Aguasdigital

aguasdigital.com

Vida

Miércoles 17 de Octubre de 2018

Actualidad

Aguascalientes
13°
C
Lluvia
clima
13°C Lluvia
Aguascalientes
13°
C
Lluvia
clima
13°C Lluvia
Miércoles 17 de Octubre de 2018
VIDA | 19/09/2018 08:40

El papa, ante los horrores de la ocupación y del genocidio judío en Lituania

El papa Francisco besa a un niño durante su tradicional audiencia general celebrada en la Plaza de San Pedro del Vaticano, en la Ciudad del Vaticano, hoy, 19 de septiembre de 2018. EFE
El papa Francisco besa a un niño durante su tradicional audiencia general celebrada en la Plaza de San Pedro del Vaticano, en la Ciudad del Vaticano, hoy, 19 de septiembre de 2018. EFE (Foto:EFE )
Ciudad del Vaticano, 19 sep (EFE).- El papa Francisco inicia este sábado una visita de tres días a los países Bálticos en la que visitará el Museo de Ocupación de Lituania y se detendrá en las puertas del antiguo Gueto de Vilna, cuando se cumplen 75 años del Genocidio de los judíos lituanos. Será su vigésimoquinto viaje internacional y coincidirá con los 100 años de la primera declaración de independencia de los países Bálticos y los 25 años de la visita de Juan Pablo II. Será además un viaje con una apretada agenda, puesto que visitará Lituania, Letonia y Estonia en cuatro días y pronunciará 14 discursos. Al programa oficial de la visita se agregó una parada de "gran importancia" para el portavoz del Vaticano, Greg Burke: el monumento que conmemora el gran Gueto de Vilna, donde vivieron cerca 29.000 judíos aniquilados durante la invasión nazi. La destrucción total de este lugar se produjo el 23 de septiembre de 1943, día en el que cada año se conmemora el Genocidio lituano, ya que casi la totalidad de los 210.000 judíos del país fueron asesinados. La coincidencia hizo que el Vaticano considerase que el papa Francisco se detuviese un momento a recordar el holocausto lituano. En este acto, que consistirá en una oración silenciosa del papa, estarán presentes miembros de la comunidad judía y la presidenta lituana, Dalia Grybauskaite. Justo antes de su parada en el que fue durante dos años un enorme Gueto, el papa Francisco también visitará el llamado Museo de la Ocupación, que fue un cuartel de los servicios de seguridad, el KGB. Allí podrá recorrer la dramática historia del país y del resto de países Bálticos sometidos a la ocupación soviética durante 50 años y también a la invasión nazi. Se detendrá ante algunas de las celdas donde fueron detenidas y torturadas cientos de personas, entre ellos muchos religiosos católicos y luteranos y, tras un momento de recogimiento, encenderá una vela en su recuerdo. Serán los momentos más significativos de un viaje en el que el papa quiere dar su cercanía a las comunidades católicas y recordar su persecución durante muchos años, pero también reforzar los lazos con el resto de cristianos presentes en estos países. El papa llegará el sábado 22 de septiembre a la capital de Lituania donde visitará el santuario de Mater Misericordiae y se encontrará con jóvenes en la plaza de la catedral. Visitará la catedral donde rezar ante la virgen de Siberia, donde recordará a todos los "deportados", agregó el portavoz. El día siguiente viajará a Kaunas, donde celebrará una misa en el parque Santakos y mantendrá un encuentro con los obispos y religiosos del país, el único país de mayoría católica, un 80 %, de las repúblicas de la antigua Unión Soviética. . El día siguiente volará a Riga, donde, tras reunirse con las autoridades, celebrará un encuentro ecuménico con los católicos, ortodoxos y protestantes del país y visitará la catedral. En Letonia visitará el importante santuario mariano en Anglona, donde celebrará una misa. El último día, Francisco viajará a Tallin, capital de un país donde el 75 % de la población se declara atea y donde la comunidad católica es de cerca 5.000 personas, "prácticamente como cualquier parroquia italiana", señaló el portavoz vaticano. En Estonia, también celebrará un encuentro ecuménico con los jóvenes del país. Concluirá su gira por los países bálticos con una misa en la plaza de la Libertad de la capital de Estonia, donde a pesar de la minoría católica están prevista la asistencia de unas 10.000 personas. Por Cristina Cabrejas
EFE
Facebook Twitter Google Plus YouTube