Aguasdigital

aguasdigital.com

Vida

Viernes 17 de Noviembre de 2017

Actualidad

Aguascalientes
23°
C
Soleado
clima
23°C Soleado
Aguascalientes
23°
C
Soleado
clima
23°C Soleado
Viernes 17 de Noviembre de 2017
VIDA | 10/09/2017 11:40

Una hija de la samba y la favela lucha contra las barreras de la cultura en Brasil

Fotografía del 22 de agosto de 2017 que muestra a la secretaria de Cultura de Río de Janeiro, Nilcemar Nogueira, riendo durante una entrevista con Efe en Río de Janeiro (Brasil). EFE
Fotografía del 22 de agosto de 2017 que muestra a la secretaria de Cultura de Río de Janeiro, Nilcemar Nogueira, riendo durante una entrevista con Efe en Río de Janeiro (Brasil). EFE (Foto:EFE )
Río de Janeiro, 10 sep (EFE).- Mujer, negra e "hija" de Mangueira, una de las favelas más emblemáticas de Río de Janeiro, la secretaria de Cultura de esta ciudad, Nilcemar Nogueira, afronta el desafío de vencer prejuicios en favor de la integración porque, lamenta en una entrevista con Efe, la "cultura en Brasil es muy excluyente". Su nombramiento al frente de la cartera de Cultura en el Gobierno del pastor evangélico Marcelo Crivella sorprendió a más de uno, pero Nogueira, nieta de los famosos sambistas Cartola y Doña Zica -la pareja más ilustre de la escuela de samba Mangueira-, seguidora del Candomblé y fundadora del Museo de la Samba de Río, asegura que aceptó porque es una mujer a la que le gustan los retos. Admite que cuando Crivella comenzó a sondearla sospechó que iba a ofrecerle un cargo vinculado a temáticas raciales porque "lo normal es que se invite a personas negras a ocupar estas carteras, y yo pensé, si me convida para eso, yo no voy a aceptar". La propuesta para asumir la secretaría municipal de Cultura, sin embargo, la atrajo desde el primer momento y Nogueira asumió el desafío de ser la primera mujer negra que ocupa este puesto en un país donde "el racismo es estructural", lamenta. Estrenó su gestión escuchando a distintos actores culturales para conocer de primera mano sus necesidades con el objetivo de lograr una política "igualitaria, democrática y con diversidad, como es la cultura brasileña". Todavía hoy en Río de Janeiro, "las mujeres, las personas negras, los vecinos de las favelas, tienen menos acceso a la cultura. La cultura es muy excluyente", denuncia. Por eso, continúa, es fundamental un trabajo de "concienciación" porque "la cultura tiene un papel fundamental de mudar la cabeza de las personas". Antes de aceptar el cargo, dice que advirtió que trabajaría sin atender presiones y que se han cumplido sus condiciones, aunque inmediatamente después de asumir tuvo que afrontar la primera crisis de Crivella y en las últimas semanas se ha quedado en medio del "fuego cruzado" entre el prefeito (alcalde), las escuelas de samba y los candomblecistas. En febrero, Crivella no participó en el carnaval y, en junio, anunció un recorte a las subvenciones a las poderosas escuelas de samba y le plantaron cara. El conflicto la colocó en una situación difícil, porque la titular de Cultura está estrechamente ligada a la escuela Mangueira. La experiencia, explica a Efe, contribuirá a "llamar a la reflexión para que la gente se posicione y reclame sus derechos" porque en el carnaval el menos beneficiado es el sambista. "Como sambista, creo que fue una reflexión sobre el distanciamiento de las escuelas de su función inicial que era cultural", apunta Nogueira y adelanta que, en el carnaval de 2018, que ya se está preparando, habrá espacio para la autocrítica. En un contexto de crisis económica como el que vive Río de Janeiro, la Secretaría de Cultura cuenta con un presupuesto de 120 millones de reales (unos 38 millones de dólares), superior al que tuvieron algunos de sus antecesores pero "bien poco" para atender todos los frentes abiertos, lo que obliga a "trabajar con mucha creatividad", asegura. Reconocer la diversidad y el patrimonio cultural son dos ejes fundamentales de la gestión de Nogueira, que defiende la necesidad de "trabajar en la valorización y el conocimiento" de las raíces culturales de Río, como la samba, y de recuperar los espacios públicos para la cultura. Considera que su nombramiento contribuye a romper barreras, pero admite que todavía "es una mudanza muy tímida". "Es el principio del cambio, pero aún queda mucho por hacer", concluye. Mar Marín
EFE
Facebook Twitter Google Plus YouTube