memoria Histórica y Reparación (DMHR) no desista en su empeño de que los familiares de los desaparecidos, sobre todo en el interior del país, aporten unas gotas de sangre que pueden servir para dar una identidad a esos restos que hasta ahora solo son huesos sin nombre ni pasado. La jefa del departamento de Registro, Búsqueda e Identificaciones de la DMHR, Alejandra Torrents, señaló hoy en declaraciones a Efe la necesidad de que los familiares se involucren en la campaña de recolección de muestras de sangre "Jajoheka Jajotopa", que en guaraní significa "Nos buscamos, nos encontramos". Torrents insistió en la importancia de no dejar pasar más tiempo, para evitar que los familiares más cercanos fallezcan y se reduzcan así las posibilidades de identificación. "Vale más la muestra de primer grado, de madre, padre o hijos, que de segundo, tíos o sobrinos, que ya se necesitan muchas más muestras de sangre", puntualizó. Mientras que la sangre de un hijo obtendría un valor de 10 sobre 10 a la hora de cotejar la información, la de un sobrino solo alcanzaría una puntuación de 1,5 puntos, por lo que se necesitarían unas siete muestras para confirmar la identidad, según explicó Torrents. A pesar de los casi 30 años que han transcurrido desde el fin de la dictadura, Torrents entiende que siga existiendo "mucha desconfianza" entre las familias, a quienes este proceso les obliga a enfrentarse a "un capítulo muy doloroso que cuesta mucho abrir". A eso se añaden las limitaciones económicas de algunas de esas familias y el hecho de que la información sobre esta campaña no salga de Asunción y del departamento Central. "Estamos en la búsqueda continua de familiares continuo, de fosas clandestinas y de más trabajo científico", manifestó Torrents, a la espera de conocer cuántos fondos recibirán del Estado para seguir adelante en su trabajo. Esa partida permitirá, entre otras cuestiones, abrir nuevas fosas y recuperar otros huesos, ya que aquí el tiempo también juega en contra y el estado de conservación de los restos óseos se deteriora. De hecho, en la DMHR ya se han topado con este problema en el pasado y les ha resultado imposible extraer información de los huesos, bien por el tiempo transcurrido o bien por el efecto de la acidez del suelo paraguayo en los restos. Torrents reconoció que en la DMHR siempre están a la expectativa de que en algún cotejo de datos se recupere la vida pasada de esos huesos, aunque por el momento solo ha ocurrido en cuatro ocasiones, con dos desaparecidos extranjeros y dos nacionales. Las cuatro restituciones, como se conoce a la entrega de los restos óseos a las familias, ocurrieron en febrero de 2017, pero desde entonces no se han logrado avances en los otros 33 cuerpos que aguardan en la morgue del Poder Judicial. El director de la DMHR, Rogelio Goiburú, fue el encargado de notificar personalmente a los familiares el resultado del cotejo. Goiburú, al igual que otros muchos paraguayos, también mantiene el interrogante sobre el paradero de su padre, el médico Agustín Goiburú, desaparecido desde 1977. La Comisión de Verdad y Justicia de Paraguay registró 425 ejecutados o desaparecidos y casi 20.000 detenidos durante el régimen de Stroessner, la gran mayoría de los cuales fueron víctimas de palizas, picana eléctrica, quemaduras y otras formas de tortura física. Noelia F. Aceituno
EFE
Facebook Twitter Google Plus YouTube