Aguasdigital

aguasdigital.com

Mundo

Sábado 22 de Septiembre de 2018

Actualidad

Aguascalientes
19°
C
Nublado
clima
19°C Nublado
Aguascalientes
19°
C
Nublado
clima
19°C Nublado
Sábado 22 de Septiembre de 2018
MUNDO | 23/06/2018 10:10

El SPD alemán ve la amenaza de ruptura de los bávaros como un "peligro para Europa"

La líder del Partido Socialdemócrata (SPD) alemán, Andrea Nahles. EFE/Archivo
La líder del Partido Socialdemócrata (SPD) alemán, Andrea Nahles. EFE/Archivo (Foto:EFE )
Berlín, 23 jun (EFE).- La líder del Partido Socialdemócrata (SPD) alemán, Andrea Nahles, dijo hoy que una ruptura de la gran coalición de Gobierno, de la que forma parte, tendría "graves consecuencias" en Europa y acusó a los conservadores bávaros de avanzar hacia "un brexit alemán" con su reto a la línea de la canciller Angela Merkel. "(Horst) Seehofer es un peligro para Europa", afirmó Nahles, en un acto del SPD en Bochum (oeste de Alemania), en alusión al ministro del Interior y líder de la Unión Socialcristiana de Baviera (CSU), quien mantiene un duro pulso con la canciller y pretende imponer un giro restrictivo a su política de asilo. El desafío persistente de Seehofer y el primer ministro de Baviera, Markus Söder, podría abocar a una situación parecida a la que vivieron los conservadores británicos, dijo Nahles, quien apuntó que el referéndum que derivó en el sí a la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) se convocó en medio de la división en esas filas, de la que salieron favorecidos los euroescépticos. La CSU está ahora determinada a llevar adelante una "guerra por el poder" contra Merkel, como líder de la Unión Cristianodemócrata (CDU), prosiguió Nahles, quien aseguró que su partido no tolerará "vías unilaterales" en materia de migración como las que defiende la formación bávara. A iniciativa del SPD, se ha convocado para el próximo martes una reunión entre los cúpulas de las tres formaciones de la coalición de Gobierno para abordar la situación. El detonante de las tensiones en la alianza que lidera Merkel es uno de los puntos del llamado "plan maestro" de Seehofer en materia migratoria, consistente en devolver a los refugiados sin perspectivas de ser reconocidos como tales al país donde se registraron como solicitantes de asilo tras ingresar en la UE. El ministro presiona desde hace semanas a la canciller para que respalde ese plan, en medio de amenazas de ruptura del bloque conservador del que la CDU y la CSU forman parte desde 1949, con sus consiguientes efectos en la gran coalición, constituida hace menos de cuatro meses tras un trabajoso proceso negociador. Seehofer emplazó el pasado lunes a Merkel a negociar una solución a escala europea al tema migratorio en la próxima cumbre de la UE, el 28 y el 29 de junio, y amenazó con implantar unilateralmente controles fronterizos, en caso de que no conseguir ese objetivo. Pese a esa teórica moratoria hasta final de mes, desde la CSU bávara se ha redoblado el desafío hacia la línea de Merkel prácticamente a diario, tanto por parte del ministro como del resto del partido. Inicialmente se vio este pulso como una estrategia electoral ante los comicios regionales del próximo otoño en Baviera, el "Land" (estado federado) donde la CSU es partido dominante desde hace décadas y donde la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) podría convertirse en segunda fuerza. Ahora en la mayoría de los medios del país se da por hecho que esa ruptura podría materializarse y se apunta, incluso, a un fin de la era Merkel, tras más de doce años en el poder. Las expectativas de la canciller están depositadas en la cumbre informal que mantendrá mañana en Bruselas con varios líderes de la UE, centrada en la política de asilo y convocada por el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. Según una encuesta difundida hoy por el semanario "Der Spiegel", la mayoría de los alemanes quiere que Merkel siga al frente del Gobierno, pero apoya al mismo tiempo la línea restrictiva al asilo de Seehofer. Un 58 % de los ciudadanos respalda que Merkel continúe en la Cancillería, frente al 36 % que se pronuncia en sentido contrario, de acuerdo con ese medio. Un porcentaje aún mayor, un 68 %, comparte el parecer de la jefa del Gobierno de que debe alcanzarse un consenso en política migratoria a escala de la UE, en lugar de pretender impulsar soluciones unilaterales. Al mismo tiempo, una clara mayoría (61 %) apoya la línea de la CSU de que debe devolverse a los refugiados sin perspectivas de poder ser reconocidos como tales al país donde se registraron como solicitantes de asilo tras ingresar en la UE. EFE gc/acm
EFE
Facebook Twitter Google Plus YouTube