Aguasdigital

aguasdigital.com

Mundo

Viernes 19 de Octubre de 2018

Actualidad

Aguascalientes
13°
C
Muy nublado
clima
13°C Muy nublado
Aguascalientes
13°
C
Muy nublado
clima
13°C Muy nublado
Viernes 19 de Octubre de 2018
MUNDO | 22/09/2018 08:40

Rusia defiende su industria militar y niega daños de nuevas sanciones de EEUU

El jefe del Comité de Seguridad y Defensa del Senado ruso, Víktor Bóndarev (i), junto al presidente ruso, Vladímir Putin. EFE/Archivo
El jefe del Comité de Seguridad y Defensa del Senado ruso, Víktor Bóndarev (i), junto al presidente ruso, Vladímir Putin. EFE/Archivo (Foto:EFE )
Moscú, 22 sep (EFE).- Las sanciones estadounidenses a China por la compra de armamento ruso ha generado numerosas reacciones en Moscú, que se ha apresurado a defender su industria militar y se ha mostrado convencido de que otros países no harán caso a las presiones de Washington. Mientras el Kremlin acusó al Gobierno estadounidense de "histeria sancionadora" y "competencia desleal", los legisladores de este país aseguraron que Moscú no tiene nada que temer respecto a su principal rival en el mercado de armamento. Según el jefe del Comité de Seguridad y Defensa del Senado ruso, Víktor Bóndarev, las sanciones de EE.UU. "no asustarán" a los compradores potenciales de las armas rusas porque estas superan en calidad a sus análogas estadounidenses. "Son más seguras, más eficaces y más baratas", dijo a la prensa el legislador, quien destacó también el "fácil manejo" como otra ventaja de los equipos militares que exporta Rusia. El Departamento de Estado de EE.UU. anunció esta semana una nueva tanda de sanciones a personas y empresas vinculadas con el Kremlin, entre ellos la compañía militar china EDD y su director, Li Shangfu, por sus negocios con la exportadora de armas rusa Rosoboronexport, que anteriormente había sido sancionada por Washington. La firma china fue amonestada por adquirir a Moscú aviones de combate Su-35 y los sistemas antiaéreos S-400, uno de los orgullos de la industria armamentista de Rusia. El diputado Vladímir Gutenev también negó que las sanciones vayan a repercutir en los planes de los clientes de la industria militar rusa, incluida China. "Creo que Turquía, China, la India y otros países entienden muy bien que lo que necesitan son equipos para defender su soberanía nacional y no para exhibirlos en los desfiles", apuntó. Asimismo, se mostró seguro de que los principales importadores de armas a nivel mundial "se podrán permitir hacer caso omiso a las presiones de Washington". Coincidieron con ellos los expertos en seguridad consultados hoy por Efe. "Físicamente es imposible parar las exportaciones (de armas) de Rusia", dijo Vasili Kashin, analista del Centro de Estudios Europeos e Internacionales de Moscú. Según el experto, con las sanciones contra empresas militares Washington se entromete en las políticas de seguridad de los Estados, un tema muy sensible para cualquier país. "Como regla general, en esos casos incluso los países más pequeños adoptan una postura intransigente y prosiguen con la cooperación", manifestó. Para Kashin, las sanciones impuestas al amparo de la ley CAATSA, aprobada en 2017 con el objetivo de castigar a Rusia, no son más que un pretexto para ejercer "presión adicional" sobre Pekín en un momento de gran tensión comercial entre ambos países. Explicó que el contrato para la adquisición del armamento ruso fue firmado años atrás -en 2014 en el caso de los misiles S-400 y en 2015 en el de los Su-35- y Pekín se limitó únicamente a recibir una parte de lo acordado. Asimismo, vaticinó que, a medida que vayan creciendo las sanciones de Estados Unidos contra Rusia, Moscú se planteará reducir al mínimo el diálogo militar con Washington, salvo en temas relacionados con la seguridad nuclear. También niega cualquier daño de las nuevas sanciones para la cooperación técnica y militar entre Rusia y China el coronel retirado Víctor Litovkin. A la vez, ese comentarista militar de la agencia rusa TASS, admite que hay países, principalmente en Europa, que han sucumbido a las presiones de EE.UU. y que seguirán "obligados a comprar su armamento". Mientras, otros "como la India" pueden permitirse comerciar con varias naciones exportadoras de armas, entre ellas EE.UU., Rusia y Francia, sin temer sanciones de ninguna parte al ser considerados como mercados atractivos. Tampoco desistirá de sus planes Turquía, opina el experto, que se encuentra a la espera de un lote de armamento ruso, pese a las críticas de Washington y la OTAN. La nueva tanda de sanciones estadounidenses llega una semana después de que Moscú y Pekín exhibieran su alianza en contraposición a Washington, en las mayores maniobras militares en Rusia desde la caída de la Unión Soviética en 1991. En los ejercicios que tuvieron como escenario vastos territorios de Siberia oriental y el Lejano Oriente ruso participaron cerca de 300.000 militares, más de un millar de aviones, helicópteros y drones, 36.000 carros de combate y otros vehículos blindados, además de 80 buques. Junto con los soldados rusos, en las maniobras Vostok-2018 (Oeste-2018) tomaron parte más de 3.000 efectivos del Ejército Popular chino, un hecho sin precedentes en las relaciones entre ambos países. Para sellar el acercamiento entre las partes, los responsables castrenses de ambos Estados se comprometieron a seguir reforzando los lazos bilaterales y a celebrar de aquí en adelante maniobras conjuntas de manera regular.
EFE
Facebook Twitter Google Plus YouTube