Aguasdigital

aguasdigital.com

Mundo

Domingo 9 de Diciembre de 2018

Actualidad

Aguascalientes
17°
C
Soleado
clima
17°C Soleado
Aguascalientes
17°
C
Soleado
clima
17°C Soleado
Domingo 9 de Diciembre de 2018
MUNDO | 14/03/2018 11:40

La Eurocámara no quiere acuerdos sectoriales con Reino Unido tras el "brexit"

Eurodiputados asisten al voto de las guías a seguir en las futuras relaciones de la Unión Europea con el Reino Unido en el Parlamento en Estrasburgo. Durante la votación, los eurodiputados han colocado unas pancartas en memoria del periodista de investigación asesinado Jan Kuciak en Eslovaquia. EFE
Eurodiputados asisten al voto de las guías a seguir en las futuras relaciones de la Unión Europea con el Reino Unido en el Parlamento en Estrasburgo. Durante la votación, los eurodiputados han colocado unas pancartas en memoria del periodista de investigación asesinado Jan Kuciak en Eslovaquia. EFE (Foto:EFE )
Estrasburgo (Francia), 14 mar (EFE).- El Parlamento Europeo (PE) aprobó hoy una resolución con sus principales directrices para la negociación de la relación del Reino Unido y la Unión Europea tras el "brexit" que aboga por una asociación entre ambos bloques, pero descarta acuerdos sectoriales que socaven la integridad del mercado único. El texto, secundado por 554 votos a favor, 110 en contra y 51 abstenciones, no tiene carácter vinculante para Bruselas, aunque el acuerdo final sobre la separación del Reino Unido de la Unión Europea (UE) y la futura relación de ambos bloques tendrá que contar con el visto bueno de la Eurocámara. Las directrices del PE fueron respaldadas en sesión plenaria en Estrasburgo (Francia), antes de que los Veintisiete aborden en consejo de ministros el próximo martes las guías negociadoras del Consejo de la UE, institución que representa a los países de la Unión. Los eurodiputados reclaman que una vez consumado el "brexit", lo que está previsto para el 29 de marzo de 2019, el Reino Unido y la Unión acuerden que se respete la igualdad de derechos entre ciudadanos británicos y comunitarios residentes en ambos territorios, una de las prioridades del Parlamento Europeo desde el inicio de las negociaciones. Añaden que Londres tampoco debe minar los derechos ciudadanos derivados de los Acuerdos del Viernes Santo de 1998 que pusieron fin al conflicto en Irlanda, uno de los mayores escollos de la negociación, pues aunque ambas partes rechazan volver a levantar una "frontera dura" entre Belfast y Dublín, no existe acuerdo sobre cómo hacerlo realidad. La resolución, aprobada por el 73,7 % de los 751 europarlamentarios, destaca que la UE es un "ecosistema único" basado en la aceptación de normas comunes legalmente vinculantes. Esto significa, subrayan los eurodiputados, que incluso los países con una legislación idéntica a la comunitaria, pero no pertenecientes a la Unión, como Noruega o Islandia, no pueden disfrutar de los mismos derechos, beneficios o acceso al mercado que los Estados miembros de la UE. Así, el texto pide que se garantice la integridad del mercado único, la unión aduanera y las llamadas "cuatro libertades" del bloque comunitario, es decir, libertad de circulación de capitales, personas, bienes y servicios. En ese sentido, los europarlamentarios abogan por que Bruselas no permita distintos acuerdos sectoriales que "picoteen" a su antojo de la legislación comunitaria y exige que se preserve la independencia de las decisiones de la UE y su ordenamiento jurídico, incluido el papel del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE). Las directrices del PE fueron preparadas por el llamado Grupo Directivo del Brexit de la Eurocámara, que encabeza el liberal belga Guy Verhofstadt, cuyas opiniones son consultivas y no son vinculantes para el negociador jefe del bloque comunitario, el francés Michel Barnier. Verhofstadt se reunió la semana pasada en Londres con la primera ministra británica, Theresa May, a la que pidió que el Reino Unido se mantenga "cerca" de las normas de la Unión Europea para salvaguardar su economía tras la salida del bloque y propuso un "acuerdo global de asociación" entre Londres y Bruselas. Tras el encuentro, el político belga confesó que preferiría que el Reino Unido se mantuviera dentro del mercado único y de la unión aduanera, con las obligaciones que ello comporta, porque "resolvería la mayoría de los problemas" de la negociación, y lamentó que ese no sea "el deseo del Gobierno" británico. El PE aprueba así sus líneas negociadoras una semana antes de la cumbre de líderes de la UE que se celebrará en Bruselas los próximos 22 y 23 de marzo, en la que los jefes de Estado y de Gobierno deberían aprobar las directrices para la futura relación.
EFE
Facebook Twitter Google Plus YouTube